Un acusado de matar a un minusválido a golpes dice que se le fue "la cabeza" y que sólo quería asustarle

Juicio a un acusado de matar a un minusválido
EUROPA PRESS
Publicado 12/02/2016 14:43:36CET

CASTELLÓN, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un hombre acusado de matar a un minusválido en su silla de ruedas tras golpearle con una barra de hierro en su vivienda de Sant Joan de Moró (Castellón) ha declarado que no tenía intención de causarle la muerte, sino que tan sólo quería asustarle y causarle un "poco" de daño porque se había reído de él cuando le reclamó una deuda.

El acusado se ha expresado así en la primera sesión del juicio con jurado que ha comenzado este viernes en la sección primera de la Audiencia Provincial de Castellón.

La fiscal pide 16 años de prisión para el acusado por un delito de asesinato, con la concurrencia de la atenuante de confesión, mientras que la defensa califica los hechos de homicidio, por lo que rebaja la petición de pena a tres años y nueve meses de cárcel.

Según el escrito de conclusiones provisionales del ministerio público, el 4 de diciembre de 2014 el procesado se encontraba en la parcela donde residía la víctima en la localidad de Sant Joan de Moró, donde había acudido desde l'Alcora para reclamarle una deuda que tenía con el fallecido.

Así, el acusado entabló una conversación con la víctima para que le pagara, a lo que el fallecido le contestó que no podía abonarle la deuda porque no tenía dinero, lo que provocó en el procesado que saliera de la casa y cogiera una barra de hierro.

Tras aprovechar que la víctima era minusválida y utilizaba silla de ruedas y en ese momento se encontraba de espaldas a la entrada de la vivienda viendo la televisión, le asestó cinco golpes con la barra en la cabeza, espalda y cuello, que le ocasionaron la muerte a consecuencia de un traumatismo caraneoencefálico y una fractura-luxación raquídea.

CONFESÓ LOS HECHOS

El acusado acudió el 5 de diciembre a la Comisaría de la Policía Nacional y confesó los hechos que había cometido.

La fiscal considera que los hechos constituyen un delito de asesinato porque hubo alevosía "porque la víctima no se esperaba el ataque y no podía defenderse", mientras que la defensa ha señalado que se trató de una muerte "accidental, no intencionada y no premeditada".

El procesado ha declarado que era amigo de la víctima, pues se conocían "de toda la vida" y habían convivido dos años juntos. Así, ha relatado que fue a la vivienda del fallecido el 2 de diciembre a reclamarle una deuda de 12.000 euros que le había prestado hacía tres años, puesto que necesitaba el dinero para comer y pagar facturas, ya que estaba en una "pobreza absoluta".

Según ha explicado, tras negarse la víctima a devolverle el dinero, se salió de la vivienda y permaneció en la finca dos días hasta que el 4 de diciembre volvió a entrar en la vivienda para volver a reclamarle la deuda, "puesto que me encontraba en una situación extrema". Entonces, según ha dicho, empezó a discutir con el fallecido, el cual se rió de él al verle llorar, por lo que se le fue "la cabeza", cogió una barra de hierro y le golpeó en la espalda y en el cuello.

Posteriormente y, tras creer que la víctima había perdido el conocimiento y que se recuperaría más tarde, el acusado se puso a cenar en la misma casa. Sin embargo, ha señalado que cuando salió de la cocina se dio cuenta de que el hombre había fallecido, por lo que decidió ir a la Comisaría para entregarse y confesar los hechos.

NO TENÍA INTENCIÓN DE MATARLE

El acusado ha insistido en que no tenía intención de matar a la víctima "porque, aunque me hubiera hecho eso, éramos amigos y sólo quería asustarle y causarle un poco de daño para que supiera que se lo estaba pidiendo en serio".

Uno de los agentes de la Policía Nacional que fue al lugar de los hechos ha declarado que el acusado confesó que había matado a la víctima tras reclamarle una deuda, y ha destacado la "indefensión" en que se encontraba el fallecido, "puesto que estaba en silla de ruedas y, por mucho que gritase, nadie le podía oír".

Así mismo, ha indicado que el acusado explicó que había golpeado a la víctima, incluso tras comprobar que había perdido el conocimiento, hasta que le mató. El juicio continuará el próximo lunes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies