COMUNICADO: Aprender a descifrar la ficha ténica de un vehículo

Vehiculo por dentro
PIXABAY
Actualizado 21/03/2018 11:16:50 CET

Damos algunas claves para aprender a saber qué dice la ficha técnica de un vehículo, ésta que siempre se debe llevar encima junto al Permiso de Circulación, además de plantear el eterno debate sobre si es mejor un motor de diesel que uno de gasolina.

Madrid, a 21 de Marzo de 2018.-Al sacarse el carnet de conducir se aprende a circular, así como a saber que se debe de llevar siempre encima la documentación del vehículo y del conductor y hasta a cómo actuar en caso de accidente, pero nadie explica los pormenores de la ficha técnica del coche y se trata de una información básica que se habría de tener.   

Sólo los conductores que también son unos apasionados del mundo del motor se habrán parado a leerla, mientras que los otros y la gran mayoría por otra parte, ni tan solo se habrán parado a sacarla de su carpeta para echarle un vistazo.

Pero nosotros sí que nos vamos a detener a desglosar la información sobre la ficha de inspección técnica del vehículo, este documento oficial en el que están recogidas todas las características técnicas de nuestro vehículo así como sus modificaciones y es por tanto un documento básico, ya que cualquier retoque que se le haya hecho al vehículo, así como el cambio de neumáticos deben de haberse realizado de acuerdo a las especificaciones que ahí constan.

Vamos a referirnos a la información más importante que recoge la tarjeta

-El número de bastidor, algo así como el número del DNI del vehículo.

-La marca del vehículo y toda la denominación comercial.

-El tipo de neumático homologado por el fabricante en el que podemos ver especificaciones como la anchura, el perfil o el diámetro. Este dato es primordial para que en el futuro, cuando te toque cambiar de neumático, cojas unos de la misma medida o tengas en cuenta la equivalencia de neumáticos para entrar dentro de la legalidad y que no te multen por poner una medida de rueda para la que tu vehículo no está preparado.

-Anchura

-Altura

-La distancia entre los distintos ejes

-Número de asientos

-La cilindrada y la potencia expresada en Kilovatios o KW. Si quieres conocer la potencia de tu coche en caballos, tendrás que tener a mano un conversor de KW a CV

-Las distintas modificaciones realizadas al vehículo

-Observaciones

En su reverso se indican las fechas de las revisiones técnicas que a de pasar el vehículo, conocidas como ITV.

El Permiso de Circulación, que debe de estar siempre junto a la tarjeta técnica del vehículo es nominativo y en él se puede leer el nombre del dueño del vehículo junto al número de identificación del coche y la matrícula y está expedido por la Dirección General de Tráfico.

En cambio, la Tarjeta de Inspección Técnica de vehículos está emitida por el Ministerio de Industria en el caso de España y en este documento aparece la matrícula del coche así como un número que lo identifica. Esta tarjeta está regulada por un Real Decreto.

Una serie de pruebas para medir las emisiones, los pesos máximos autorizados, la seguridad y un largo etcétera

A la hora de poner un vehículo en circulación, ya sea un coche, una moto, un remolque y todos sus tipos el fabricante debe pasar a hacer la homologación de un ejemplar o tipo en el Ministerio de Industria. Se trata de pasar una serie de pruebas para medir las emisiones, los pesos máximos autorizados, la seguridad y un largo etcétera, algo que se suele hacer en laboratorios homologados por el propio ministerio que son los que determinan si los vehículos son o no son aptos para poder circular.

En caso de que las pruebas se hayan pasado, el fabricante obtendrá una contraseña de homologación que será válida para todos los vehículos de la misma marca y tipo que se vayan a fabricar, vender y poner en circulación en el país a partir de aquél momento si bien esta contraseña se deberá de revisar anualmente.

Es la misma contraseña que aparece en la Tarjeta de Inspección Técnica de vehículos.

Repasar cada una de las especificaciones de esta tarjeta nos brinda información sobre el coche que llevamos, la normativa y hasta puede llegar a plantear debates, que es algo implícito al hecho de tener información.

Motor diesel o gasolina, a debate

El factor principal a la hora de elegir entre un diesel o gasolina es fundamentalmente el consumo, pero en este sentido es importante que tengamos en cuenta un aspecto esencial, y es que el diésel, pese a contar con un consumo más reducido, tiene un precio de adquisición más alto, de la misma forma que el mantenimiento es más elevado.

Sin embargo, en el caso de que vayamos a realizar muchos kilómetros al cabo del año, optar por un vehículo diésel es la opción más económica, ya que el precio del combustible y los menores consumos nos ayuda a amortizar los gastos adicionales muy rápidamente.

Hubo un tiempo que desde la Unión Europea se instaba a los conductores a comprar vehículos de motores diesel por su resistencia y eficacia y la realidad es que los vehículos diesel rinden mucho más pero desde hace tiempo, la misma Unión Europea ha empezado a alertar sobre lo altamente contaminantes que son este tipo de motores, impidiendo en algunas ciudades que vehículos antiguos y que no cumplan las últimas normativas de emisiones de gases no puedan acceder a los núcleos urbanos de las capitales más importantes.

Este cambios de tendencias hacen pensar que detrás de todo esto se pueden esconder intereses industriales, ya que a día de hoy los coches de gasolina se están vendiendo

El hecho de que se vayan vendiendo coches hibridos habla de la conciencia de los conductores, pero la misma industria no potencia los coches eléctricos sobre los de diesel o gasolina simplemente levanta los hombros ante el problema y aunque está la normativa Euro sobre la mesa, el público aún no encuentra una alternativa eléctrica real a su coche de combustión. ¿El problema? La autonomía y el precio de los vehículos 100% eléctricos o híbridos enchufables.

En este sentido el debate sigue abierto, y es que tanto el diésel como el gasolina tienen y siempre tendrán defensores y detractores que utilizarán mil y un argumentos para defender su postura, argumentando a favor y en contra en función del precio del combustible, la fiabilidad de los repuestos, la vida útil de su motor, etc. pero, ¿cuál es el que te conviene a ti exactamente?

Es importante distanciarnos de los debates subjetivos debido a que generalmente no aportan soluciones, sino que nos inducen a una mayor confusión, de manera que nuestra elección se debe basar en un estudio específico del vehículo en el que estamos interesados, analizando también las perspectivas de futuro en base a las prohibiciones, aumento de impuestos y precio de los combustibles así como kilometraje.

Empresa: OlimpoMarketing

Autor: Pedro Fernández

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación