El 91 por ciento de las prendas textiles asiáticas inspeccionadas por Consumo en la Comunitat Valenciana son irregulares

 

El 91 por ciento de las prendas textiles asiáticas inspeccionadas por Consumo en la Comunitat Valenciana son irregulares

Actualizado 10/05/2006 15:04:21 CET

ALICANTE, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El 91 por ciento de las prendas textiles asiáticas controladas por los servicios de Inspección de la Dirección General de Seguridad Industrial y Consumo en 197 establecimientos comerciales de la Comunitat Valenciana ha presentado "algún tipo de irregularidad", según informaron hoy en un comunicado fuentes de la Generalitat.

El director general de Seguridad Industrial y Consumo, Carlos Mazón, presentó hoy en Alicante los resultados iniciales de la primera de las tres fases que componen la Campaña Monográfica de Inspección de Productos Textiles a la venta en tiendas multiprecio y de procedencia asiática que la Conselleria de Empresa, Universidad y Ciencia anunció a principios de año.

La iniciativa, "sin precedentes" en la Comunitat Valenciana, surge después de que el año pasado finalizara el acuerdo de cuotas de producción y exportación impuesto por la UE a los artículos textiles para determinados países asiáticos como China e India, lo que ha supuesto "un impacto directo en el sector industrial de muchos países", según indicaron las mismas fuentes.

En este sentido, Carlos Mazón destacó que esta campaña contempla "una oleada de inspecciones sin precedentes", al tiempo que aseguró que desde la conselleria van a "seguir siendo implacables con las prendas irregulares". En su opinión, "la principal finalidad de esta campaña es tener la certeza de que en ninguna de las tiendas de la Comunitat Valenciana se comercializan prendas asiáticas que no cumplen las normas legales y de calidad que marca la Unión Europea".

Esta iniciativa, que se realiza sin preaviso a los establecimientos comerciales, se está desarrollando mediante la realización de un total de 1.500 actuaciones en tiendas multiprecio de la Comunitat Valenciana.

Así, en esta primera fase, los inspectores de Consumo han controlado una muestra de 715 prendas de las que 652, el 91,18 por ciento, ha presentado algún tipo de irregularidad. En esta fase se han visitado 197 establecimientos comerciales ubicados en 50 localidades de la Comunitat Valenciana.

Los grupos de prendas analizados han sido principalmente confección y géneros de punto de hombre, en concreto, 113 prendas, lo que representa el 15,8 por ciento; confección y géneros de punto de mujer, 251 prendas, un 35,1 por ciento; confección de niño, 312 prendas, un 43,6 por ciento; textiles de hogar y ropa de mesa y de cama, 15 artículos, un 2,1 por ciento, y 24 prendas deportivas, el 3,3 por ciento.

PRINCIPALES IRREGULARIDADES

Las principales irregularidades detectadas en la muestra de 715 artículos inspeccionados han sido desde la ausencia de la identidad del responsable, fabricante, importador o distribuidor, en el 72 por ciento de los casos, hasta la ausencia de domicilio, en el 87 por ciento de los casos; la ausencia de NIF del responsable, en el 80 por ciento de los casos, mientras que en el 8 por ciento de los casos no consta la composición del producto y el 3 por ciento de los artículos carecía de etiquetado.

Además de los controles de etiquetado de carácter habitual, se ha realizado una serie de controles analíticos en colaboración con el Instituto Tecnológico del Textil (Aitex), que se han centrado en aspectos específicos como puede ser la conservación o composición de los artículos textiles. En este caso, de 35 muestras analizadas, el 68,5 por ciento presentaba una composición diferente de la que especificaba la etiqueta.

En cuanto a las sanciones por las irregularidades, Carlos Mazón resaltó que la conselleria "ha incrementado durante dos años consecutivos las sanciones en materia de Consumo y, especialmente, aquellas que van destinadas a la salud del consumidor y de la infancia".

En esta línea, Mazón recordó que el "incumplimiento de la normativa sobre seguridad en los productos que pueda afectar o suponga un riesgo para el usuario o el consumidor puede ascender en desde los 4.000 euros en los casos leves, a 25.000 euros en los casos graves y 600.000 euros en los muy graves".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies