Acaip afirma que hay oficinas de Picassent que son "invernaderos" mientras en neveras ponen aire acondicionado

Actualizado 10/06/2009 14:05:56 CET

VALENCIA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sindicato de prisiones Acaip denunció hoy en un comunicado que oficinas de la cárcel de Picassent (Valencia) son "invernaderos" con temperaturas de 35 grados y sin disponer de ningún tipo de climatización mientras que se han instalado aparatos de aire acondicionado para refrigerar las neveras de los economatos del centro.

En otros casos, los aparatos de los que disponen son "antediluvianos, y funcionan deficientemente, haciendo un ruido ensordecedor que hace necesario pagarlos porque es realmente insoportable", según el sindicato, que hizo hincapié en que el edificio es acristalado. Acaip indicó que, en otros supuestos, "pese a que desde este sindicato se solicita todos los años, no hay un mantenimiento y unas revisiones adecuadas".

Asimismo, sostuvo que los recintos utilizados por los funcionarios para comer "alcanzan temperaturas extremas, dado que a esa deficiente climatización hay que unir que, justo a la hora de la comida reciben todo el impacto del sol, por lo que es un auténtico martirio". El sindicato recordó que los funcionarios de vigilancia de Instituciones Penitenciarias "debido a que realizan turnos de 14 horas comen en el Centro".

El sindicato señaló que recientemente se reunió el Comité de Prevención de Riesgos Laborales del Centro para buscar soluciones, "aunque fueran provisionales", a esta problemática y denunció que en el encuentro "se ocultó a los representantes de los trabajadores que en fechas próximas se iba a proceder a instalar esos modernos equipos en los economatos de los distintos módulos, con el fin de "refrigerar las neveras y las máquinas".

Según Acaip, "los representantes sindicales y los trabajadores del centro nos sentimos engañados por una Administración penitenciaria que nos desprecia continuamente". "No le importamos nada", dijo, y afirmó que, ante cualquer problema, la administración les responde que "eso va en el sueldo".

En esta línea, aseguró que algunos trabajadores "están barajando la posibilidad de venir a trabajar en bañador en los próximos meses, como única forma de hacer frente al insoportable calor que están padeciendo, y eso que lo peor aún parece que está por llegar".

"El derroche supérfluo de esta Administración no tiene freno, se ha perdido totalmente el rumbo a la hora de gastar mientras se recortan capítulos básicos para el funcionamiento diario de una prisión como el mantenimiento o el equipamiento, se siguen instalando televisores de plasma en todas las celdas de los centros nuevos, se sigue con las salidas terapéuticas a balnearios, a tablaos flamencos, a restaurantes típicos, o haciendo carísimas reformas en la sede central de Instituciones Penitenciarias en Madrid", criticó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies