Acaip destaca que en la cárcel de Picassent se han registrado 1.547 incidentes graves entre enero y septiembre de 2012

Actualizado 22/10/2012 15:13:38 CET

VALENCIA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El sindicato Acaip, mayoritario en el ámbito penitenciario, ha destacado este lunes que en el establecimiento penitenciario de Picassent (Valencia) se han producido 1.547 incidentes graves o muy graves en los primeros nueves meses de 2012, en concreto entre el 1 de enero y el 30 de septiembre, según ha informado en un comunicado. Entre estos sucesos, ha resaltado las 19 agresiones o intentos de agresión hacia trabajadores de la prisión con lesiones de diversa gravedad.

Acaip ha señalado que el de Picassent es "uno de los centros penitenciarios más conflictivos del sistema penitenciario español, debido, entre otras cosas, a que alberga una mezcla muy diversa de internos/as, jóvenes, adultos, mujeres y hombres en primer grado -- régimen que se aplica a los internos e internas más peligrosos--.

El sindicato ha subrayado que a estos hechos se suma "un déficit endémico en materia de personal" como consecuencia "del maltrato desde la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, que lo considera como un centro normal" por lo que se refiere a la "dotación de personal".

Acaip ha asegurado que no es así "debido a su tamaño y a su estructura arquitectónica". A su vez, ha afirmado que "ha quedado demostrado en numerosas ocasiones que cuando el número de funcionarios prestando servicio se reduce, se incrementa la conflictividad" porque "los trabajadores no pueden llevar a cabo una adecuada vigilancia" y un "control de lo que sucede en el centro".

De este modo, ha apuntado que "es quimérico el poder cumplir con los objetivos constitucionales de reinserción de los internos" y ha insistido en que "cada día se producen varios incidentes en el centro, muchos de ellos graves o muy graves" y por los que "son agredidos o amenazados trabajadores del centro u otros internos".

Entre los 1.547 incidentes graves o muy graves registrados en la cárcel de Picassent, el sindicato ha resaltado las 19 agresiones o intentos de agresión a funcionarios con lesiones de diversa gravedad. Ha precisado que en algunos casos fue necesario permanecer de baja médica y que alguna de estas agresiones se llevó a cabo con palos de escoba que portaban los internos.

Igualmente, Acaip ha explicado que entre dichos incidentes se han producido 200 casos de amenazas graves, coacciones o insultos graves a trabajadores, así como doce intentos de plante o desórdenes colectivos. Ha indicado que "en uno de ellos un interno intentaba que varios compañeros del módulo se autolesionasen cortándose en las venas o tragándose cuchillas de afeitar".

A esto se suma, según el sindicato, las 38 ocasiones en las que los internos "se han resistido de forma activa y violenta al cumplimiento de órdenes o de la normativa interior del centro" y las 428 ocasiones en las que los internos se han resistido de forma pasiva al cumplimiento de órdenes o de la normativa interior de la prisión.

A estos sucesos se suman 159 agresiones, "de mayor o menor gravedad", dadas entre internos; 62 casos de amenazas y coacciones graves de unos internos sobre otros; un intento de suicidio por parte de un preso; 126 autolesiones de prisioneros y la declaración en huelga de hambre de 17 internos.

OBJETOS PROHIBIDOS

Por otro lado, Acaip ha resaltado que se han encontrado 318 objetos prohibidos por la normativa vigente como pinchos, teléfonos móviles o diversos tipos de drogas. Igualmente, ha destacado que entre enero y septiembre de este año se han detectado 27 intoxicaciones graves por consumo de drogas u otras sustancias.

El sindicato ha denunciado también que entre los incidentes registrados en estos primeros nueve meses de 2012, las 52 ocasiones en las que se ha producido un deterioro grave de mobiliario o de dependencias del centro, y los 26 casos de sustracción de objetos personales de internos por parte de otros.

Asimismo, ha alertado de que en este tiempo, 15 internos han quebrantado su condena al no regresar de permiso, mientras que otros dos no regresaron al centro penitenciario después de la jornada de trabajo en la calle y otro desde el hospital.

TOMAR CONCIENCIA DE LA REALIDAD

Acaip ha considerado que estos hechos hacen "urgente y necesario" que el equipo directivo de la cárcel de Picassent "tome conciencia de la realidad del centro" y de que su "problemática no se va solucionar solamente con la realización de actividades ocupacionales y programas de tratamiento".

El sindicato ha señalado que "la seguridad y el mantenimiento del régimen interno deben ser pilares necesarios sobre los que se asiente esa mejora de la situación actual" y ha estimado "necesario que, de una vez por todas, la dirección del centro afronte los problemas importantes y no solo se preocupe de cosas intrascendentes y pequeñeces y de perseguir a los trabajadores".

Igualmente, ha advertido de que es "imprescindible" que desde la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias "se hagan las gestiones necesarias" para que "la bajada general que ha producido en el sistema penitenciario español en los últimos años se repercuta también" en la prisión de Valencia porque "se mueve en las mismas cifras de ocupación de los últimos años, mientras que otros centros han visto reducida su población en más de un 30 por ciento".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies