COMUNICADO: ¿Qué es un síndrome? ¿Cómo sé si tengo alguno?

Pixabay
PIXABAY
Actualizado 25/07/2017 10:11:35 CET

Aunque a menudo se piensa en ello como una enfermedad, un síndrome es diferente a estas. Descubre qué es y cómo identificar si tú o alguien de tu entorno sufre alguno

Madrid, 25 de julio de 2017.- Muchas veces se habla de síndrome o enfermedad de manera indistinta. Es cierto que en ocasiones se trata de lo mismo, aunque en otras hay diferencias que convierten los síndromes y las enfermedades en dos conceptos distintos. De hecho, hay síndromes que se producen como resultado de varias enfermedades o al revés. Por ello, es importante saber con certeza qué es un síndrome. Después, veremos cómo saber si nosotros o alguien cercano padece alguno.

Qué es un síndrome según su definición

El término médico que se aplica a la palabra síndrome supone una serie de elementos que se producen de una vez a un paciente. Estos elementos producen unos síntomas que pueden indicar que se tiene un problema de salud físico o mental. En algunas ocasiones, una enfermedad puede ser uno de los síntomas mientras que en otras el síndrome es la manifestación de esta.

Las causas que pueden llevar a sufrir un síndrome no siempre son las mismas. A veces se presenta por una sola y otras como resultado de varias causas secundarias. No tienen por qué darse todas para que un síndrome sea diagnosticado.

La diferencia entre síndrome y enfermedad está en los síntomas. La enfermedad siempre tiene algún elemento que explica el porqué de esta, mientras que los síntomas de un síndrome no tienen por qué ser tan evidentes. Esto es lo que hace que a veces sea tan complicado determinar si se padece.

Información práctica para saber más acerca de los síndromes

En la página web Síndrome D se puede encontrar una buena cantidad de información útil sobre alrededor de 100 síndromes diferentes, algunos muy comunes y otros tan extraños que afectan solo a una parte muy pequeña de la población.

Este sitio es muy útil porque habla acerca de los síntomas que se presentan cuando aparece el síndrome en cuestión. Pero no solo eso, sino también de cuáles son las causas más comunes que pueden indicar el tipo, cómo son las pruebas de diagnóstico que se hacen para confirmar que es este y no otro problema el que nos aqueja, así como qué tratamientos son los adecuados para controlarlo, si es que existe alguno.

¿Beneficia en algo saber qué síndrome se padece? Es evidente que si, porque un especialista puede determinar qué síntomas son los que se pueden solucionar, si no es posible atenderlos todos. Cuando se conoce el problema y los elementos que llevan a él, incluso cuando no se pueden tratar todos, aquellos que sí es posible atender contribuyen a reducir la gravedad y mantener bajo control por lo menos parte de él.

¿Qué síndromes son los más habituales?

Dependiendo de su naturaleza, hay una serie de síndromes que son más habituales que otros. Por poner un ejemplo, si hablamos de genética el síndrome más común es el Down, que cuenta con una lista de síntomas que varían entre quienes lo padecen. A veces el síndrome es muy grave y otras prácticamente no se aprecia. En algunos casos existen tratamientos para solucionar algunas de las enfermedades a las que son proclives, mientras que para otros no hay solución.

Si nos centramos en síndromes de tipo neurológico, el asperger es uno de los más habituales y a la vez desconocidos. Durante mucho tiempo se lo relacionó con el autismo, aunque a día de hoy solo se incluye este síndrome dentro del grado más leve de la enfermedad. Se desconoce la cantidad de personas que lo padecen, ya que algunos hablan de que se pueden dar 40 casos por cada 10 mil nuevos nacimientos, mientras que otros hablan de solamente uno.

A nivel psicológico, el síndrome de Diógenes es curioso y problemático a la vez. Este conocido síndrome se relaciona con la acumulación de todo tipo de objetos que no tienen ninguna utilidad, así como basura. Este problema se acentúa a medida que pasa el tiempo, además de que los afectados se niegan a reconocerlo y dejarse ayudar. Los malos olores producidos por la materia en descomposición, la proliferación de ratas y otros animales así como el evidente problema de salud que puede generar hace que a menudo se deban tomar medidas drásticas, como el ingreso del paciente en un centro psiquiátrico y la higienización de la vivienda. Es curioso el hecho de que este síndrome se da sobre todo en personas mayores, posiblemente debido a un deterioro en la capacidad de razonar.

Aunque a veces se bromea sobre este tipo de problemas, por ejemplo relacionando el Diógenes con las compras excesivas, lo cierto es que se trata de traumas de diversa naturaleza con un grado de gravedad que puede ir desde algo tan leve que apenas se note, hasta trastornos que pueden causar la muerte directa o indirectamente por ellos. Por lo tanto, tomarse estas cosas a risa no es ni positivo ni aceptable. Tampoco lo es darle poca importancia.   

¿Cómo actuar si yo o alguien de mi entorno padece un síndrome?

Cuando hay sospechas de que se puede estar empezando a tener un síndrome, sea del tipo que sea, lo primero que hay que hacer es listar los síntomas que nos lo indican. Así podríamos hacernos una idea de si realmente es algún problema conocido o si hay que pedir más información.

Con estos síntomas presentes, lo mejor es acudir a un profesional, que se encargará de evaluar todo lo que ocurre y determinar si es algo conocido. En tal caso, podrá prestar ayuda práctica y recomendar algunas pautas para mejorar. De no ser posible, quizás haga falta realizar pruebas diagnósticas para descartar algunas cosas y centrarse en lo que puede ser la causa principal.

En todos los casos, lo principal es reconocer que hay un problema, algo que a menudo no es fácil, sobre todo cuando se trata de síndromes psicológicos. De no ser así, habrá que ser paciente y tratar los síntomas con cautela.

Para más información:    

Autor: Pedro Fernández

Empresa: OlimpoMarketing

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies