COMUNICADO: La importancia de contar con profesionales en las reformas

Contador
PIXABAY
PIXABAY
Actualizado 13/02/2018 9:43:55 CET

Cuando realizamos una reforma, es esencial que nos aseguremos de que estamos en manos de profesionales, ya que hay muchos aspectos por los que verdaderamente vale la pena estar bien respaldados y, de este modo, no sólo asegurar una reforma más adecuada, sino también evitar gastos innecesarios.

Madrid, 13 de febrero de 2018.- Existen muchas razones por las que vale la pena contratar los servicios de profesionales, ya sea en materia de organización, para evitar riesgos innecesarios o, incluso, también para ahorrar una buena cantidad de dinero en la reforma. Y es que no debemos olvidar que la experiencia es un grado, de manera que os vamos a dar una serie de recomendaciones gracias a las cuales esperamos que podáis encontrar un presupuesto ajustado y sobre todo evitéis gastos y riesgos innecesarios.

   

Asegúrate de que tienes claro todo lo que quieres reformar antes de solicitar el presupuesto

Antes de solicitar un presupuesto, es muy importante que prepares un buen listado donde reflejes todos los trabajos que quieres llevar a cabo, desde los más sencillos como pueden ser reparar un determinado enchufe o añadir más tomas por las estancias, hasta los más complicados como pueden ser los trabajos en altura o trabajos verticales.   

Hay que tener en cuenta que, cuanto más organizado lo tengamos todo, más fácil será para la empresa facilitarnos un presupuesto con la máxima exactitud, con lo cual nuestra primera recomendación es evidentemente que comencemos analizando todos los elementos que queremos incorporar a la reforma que tenemos pensado realizar.

   

La organización, una de las principales razones por las que vale la pena contratar los servicios de profesionales   

Ahora es cuando lo más habitual es que nos planteemos si realmente vale la pena que contactemos con una empresa para realizar la reforma o, por el contrario, lo podemos hacer por nosotros mismos sin demasiada dificultad.   

Está claro que en este sentido va a depender mucho de nuestra experiencia en el tema de las reformas, es decir, si la tenemos, evidentemente somos nosotros los más capacitados para conocer nuestro límite, pero en el caso de que no sea así, evidentemente no es el mejor momento para ponernos a probar y practicar.   

Hay pequeños arreglos que quizás podamos hacer por nuestra cuenta, además de que esto puede ser algo muy interesante para nosotros no sólo ya por el hecho de que aprendamos cosas nuevas, sino porque hay veces que resulta muy agradable realizar tareas de bricolaje llevar a cabo procesos que, tras haberles dedicado esfuerzo, uno los observar y se siente contento consigo mismo.

Sin embargo, evidentemente vamos a tener que ser muy conscientes de que lo más habitual es que, si lo hacemos por nuestra cuenta, al final vamos a gastar mucho más tiempo y dinero, entre otras cosas porque es esencial que seamos conscientes de que vamos a tener que organizar todo el equipo de trabajo, es decir, no sólo van a venir albañiles, sino también electricistas, fontaneros, carpinteros, carpintería metálica, yesero, pintor y un largo etc., es decir, ¿cuándo entra uno y sale el otro?   

Esto es más complicado organizar de lo que pueda parecer, lo que significa que, si no tenemos experiencia, nos podemos encontrar con que el yesero ha llegado antes de que el fontanero o pase los nuevos tubos, lo que evidentemente tendría que esperar a que viniese él antes y realizase el trabajo para poder ponerse en marcha, pero en el momento en el que vayamos a necesitarlo, posiblemente no lo hayamos anticipado con la suficiente antelación, de manera que posiblemente esté realizando trabajo y al final nos encontramos con paradas pueden ser bastante perjudiciales a lo largo del proceso.

   

Evita riesgos y deja el trabajo peligroso a los profesionales   

Pero además también debemos ser conscientes de que nunca nos vamos a poner a realizar una tarea que sea considerada peligrosa por nuestra cuenta si no tenemos la formación adecuada.

Un pequeño despiste o el hecho de no atarnos bien si nos encontramos realizando trabajos verticales en fachadas o en altura, o incluso al utilizar máquinas que puedan entrañar un riesgo para nuestra integridad, pueden llegar a tener un coste excesivamente alto para nosotros, por lo que no debemos meternos en este tipo de cosas si no tenemos alguien a nuestro lado que nos enseñe y aconseje el método y las medidas de seguridad que tenemos que adaptar.

   

Empresa: OlimpoMarketing

Autor: Pedro Fernández

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación