COMUNICADO: Plástico para guarda y custodia

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

COMUNICADO: Plástico para guarda y custodia

Plástico para guarda y custodia
FREEPIK
Actualizado 26/10/2016 11:14:46 CET

Madrid, 26 de octubre de 2016

Mientras unos salivan con la imagen de una deliciosa receta de pizza, los hay que rememoran los acordes de la gloriosa obra del compositor italiano Vivaldi. Las cuatro estaciones del año han dado para mucho en ingentes facetas tanto culinarias como artísticas. También han propiciado no pocas situaciones comprometidas de padres ante sus hijos escolares, porque no hay nada como tener fresca una clase de astronomía para meter en un apuro a papá, él que siempre se cree que sabe de todo.

Por eso, no viene mal un somero repaso a las cuatro estaciones, las que traen fríos y calores cada cierto tiempo, un tiempo que pasa volando sin que casi nos demos cuenta. Como muchos de ustedes conocen, dependiendo de la latitud y de la altura los cambios meteorológicos a lo largo del año pueden ser mínimos, como en las zonas tropicales bajas, o máximos, en el caso de latitudes medias. En estas últimas se pueden distinguir periodos que denominamos estaciones, con características más o menos parecidas y que condicionan la vida de los seres vivos que las ocupan. Por lo general se habla de cuatro estaciones, aunque hay zonas de la Tierra donde sólo existen dos, la húmeda y la seca (zonas monzónicas)

A causa de las variaciones climáticas que sufre la Tierra, el año está dividido en cuatro períodos o estaciones: primavera, verano, otoño e invierno, cuyas variaciones en el clima son más acusadas en las zonas frías y templadas, y más suaves o imperceptibles entre los trópicos. Las dos primeras componen el medio año en que los días duran más que las noches, mientras que en las otras dos las noches son más largas que los días.

Un poco más de teoría para no quedar absortos en la próxima consulta de nuestro hijo. Las cuatro estaciones están determinadas por cuatro posiciones principales en la órbita terrestre, opuestas dos a dos, que reciben el nombre de solsticios y equinoccios. Solsticio de invierno, equinoccio de primavera, solsticio de verano y equinoccio de otoño. A causa de la excentricidad de la órbita terrestre, las estaciones no tienen la misma duración, ya que la Tierra recorre su trayectoria con velocidad variable. Va más deprisa cuanto más cerca está del Sol y más despacio cuanto más alejada. Por esto, el rigor de cada estación no es el mismo para ambos hemisferios.

Y como se trata de poner ejemplos cercanos y apropiados, nos centraremos en las estaciones del año en España comenzando por el otoño –entre el 23 de septiembre y el 21 de diciembre-, que en teoría nos depara temperaturas suaves al principio y frías al final, con frecuentes lluvias. Los días y las noches duran lo mismo. Le sigue el invierno –del 21 de diciembre al 21 de marzo- y es cuando el frío se hace más intenso, pueden caer nevadas, los días son más cortos y las noches más largas. En la primavera –del 21 de marzo al 21 de junio-, tenemos temperaturas suaves y frecuentes lluvias, con días y noches que vuelven a durar lo mismo hasta que irrumpe el verano –del 21 de junio al 23 de septiembre- con sus altas temperaturas, calor, días largos y noches cortas.

Al margen de las lecciones de astronomía y geografía, podemos reducir el círculo a nuestro propio hogar y devolver el guante a nuestro aplicado estudiante con una tarea inequívocamente estacional: sacar la ropa de invierno y guardar la de verano en el altillo del armario. No falla, es implacable, ejercicio obligado alrededor del equinoccio de otoño. Hasta nos sorprendemos de la ropa que ni nos acordábamos que tenemos.

En pocos meses tocará guardarla de nuevo y será más amable, hasta divertido, siempre y cuando nos valgamos de cajas plásticas en lugar de las molestosas bolsas que deforman las prendas y acaban por abrirse cogiendo bacterias y mal olor.

En cuestión de cajas las hay de todos los tamaños, formas y colores. Cajas de plástico para dar solución a cualquiera de nuestras necesidades domésticas o empresariales de almacenamiento. Sirven para guardar la ropa de cada temporada, zapatos, peluches, juguetes antiguos, libros, apuntes, herramientas, loza o cualquier artículo que precise de un transporte seguro. Existen marcas que otorgan prioridad a la calidad y fabrican lo mejor en cajas plásticas válidas para guardar, almacenar, transportar, elevar, proteger e incluso ocupar espacios, ya sea en nuestro lugar de trabajo o espacio de ocio. Son productos fundidos en ideas capaces de ayudar en la fábrica, almacén, oficina, gimnasio, colegio, laboratorio, centro deportivo o comercial o universidad.

El repaso de la lección de astronomía tenía trampa, pero no fue motivo de conflicto, más bien al contrario. Padre e hijo sacaron del cajón de los recuerdos toda la información concerniente a las estaciones del año. El niño fue a por nota y el padre sacó sobresaliente ante toda la familia cuando comprobó con sus propios ojos cómo fue capaz de ordenar todo el vestuario de temporada valiéndose de unas cajas asombrosas.

Emisor: www.dissetodiseo.com

               

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies