COMUNICADO: La carga de maquinaria industrial, una de las más delicadas

PIXABAY
PIXABAY
Actualizado 22/02/2018 9:28:49 CET

El movimiento y el transporte de la maquinaria industrial deberá de ser llevado a cabo siempre por profesionales que estén familiarizados con el traslado y el montaje habitual de la misma. Te explicamos el por qué.

Madrid, 22 de febrero de 2018.- El transporte de maquinaria industrial habitual suele realizarse tanto a través de tierra como de aire o mar, y en todos estos casos es altamente importante contar con un plan de actuación pensado al milímetro en el que se contemplen los horarios de recogida y entrega de la carga, así como su distribución, etc. Pudiendo tener máximo control de la misma y conocimiento constante tanto de su situación como de su estado en todo momento. Además, es importante establecer protocolos de seguridad y actuación en caso de que surja cualquier imprevisto de última hora, algo que evidentemente tan solo está al alcance de las mejores empresas transportistas y los profesionales que trabajan para ellas.   

Todo ello en pos de que el transporte de la maquinaria sea lo más seguro, rápido y fiable posible, algo que demuestra profesionalidad a los clientes, los cuáles se juegan mucho al contratar un servicio de transporte de maquinaria industrial debido a lo delicadas que suelen ser este tipo de cargas.

   

¿Qué se necesita, por tanto, para ser una empresa transportista y ofrecer un servicio de calidad?   

El equipo: Una empresa que trabaja con el transporte de cargas de este calibre (tan delicadas) deberá de tener personal y transporte a la altura de la situación, técnicos e ingenieros capaces de manejar cualquier supuesto y que además sepan manejar tanto las máquinas como las herramientas necesarias para su transporte, entrega y posterior montaje.   

Algunos ejemplos de equipo de transporte esencial: Tráiler, camiones con cables y rampas adaptados, grúas, furgonetas, barcos...

Herramientas y medios necesarios para el transporte de la maquinaria: Toros, elevadores, pórticos, carretillas... y por supuesto material de trabajo como los niveladores, los gatos hidráulicos, tanquetas, etc.

El material: Todo el material de carga (tanto las partes mecánicas como las eléctricas) deberán de ser añadidos debidamente organizados y documentar su desmontaje de forma estructurada, aportando imágenes y videos en caso de que fuera necesario para que durante su posterior montaje se realice el procedimiento adecuado para ello. Poniendo especial énfasis en el cableado, y su desconexionado.

El embalaje: El tipo de embalaje a utilizar variará en función de las máquinas que se vayan a transportar y/o manipular, su fragilidad, el tipo de transporte utilizado para ello y las necesidades específicas del cliente. Una buena empresa especializada en el movimiento de maquinaria pesada industrial deberá de saber cómo adaptar cada tipo de embalaje a todos estos factores, abaratando los costes lo máximo posible para beneficio del cliente, pero siempre sin comprometer el estado de la carga, ya lo más importante es que esta no resulte dañada de ninguna forma antes de llegar a su lugar de destino.

El coste total sobre el que valorar el proceso de traslado de la carga es también una competencia de la propia agencia de transporte, la cual deberá de evaluar los medios necesarios para poder trasladar la maquinaria industrial y realizar un análisis exhaustivo sobre las distintas partes en las que se realizará la entrega de dichas máquinas, o el tipo y número de transportes necesarios para su traslado, etc. Además, se deberá de tener en cuenta que en función del destino al que se envíen variarán los permisos necesarios para su transporte, así como las medidas a tomar para ello. Por lo que este es un proceso que se deberá de pormenorizar al completo, y una muestra más de lo competente y profesional que puede llegar a ser una empresa especializada en el transporte de maquinaria industrial, ya que de lo contrario, el encarecimiento del procedimiento estaría asegurado, comenzando una relación de negocios de tal calibre con muy mal pie, algo perjudicial para la relación contractual entre la empresa transportista y el cliente.

   

Autor: Pedro Fernández

Empresa: OlimpoMarketing

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación