Una abogada de la Generalitat cree que políticamente se ha gestionado "muy mal" el accidente del metro

La abogada de la Generalitat en la comisión del metro
FLICKR CORTES VALENCIANES
Publicado 18/04/2016 14:23:54CET

María José Rodríguez dice que si hubiera sido consellera o gerente de FGV "hubiera dimitido por vergüenza ante los ciudadanos"

VALENCIA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La abogada de la Generalitat María José Rodríguez cree que "políticamente" se ha gestionado "muy mal" el accidente del metro de Valencia del 3 de julio de 2006, en el que fallecieron 43 personas y otras 47 resultado heridas. Además, considera que "a las víctimas no se les trató adecuadamente en un momento determinado".

Rodríguez, que ha comparecido este lunes en la comisión de las Corts que investiga el accidente del metro de Valencia, ha señalado que se debe ser más "escrupuloso" en este tema y "respetuoso en recibir a la gente y explicarle".

"Como valenciana, la sensación que tengo es de tristeza, se me pone la piel de gallina y me siento mal por cómo se ha llevado", ha destacado. Así, ha valorado "la transparencia que se ha hecho en un momento posterior".

Según ha aseverado, si ella hubiera sido consellera o gerente de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) en el momento del accidente "hubiera dimitido por vergüenza ante los ciudadanos", aunque "no hubiera elementos para una imputación penal". Además, ha aseverado que habría sido "mucho más respetuosa con las víctimas".

La diputada socialista Ana Barceló le ha preguntado por las supuestas visitas del entonces conseller de Agricultura, el 'popular' Juan Cotino, a familiares de víctimas del accidente para ofrecerles trabajo a cambio de no denunciar. Rodríguez ha dicho que conoció este tema por el programa 'Salvados' de Jordi Évole, y ha añadido: "Me dolió esa actitud como ciudadana".

También ha señalado que se ha enterado "a posteriori" de las "posibles manipulaciones" en la comisión de investigación que se realizó en las Corts en 2006, tras el accidente.

Durante su intervención, ha destacado que no ha recibido "ninguna instrucción de ningún Gobierno", porque la Abogacía de la Generalitat "tiene independencia funcional". Así, ha señalado que los abogados de la Generalitat pueden recibir "instrucciones jerarquizadas del abogado general", pero ha resaltado que "siempre lo han sido a nivel jurídico".

"Lo único un poco al margen de lo jurídico es que en las contestaciones que hacíamos en los expedientes de responsabilidad patrimonial que generaban determinados contenciosos no fuéramos hirientes en las contestaciones", ha dicho, aunque ha asegurado que "no hubiera sido necesario que me lo hubieran dicho".

También ha negado "instrucciones" sobre las declaraciones que podían hacer a los periodistas. "Nosotros huimos un poco de los medios de comunicación, somos un departamento interno", ha apostillado.

María José Rodríguez, quien sustituyó al abogado de FGV Vicente Ferrandis en el caso, ha explicado que fue quien tramitó los expedientes de responsabilidad patrimonial y, posteriormente, el 7 de marzo de 2007 compareció en las diligencias previas de la causa penal.

INDEMNIZACIONES

También ha señalado que el entonces abogado general de la Abogacía de la Generalitat, José Marí Olano, compareció en los juzgados el 4 julio 2006 con la lista de fallecidos y heridos y se elaboró un decreto para las indemnizaciones. Además, elaboró un informe para que "en base al principio de igualdad para las cuantías de las indemnizaciones, hubiera un mínimo asegurado para todos".

A su juicio, "se ha trabajado de manera escrupulosa en todo el tema de responsabilidad patrimonial". Al respecto, ha indicado que recuerda sentencias en las que, "dentro de la gravedad y la tristeza del tema, se decía que se había sido generoso con las indemnizaciones".

Asimismo, ha señalado que, hasta este caso, no había visto "ni en la Generalitat ni en el Estado" que expedientes de responsabilidad patrimonial se tramitaran de oficio, puesto que "siempre han sido a instancias del particular".

DILIGENCIAS "INÚTILES E IMPERTINENTES"

Rodríguez ha señalado que se opuso a la reapertura del caso en los juzgados, porque entendía que las nuevas diligencias que se pidieron eran "inútiles e impertinentes". Al respecto ha dicho que eran pruebas "ya analizadas" por lo que, a su juicio, "eran una reiteración". No obstante, ha dicho que personalmente le gustó la decisión de la Audiencia provincial de 2014 de reabrir la investigación. "Me reconfortaba", ha resaltado.

Así, ha dicho que, "aunque no se vayan a establecer nuevas responsabilidad a nivel penal", en un caso como éste "hay que esmerar al máximo las diligencias, para que no haya una victimización secundaria para las víctimas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies