Ábalos defiende que el PSPV ha actuado "con celo" en Alicante y subraya: "No podía ser que el PP volviera a gobernar"

388868.1.644.368.20180402112948
Vídeo de la noticia
Actualizado 02/04/2018 11:36:27 CET

MADRID/VALÈNCIA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Organización del PSOE, el valenciano José Luis Ábalos, ha defendido que el partido ha actuado "con celo" en el Ayuntamiento de Alicante, tras los dos procesamientos del alcalde socialista Gabriel Echávarri, y en donde ha admitido que ha habido "problemas de gobernabilidad". Sin embargo, ha subrayado que "la consecuencia no podía ser que el PP volviera a gobernar".

Ábalos se ha pronunciado en estos términos en una entrevista concedida a Europa Press, al ser preguntado por la forma en que el PSOE ha gestionado la crisis de gobierno en el Ayuntamiento de Alicante, tras el doble procesamiento de Echávarri, quien finalmente ha delegado sus funciones en la vicealcaldesa y 'número dos' socialista, Eva Montesinos, hasta el domingo 8 de abril, un tiempo para que las fuerzas políticas negocien para sustituirle.

A su juicio, la situación se ha gestionado "con las complicaciones propias de una situación complicada". En este sentido, ha recordado que en la ciudad se formó un gobierno entre diferentes partidos-- PSPV-PSOE, Guanyar Alacant y Compromís-- para "producir el cambio", tras el gobierno de "una alcaldesa (Sonia Castedo) con múltiples imputaciones y problemas con la justicia".

"La prioridad allí era que el gobierno cambiara de signo también por higiene democrática", ha indicado para recordar que finalmente se consiguió "una conformación muy plural con minorías para conseguir un apoyo mayoritario", pero donde "siempre hubo problemas entre los propios socios". "Era una situación complicada", ha admitido.

Ha admitido que en Alicante había "problemas de gobernabilidad" a los que se sumaron los dos procesamientos del primer edil que, ha puntualizado, no tienen que ver "con figuras de corrupción, sino con una mala gestión administrativa". "Lo que sería una mala praxis desde el punto de vista del derecho administrativo", ha apostillado.

A su juicio, estas cuestiones "de entendimiento" entre los grupos políticos que sustentaban el gobierno en Alicante y el procesamiento del alcalde "han sometido a una presión importante" para que Echávarri dimita. El problema, ha considerado, "es que la consecuencia no podía ser que el PP volviera a gobernar".

Así, ha insistido en que mientras se gestionaba la retirada del alcalde, "paralelamente había que ir gestionando un nuevo acuerdo que permitiera que la mayoría progresista siguiera gobernando la ciudad". "Esa ha sido la parte más compleja", ha reconocido.

ACUERDO EN ALICANTE

Preguntado por si el acuerdo para que el PSOE mantenga la alcaldía ya está cerrado, Ábalos ha admitido desconocerlo, aunque tiene constancia de que se está trabajando en ello. "Por eso se ha dejado unos días de margen para hacer efectiva la dimisión del alcalde", ha puntualizado, para indicar que la conformación de ese pacto ha sido "el mayor problema" ya que había que "respetar" la mayoría de carácter progresista que había.

Ha defendido que el PSOE ha actuado "con celo" en este tema, mientras que si hubiera sido el PP dirían que no tienen motivos para actuar porque "se trata de problemas administrativos". "Ahí tienen a la señora Cifuentes o la señora Barrero que deja el partido, pero no el escaño", ha zanjado.

Contador