COMUNICADO: Consejos para montar tu propio taller

TALLER
TALLER
Actualizado 28/04/2017 12:25:51 CET

Para aquellos que se consideran amantes del bricolaje, así como de reformas y minuciosas reparaciones domésticas, la creación de un taller en su propia casa no parece ser una idea tan descabellada. Ante todo, la idea básica es saber que no se trata de una tarea excesivamente compleja.

   

Pasos a seguir con tu taller

En primera instancia, lo ideal sería encontrar bancos de trabajo para taller y disponer de un espacio en el mismo inmueble que pueda ser acondicionado para dicho propósito. Si nos situamos en la perspectiva opuesta de la normalmente habitual, tener un taller ubicado en casa permite una mayor seguridad y control sobre las herramientas, ya que lo normal es que se encuentren repartidas por distintos lugares y, por consiguiente, minimiza el tiempo dedicado a cualquier labor de reparación.

En esta línea, todo el que desee poner en marcha y organizar su propio taller en casa debería seguir una serie de pasos recomendados. El primero de ellos consiste en decidir qué tipo de taller quieres. Más allá de lo evidente que parezca, previa planificación es primordial zanjar esta cuestión. Saber con cuánto espacio contamos, cuál es el presupuesto para acondicionar y equipar, qué uso y cuánto uso se le va a dar, cuántas personas lo van a utilizar, qué tipo de taller queremos son algunas de las preguntas que pueden orientarnos a perfilar nuestra idea.

A priori, se pueden apreciar tres tipos de talleres. Los primeros se centran en la realización de trabajos calificados como “limpios”, entre los que se encuentran aquellos que son de restauración, artísticos o de ebanistería, y algunos más. Por su parte, los segundos son simples talleres de bricolaje, pintura, para electricidad o carpintería. Mientras que, en tercer lugar, se encuentran los talleres orientados a labores de mecánica, cerámicas, etc.

Encuentra una buena ubicación

Otra de las recomendaciones posiciona el garaje de una casa como un espacio ideal para ubicar un taller doméstico. Especialmente, porque si el tamaño que presenta es estándar, dispondremos de un espacio suficiente tanto para el banco como para las herramientas. Ello, unido a la ventaja que supone contar con un buen y sencillo acceso a otras estancias, y facilidad para el transporte de los materiales necesarios para la labor que fuere y buena ventilación. Al mismo tiempo, se antoja necesaria la organización de los espacios en torno al banco de trabajo, la cual es, sin duda alguna, una pieza fundamental de todo el taller.

En este sentido, hay que diferenciar entre banco limpio, destinado a aquellos trabajos con residuos fáciles de limpiar, y banco sucio, manchados con pinturas, disolventes y otros líquidos que deben ser eliminados. Es recomendable saber que un banco de trabajo debe disponer de una mesa de trabajo en la que puedan dibujarse esquemas, un banco de carpintería para el trabajo de la madera, y un banco de mecánico para fijar las piezas que debe ser ensambladas, cortadas y marcadas. Al margen, la seguridad de la instalación eléctrica, así como una inversión en aislamiento acústico y térmico son igualmente pasos necesarios para el montaje de un taller doméstico.

   

Más información: bancos de trabajo

   

 

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies