25 años del asesinato de Guillem Agulló con una llamada a un "país abierto"

Cartel de la fiesta de Acción Cultural
ACPV
Publicado 11/04/2018 20:34:17CET

VALÈNCIA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Acció Cultural del País Valencià (ACPV) conmemorará el 25 aniversario del asesinato del valenciano Guillem Agulló con una manifestación y un acto homenaje el próximo sábado, 21 de abril, bajo el lema 'País Valencià, un país obert'. Artistas como Pep Gimeno 'Botifarra', Miquel Gil, Feliu Ventura, Al Tall o Xavi Sarrià, entre otros, saldrán a escena para recordar con su música al joven.

La protesta partirá a las 18 horas de la plaza de Sant Agustí en València y terminará en el nuevo paseo Guillem Agulló de los Jardines de Viveros. Allí tendrá lugar un homenaje al joven asesinado en 2003 y a "todas las víctimas de la intolerancia", con varios discursos y actuaciones musicales diseñadas para la ocasión.

Acció Cultural recuerda en un comunicado que este miércoles se cumplen exactamente 25 años del asesinato del joven valenciano Guillem Agulló, a manos de un grupo de fascistas nazis en la localidad castellonense de Montanejos, de una cuchillada al corazón.

El objetivo de la manifestación es "responder a las ideologías de odio con un proyecto de país abierto y plural, que se reconoce en su lengua y cultura y que, a la vez, es respetuoso con la diversidad que conforma las sociedades contemporáneas". "Tiene que ser desde el respeto y el diálogo que construyamos la convivencia y un futuro mejor", enfatizan desde ACPV.

La organización lamenta, por contra, "la impunidad con la que, durante los años precedentes al asesinato de Agulló, habían contado estos grupúsculos, gracias a la pasividad de la policía y el poder judicial".

"PUNTO DE INFLEXIÓN EN LA CONCIENCIA SOCIAL"

Para Acció Cultural, "se podía prever que, en algún momento, tendría consecuencias trágicas, como finalmente así fue". "La gravedad del caso significó un punto de inflexión en la conciencia social valenciana: 25 años después hay todavía mucho camino que recorrer para la plena garantía de los derechos civiles más elementales de manifestación, reunión y libre expresión".

No obstante, la asociación considera que en este tiempo se han alcanzado "notables avances", como la existencia de fiscalías de delitos de odio y cambios legislativos y "sobre todo, una mayor sensibilidad social".

Aún así, un cuarto de siglo después, desde la organización lamentan que "asistimos a una preocupante dinámica regresiva y autoritaria por parte del Estado español, que responde a la crítica de políticas o del modelo territorial con actuaciones represivas cada vez más desproporcionadas y con una base jurídica más cuestionable".

GUILLEM AGULLÓ, ASESINADO A LOS 18 AÑOS

La noche del 11 de abril de 2003, Guillem se encontraba en Montanejos con un grupo de amigos pasando las vacaciones de Pascua cuando un grupo de nazis de València se dirigió a él. Entre tres personas, lo sujetaron para que Pedro Cuevas le asestara una cuchillada mortal al corazón. Después marcharon llamando 'Arriba España'.

El asesinato produjo una oleada de indignación, que se tradujo en movilizaciones, manifestaciones de denuncia y todo tipo de actos. También se constituyó una acusación popular formada por varios colectivos y organizaciones que se personaron en la causa.

En 2005, la Guardia Civil desarticuló una organización nazi en la Comunitat Valenciana, el Frente Antisistema (FAS), que se dedicaba a vender armas prohibidas y organizar "cacerías" contra inmigrantes y militantes de izquierdas.

La llamada 'Operación Panzer' permitió detener a 27 personas, entre ellas el asesino de Guillem Agulló. Es por eso que varios organizaciones decidieron dar un paso adelante y formaron la plataforma Acción Popular contra la Impunidad, que reúne más de 30 organizaciones sociales, culturales, políticas y sindicales.

La plataforma hizo llegar al Congreso y a la Comisión Europea sus denuncias sobre los "ataques impunes" de la extrema derecha, como na veintena de atentados con explosivos contra ONG y suyos políticas, agresiones contra inmigrantes, mezquitas, y boicots habituales de grupos ultras contra actas de asociaciones culturales.