COMUNICADO: El efecto halo o por qué invertimos tanto en nuestra imagen

 

COMUNICADO: El efecto halo o por qué invertimos tanto en nuestra imagen

El efecto halo o por qué invertimos tanto en nuestra imagen
PEXELS
Actualizado 27/04/2017 11:54:54 CET

Madrid, 27 de abril de 2017.- El hombre, desde sus orígenes, mira la belleza desde el punto de vista evolutivo. Ello se debe a la búsqueda de perpetuación de la especie, y más concretamente de su propia genética. En la Prehistoria, los antropólogos coinciden en señalar con los actuales estudios científicos sobre psicología de la belleza, que la elección de una pareja en el hombre (entendido como el hombre y la mujer) se basa más en criterios de salud figurada que en cualquier otro tipo de consideración. Y la estética, insisten en ello, es parte de esa salud figurada.

Así pues, frente a la tradicional concepción de los cánones de belleza exclusivamente como parte de la cultura en la que se viva, el pensamiento de una explicación evolutiva gana peso en los estamentos de la ciencia. Y es que estudios científicos como los llevados a cabo por la psicóloga Nancy Etcoff, demuestran que la belleza es un elemento universal con unos principios comunes más allá de la afectación que la cultura del lugar pueda tener.

En esta área de conocimiento, la psicología tiene mucho que aportar. No en vano, los especialistas de centros de estética en Madrid como clinicasesquivel.com, remarcan como motivación última de las personas que acuden a la medicina estética en Madrid, la necesidad de sentirnos bellos como un primer paso hacia el éxito.

A esta identificación hacia los resultados más positivos a la belleza se la conoce en el argot de la psicología como efecto Halo. Este consiste en la tendencia del ser humano a atribuir características y situaciones positivas a quien percibimos como alguien con valores positivos tales como la belleza, la empatía, la asertividad y la facilidad para las relaciones personales.

Así, todos, incluidos los bebés, identificamos a una persona bella (proporcionada, cuidada) con una persona de éxito profesional y personal, mientras que aquellas personas que son menos proporcionadas o cuidan menos su apariencia física, se tiende a pensar de ellos con adjetivos, características y situaciones neutras o claramente negativas.

El efecto Halo y cómo influye en nuestra percepción

El efecto halo consiste en realizar una generalización psicológica (juicio) errónea a partir de una sola característica o cualidad de un objeto o de una persona. Esta determinación natural de la percepción humana se muestra en acciones y situaciones tan cotidianas como la búsqueda de empleo (y la gestión de los recursos humanos); cuando vamos en el metro e identificamos a una persona con un grupo social o una historia según su apariencia física.

Sin embargo, si hay un área en el que el efecto Halo muestra todo su alcance, ese es el campo de la Publicidad.

El efecto Halo en la Publicidad

El efecto halo no solo actúa en cómo vemos o percibimos a los demás, sino sobre todo en cómo nos vemos a nosotros mismos, como indican los especialistas en psicología consultados. La publicidad, aseguran, es, ha sido y será, una de las áreas que con mayor habilidad ha manipulado -en el buen sentido de la palabra- las percepciones del hombre sobre sí mismo, la belleza y cómo vemos a los demás.

Por ejemplo, tendemos a asociar a una persona joven, mujer, de piel blanca y limpia, rubia (mayoritariamente) y de complexión delgada como una persona tranquila, que ama la naturaleza y que consume productos ecológicos como pueden ser los zapatos ecológicos mujer de Natural World Eco. En las imágenes promocionales, la publicidad y las ventas se valen de estos juegos de psicología para incitarnos a buscar en el consumo de sus productos, en este caso calzado ecológico, una reafirmación personal.

Las series, un fiel reflejo de los ideales de belleza bajo el prisma Halo

Además de la Publicidad, las narrativas visuales juegan ampliamente también con la influencia del efecto Halo en nuestras percepciones y empatías hacia el resto de personas. Así, por ejemplo, la chica rubia, de buena figura, siempre se acota a un personaje de éxito social; mientras que un personaje que sea retraído se sitúa frente a la cámara como alguien sin estilo, poco atractivo físicamente.

Del mismo modo, los niños también se ven influenciados por esta genética de la belleza. Algo que han sabido explotar notablemente desde el punto de vista del marketing, los creadores de la patrulla canina, serie de moda en el público infantil. El boom de esta serie ha llegado a romper el stock de todos los fabricantes de merchandising de la serie en las Navidades pasadas.

Así desde las empresas de distribución de productos como ropa de Paw Patrol o Patrulla Canina, como https://patrullacaninatv.com/pages/patrulla-canina-ropa, se han visto obligados a modificar sus flujos de producción para atender a la demanda de productos personalizados.

¿Dónde reside el éxito de esta serie? En la identificación primigénea del hombre del perro como un animal apacible, valiente, fiel.

Todos ellos, valores positivos que desde la infancia nuestro "adn" psicológico cultiva y que se traduce en una tendencia al cuidado de nuestra imagen personal para ser percibidos, al menos en ese primer impacto, como alguien bello.

Emisor: Promonet SL

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies