90 claveles blancos y la exigencia de justicia recuerdan a las víctimas del accidente de metro de 2006

Familiares Y Amigos Depositando Flores En Recuerdo De Las Víctimas
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2012 16:50:23 CET

VALENCIA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un total de 90 claveles blancos y la exigencia de responsabilidades y de justicia han servido para homenajear a los 43 fallecidos y a los 47 heridos en el accidente de metro del 3 de julio de 2006, registrado a la altura de la estación de metro de Joaquín Sorolla --antes denominada Jesús--.

Hoy, 3 de julio, se han cumplido seis años desde que se registró el accidente, y los familiares y amigos de las víctimas, siguen sin "rendirse", permanecen pidiendo "justicia" y recordando a los suyos. En esta ocasión, se han concentrado durante cinco minutos en un parque próximo al punto en el que tuvo lugar el accidente, en un jardín ubicado en el cruce de la calle San Vicente con la calle Roïs de Corella.

Allí, en ese lugar, lo primero que han hecho los familiares ha sido guardar cinco minutos de silencio. Tras ello, un miembro de la asociación de las víctimas ha leído un manifiesto y, seguidamente, los asistentes han ido depositando un clavel blanco en el jardín en recuerdo a las víctimas, mientras sonaba de fondo música de la Colla dolçainers El Rossejat. Cada uno llevaba el nombre de la persona que falleció o resultó herida en el accidente.

Beatriz Garrote, la presidenta de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de julio, ha lamentado que hoy se cumplan ya seis años de "silencio" y "sin que se sepan verdaderamente cuáles son las causas del accidente". "Y sin que nadie dé la cara", ha criticado entre lágrimas.

Garrote ha destacado que el accidente se produjo porque "faltaban medidas de seguridad" y, sin embargo, "seguimos sin saber por qué faltaban, quiénes eran los responsables de haberlas puesto, y por qué se decidió no ponerlas". Seis años --ha agregado-- "sin que haya una investigación completa de por qué ocurrió el accidente".

Al respecto, ha lamentado que lo único que se les ha dicho a los familiares y amigos es que el conductor iba muy deprisa, pero en este punto ha discrepado y ha afirmado que "una única causa no desencadena un accidente".

Ahora, el objetivo, es lograr que se investigue lo que pasó y conseguir una sociedad "en la que hechos como éstos no queden fácilmente impunes". Las autoridades, ha agregado, "deben dar la cara y deben tratar a los afectados con honestidad y decencia". "En nuestro caso --ha lamentado-- no ha sido así, pero queremos que esto cambie en el futuro".

LA ESPERANZA

El manifiesto que han hecho público los asistentes al acto conmemorativo ponía de relieve que los afectados no deben perder la esperanza en que "algún día se sabrá la verdad, se hará justicia". "Esperamos que algún día se sepa la verdad sobre el accidente y se haga justicia. Por eso aguantamos y resistimos, mes a mes, cada día 3", se indicaba.

Del texto también se desprendía que la obligación del Estado "no puede reducirse a una indemnización monetaria", puesto que eso "implicaría mantener la impunidad a cambio de dinero". Sin embargo, su obligación "es averiguar las verdaderas causas para que esto no vuelva a suceder, y para que los responsables asuman su responsabilidad".