Alicante recibe por primera vez a Magritte mostrando en el MACA 'La Belle Société'

Presentación de 'La Belle Société' de Magritte en el MACA
FACEBOOK MACA ALICANTE
Publicado 11/01/2017 18:34:06CET

ALICANTE, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA) exhibe desde este miércoles y hasta el próximo 22 de mayo la obra 'La Belle Société', del pintor surrealista René Magritte (1898-1967) y perteneciente a la Colección Telefónica. Esta es la primera vez que una pieza del maestro belga se expone en Alicante y lo hace con una muestra "excelente e incontestable".

Así lo ha aseverado la conservadora del MACA, Rosa Castells, que ha asistido a la rueda de prensa de presentación de la exposición junto al concejal de Cultura del Ayuntamiento de Alicante, Daniel Simón Plá, y Laura Fernández Orgaz, responsable de Colecciones y Exposiciones de Fundación Telefónica.

Castells ha asegurado que albergar 'La Belle Société' es "un deseo hecho realidad seguido con empeño desde hace meses". En la misma línea, ha subrayado que se trata de una "pieza excelente, incontestable" y que "es la primera vez que se expone en esta ciudad una obra de Magritte y, no podía ser de otra manera, en el MACA".

Por su parte, el edil Daniel Simón ha dicho que "a nadie hay que convencer de la importancia" de Magritte en la historia del arte y ha confiado en que la exhibición de una de sus obras sirva para que aún más público sepa que Alicante cuenta con "el lujo" de tener un centro de artes como el MACA.

El préstamo de la obra se enmarca en el proyecto 'La pieza invitada', un programa de exposiciones que pretende acercar a los espectadores obras temporalmente cedidas por otras instituciones y que en el MACA adquieren un nuevo significado. Son presentadas como una exposición de una sola obra en relación con el contexto de la colección permanente.

En el caso de 'La Belle Société', pintada por el artista belga poco antes de morir, superpone dos siluetas de un mismo personaje, pero sustituye la imagen de un hombre por contornos que contienen motivos naturales y paisajísticos; una vegetación tupida, y delante, un perfil idéntico de playa y horizonte, explican desde el museo.

Esta obra original y vanguardista se exhibe junto a las piezas más relevantes del MACA, como 'Kiki de Montparnasse' de Pablo Gargallo, lienzos y esculturas de Julio González o compartiendo el espacio entre los Miró, Juan Gris, Calder o Angel Ferrant.

En 1927 René Magritte se trasladó a París, donde entabló amistad con André Bretón y se convirtió en uno de los miembros más destacados del grupo surrealista. Sus composiciones se caracterizan por la yuxtaposición de objetos cotidianos en contextos inusuales, representados con una pintura depurada de colores claros y fondos planos.

ALTER EGO

Esta obra recoge uno de sus motivos más célebres, el hombre tocado con un bombín y sin rostro, que a menudo ha sido interpretado como alter ego del propio Magritte. Aquí, la figura aparece duplicada y silueteada para alojar, respectivamente, un tupido follaje y un paisaje con el cielo y las nubes como protagonistas. Esta peculiar mezcla entre realidad y ficción produce una imagen desconcertante, característica del estilo del maestro belga.

Nacido en 1898, Magritte estudió en la Academia de Bellas Artes de Bruselas. Allí experimentó con el constructivismo y realizó sus primeras obras de juventud, relacionadas con el mundo de la, por entonces, incipiente publicidad. En los años veinte mostró interés por el fotomontaje y el collage, técnicas al servicio del juego y lo irracional.

Son los años de esplendor del Surrealismo, y, único pintor entre escritores, entró a formar parte del grupo surrealista belga junto a Camille Goemans, Mesens y Paul Nougé. En 1927 se instaló en París y allí se relacionó con André Breton, Paul Éluard y el grupo de los surrealistas franceses. Sin embargo, fue el pintor italiano Giorgio de Chirico quien más influencia ejerció sobre su manera de entender el cuadro, ese espacio irreal donde los objetos tienen la presencia misteriosa de lo metafísico, corriente tan próxima a lo surreal. En los años treinta afianzó su relación con el Surrealismo y descubrió la metamorfosis como recurso que, en un juego visual tan inquietante como poético, transforma los objetos.

El interés por el lenguaje le llevó también a explorar la relación entre el contenido de las palabras y sus significantes y referentes visuales: Magritte cuestiona las asociaciones convencionales y provoca extrañeza donde normalmente no la había. Pone en entredicho el sentido común de la lógica e infunde un nuevo contenido a las formas, ya que los objetos no se representan a sí mismos.

Magritte apela a la fantasía del espectador para encontrar sentido al juego. Cambia también las relaciones de los objetos entre sí, los nombres que los designan, el espacio en el que se encuentran o la perspectiva y tamaño de los motivos.

Lejos de sumirse en el automatismo de la corriente más libre del surrealismo y sin abandonar, sin embargo, el gusto por lo onírico o psicoanalítico, Magritte dibuja con una línea segura, limpia, casi simple, con formas sencillas en aras de la libertad y la expresividad del pensamiento.

El creador explicaba así su concepción de la pintura: "La imagen pintada es, de una parte, la descripción del mundo visible modificado por una manera de pensar, o bien por otra parte, la imagen pintada es la descripción del mundo visible comprendido de una manera espontánea".