Absuelto un acusado de dejar una mochila en plena calle al grito de "a ver si explota" al no ser reconocido

Publicado 25/05/2017 13:36:30CET

ALICANTE, 25 May. (EUROPA PRESS) -

Un acusado de desórdenes públicos por haber depositado el pasado 15 de marzo una mochila en el centro de Alicante al grito de "ahí la dejo, a ver si explota", ha sido finalmente absuelto ya que la denunciante no le ha reconocido como la persona que dejó la bolsa en ese lugar.

El juez así lo ha dictaminado en una sentencia 'in voce' durante el juicio que se ha celebrado este jueves en el juzgado de Instrucción número 4 de Alicante después de que la fiscal y la defensa pidieran su libre absolución tras la declaración de la denunciante y el visionado de un vídeo con imágenes de los sucesos.

Así, la denunciante ha afirmado que la persona que se sentaba en la vista como presunto autor de los hechos y que llegó a ser detenido no era la que puso el macuto. "No tiene nada que ver", ha señalado, y ha añadido que ella tenía las imágenes de lo sucedido.

Asimismo, ha indicado que no reconoció claramente al autor de los hechos en la foto que sirvió para identificar al detenido y que le señalaron que la imagen era de hacía tiempo y podía haber variado de aspecto. A ello ha agregado que el individuo que depositó la mochila era más alto que ella, "delgado y con entradas".

El otro testigo que ha declarado tampoco ha reconocido en el lugar de los hechos al acusado. Además, ha apuntado que la alarma que causó lo sucedido, en un establecimiento de la calle Pintor Lorenzo Casanova, se extendió a otras vías del centro de la ciudad como General Marvá y Gadea.

Por su parte, el acusado, de 43 años, ha afirmado que no dejó la mochila ni entró en la tienda y que tiene una familia, por lo que no está para "hacer bromas", aunque ha apostillado que la situación creada no era broma.

Los hechos sucedieron sobre las 13.00 horas del 15 de marzo en la calle Pintor Lorenzo Casanova cuando un individuo depósito un macuto, "haciendo creer con sus palabras a la gente que había alrededor que la mochila se trataba de un artefacto explosivo".

Inmediatamente se avisó al 091 que estableció un dispositivo de seguridad en torno al supuesto explosivo en el que participaron las Brigadas Provinciales de Seguridad Ciudadana e Información.

Acudieron también las unidades especializadas de Guías Caninos y el grupo de desactivación de explosivos (TEDAX) que, en poco menos de una hora, comprobaron que se trataba de una falsa alarma. En el interior del macuto únicamente había ropa.

Ante la situación de emergencia provocada, se inició una investigación por parte de la Brigada Provincial de Información. A los pocos días, los agentes consiguieron concretar las supuestas características físicas del presunto autor de los hechos y llegaron a conseguir una fotografía.

Con esta información, se patrulló la zona en donde apareció la mochila "de manera insistente" durante varios días y un indicativo del Grupo Operativo de Respuesta localizó a un hombre que coincidía con la descripción facilitada y al día siguiente se practicó su detención.

No obstante, el juez le ha absuelto ya que, como ha explicado, si ni el ministerio fiscal ni la denunciante piden que se le condene no hay fundamento para hacerlo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies