Así será el tiempo estas Fallas

El delegado de Aemet explica a Moragues el tiempo para Fallas
EUROPA PRESS
Publicado 14/03/2018 12:55:30CET

El déficit pluviométrico se reduce del 85% en enero hasta el 46 en marzo, según Aemet

VALÈNCIA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El tiempo estas Fallas será "desapacible" y "muy variable" con alternancia de sol y lluvias débiles y dispersas de corta duración y viento moderado, que a partir del lunes provocará un descenso de temperaturas, aunque no se prevé ningún episodio de fenómeno adverso.

Así, lo ha explicado este miércoles el delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la Comunitat Valenciana, Jorge Tamayo, tras recibir la visita del delegado de Gobierno, Juan Carlos Moragues, para conocer la previsión meteorológica para la semana fallera.

Al respecto, Tamayo ha explicado que en la noche de este miércoles pasará un frente canalizado por la borrasca Gisele que puede dejar algún chubasco aislado acompañado de algunas rachas de viento de entre 50 y 60 kilómetros por hora aunque, una vez pase el frente, "dará paso este jueves a un día más apacible".

Con todo, ha aclarado que "no es una situación de lluvias intensas ni persistentes", por lo que en la Plantà "los falleros, lo que es por el tiempo, no se tiene que preocupar", les ha tranquilizado.

Sin embargo, el viernes y el sábado "vuelve algo más de inestabilidad con lluvias dispersas" y lo "más significativo" será el viento, que a partir del domingo cambiará de oeste a norte y "aunque no será excesivamente fuerte sí provocará una bajada de temperaturas".

Así, los días de la Ofrenda no se descarta alguna precipitación aislada de corta duración y rachas de viento que se mantendrán para la Cremà y provocarán un descenso de las temperaturas. Así, la máxima estará el jueves en 21 grados, el viernes en 20 grados, el sábado en 18 grados, el domingo en 19 grados el lunes bajará hasta los 14 grados.

Al respecto, Tamayo ha explicado que en estas fechas la variabilidad del tiempo es "altísima" por lo que "se puede pasar muy rápido de tener cielos soleados a que aparezca una nube que deje pequeños chaparrones y cuando pase se vuelve a un tiempo soleado".

Por su parte, el delegado de Gobierno ha aconsejado dado que el tiempo será "muy cambiante", aunque con "más ratos de sol que cielos nubosos", visitar la página web y el Twitter de Aemet para conocer la evolución diaria meteorológica.

En cualquier caso, ha destacado que estas precipitaciones serían con chubascos de corta duración y, por tanto, "lo más probable es que la lluvia no altere estas fiestas" que son de "estar mucho fuera de casa visitando los monumentos, los pasacalles, y en los casales".

Moragues ha destacado el servicio público de predicción meteorológica que presta Aemet y que resulta "muy importante" para la navegación área, para controlar la evolución de los incendios o en emergencias de nevadas, así como para dar esta información a los ciudadanos.

EL DÉFICIT PLUVIOMÉTRICO SE REDUCE AL 46%

Por otra parte, el inicio de marzo está teniendo un carácter pluviométrico "normal", lo que ha permitido que el déficit pluviométrico que a mitad de enero estaba próximo al 85%, se haya reducido hasta el 46%, según han señalado fuentes de Aemet.

Por contra, los tres primeros meses del actual año hidrológico, octubre, noviembre y diciembre de 2017, resultaron "muy secos" mientras que los dos meses siguientes, enero y febrero de 2018, han resultado "húmedos".

No obstante, la precipitación acumulada en la Comunitat Valenciana en el año hidrológico 2017-2018 hasta el 12 de marzo es de 145,0 litros por metro cuadrado, mientras que el promedio normal sería de 270,7 litros por metro cuadrado en esos algo más de cinco meses.

De este modo, sigue siendo uno de los inicios de año hidrológico más secos de la serie, en concreto el séptimo más seco desde 1951, pero con el aporte de lluvia de los últimos meses, no sólo se ha reducido el gran déficit de precipitación acumulado a mitad de enero, sino que la humedad del suelo ha aumentado de forma significativa.

Asimismo, se han reducido las situaciones tan adversas para la propagación de incendios forestales como las registradas a final de diciembre, que con temperaturas anormalmente altas, viento de poniente y suelos extremadamente secos, dieron lugar a situaciones de riesgo, como el incendio forestal de Culla del día 29 de diciembre.