COMUNICADO: El parking del aeropuerto de Málaga para largas y cortas estancias

Contador
PIXABAY
PIXABAY
Actualizado 28/03/2018 9:28:47 CET

Quienes busquen parking en el aeropuerto de Málaga cuentan con uno que es toda una referencia en la localidad. Se trata de Parking San Isidro, con tarifas exclusivas y servicio de acompañamiento de sus clientes al aeropuerto, al puerto o a la estación de tren.

Madrid, 28 de marzo de 2018.- Viajar es mucho más cómodo si se cuenta con un parking cercano al aeropuerto donde dejar el coche a buen resguardo, que es un servicio que tienen los malagueños con el parking aeropuerto Malaga, controlado durante el día y la noche por personal de seguridad y a precios muy competentes.   

Los ejecutivos malagueños que están constantemente viajando de una ciudad a otra son sus principales clientes y las reservas de plazas se pueden hacer online a través de su página web, además de poder pedir un traslado desde el parking hasta las puertas del aeropuerto, pero también a la estación del tren o del puerto.

La cuestión es llegar a casa con todas las comodidades, sabiendo que el coche estará bien cuidado y que el personal del aparcamiento aeropuerto Malaga estará pendiente de nuestra llegada para recogernos. Este servicio se hace necesario para los que viven en distintas localidades de la provincia o para los que escogen Málaga como punto de destino para viajar.

   

La historia del parking San Isidro, como empezó y lo que es a día de hoy   

La historia del parking San Isidro, que así se llama, es una historia que inició en 1987 José Vázquez en su propia casa. Al principio parecía una locura, él alquilaba unos espacios para guardar coches y vivía incluso ahí pero el éxito vino pronto a fuerza de constancia y Vázquez se mudó a unas instalaciones de más de 10.000 m2, lo que hizo que se convirtiera en el parking más importante de la zona con una plantilla de 12 trabajadores.

Tras 21 años de actividad se le expropiaron los terrenos, eran propiedad del Aeropuerto y la expropiación la llevó a cabo el Ayuntamiento, lo cual supuso un duro revés para José Vázquez y su familia con la que había trabajado estrechamente ligado.   

Pero no cedió y el parking se trasladó a la Avenida García Morato, donde se encuentra actualmente, en la avenida principal de acceso al Aeropuerto malagueño. Las ganas, la ilusión por seguir y el hecho de contar con una clientela buena y fidelizada hicieron realidad que se pudiera empezar de nuevo en una nueva ubicación.   

Hoy en día el parking San Isidro ya lo dirige la segunda generación de la família y es el parking aeropuerto Malaga larga estancia más demandado. El parking cuenta tanto con instalaciones interiores como exteriores, los más celosos de sus vehículos optan por el interior, donde los coches y motos están vigilados las 24 horas del día y a salvo de las inclemencias del tiempo.

   

Servicios que ofrece este parking de referencia   

El parking dispone de un minibús que acompaña a sus clientes al aeropuerto, estación de tren o al puerto y los conductores que lo deseen pueden llevarse las llaves de sus coches si así están más tranquilos.

Al llegar de viaje de vuelta a Málaga sólo hay que llamar a las instalaciones y se estará esperando a los clientes con el minibus que se podrán llevar el coche tras abonar la factura de pupilaje. Los que están habituados a dejar el coche en un parking cercano al aeropuerto suelen quejarse de los altos precios que se les demandan y es para este tipo de clientes que la dirección del parking San Isidro ha creado contratos de 6 y 12 meses con precios fijos.

La profesionalidad y el rigor acompañan todo el trabajo de estos profesionales que además cuentan con todos los requerimientos en regla, así como un seguro que responde en caso de accidente. De ahí a la excelencia profesional hay un paso y es el que saben recorrer los profesionales de parking San Isidro con su empatía y asertividad.   

Un caso de éxito unido al esfuerzo que empezó como una idea descabellada y que ha terminado por ser un próspero y asentado negocio.

   

Empresa: OlimpoMarketing

Autor: Pedro Fernández