La Asociación Española del Akita Inu aclara que el perro que atacó a un hombre en Elx es de la raza 'Akita americano'

Actualizado 18/08/2009 22:55:25 CET

VALENCIA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Española del Akita Inu, Roberto Martínez, aclaró hoy que el perro que provocó ayer la muerte de un hombre en un desguace de vehículos de Elx (Alicante) "pertenece a la raza 'Akita americano', y no a la 'Akita Inu'".

Roberto Martínez, en declaraciones a Europa Press, recalcó que el animal "es un 'Akita americano' o 'Gran Perro Japonés', que si bien parte del 'Akita Inu', es el resultado del cruce con otros perros de gran tamaño para obtener un perro más grande, creado exclusivamente para peleas".

En este sentido, señaló que el 'Akita americano' se trata de un perro "mucho más voluminoso, que pesa entre 45 y 70 kilos, y mucho más grande y más fuerte" que el 'Akita Inu Japonés', que "pesa entre 23 y 28 kilos, y tradicionalmente ha sido utilizado para convivir con personas, e incluso como niñera para los niños", subrayó.

Funcionarios de la Policía Judicial de la Comisaría de Elx investigan las circunstancias que rodean la muerte de J.G.L, de nacionalidad española y de 65 años, que residía en una vivienda habilitada en el interior del desguace, tras el ataque sufrido por este perro.

Sobre las 14.00 horas ayer la Policía tuvo conocimiento de que en el interior de un desguace de vehículos situado en la carretera nacional 340, en la pedanía ilicitana de Torrellano, se encontraba herida una persona a la que, al parecer, le había atacado un perro.

En el lugar se personaron varias dotaciones del Cuerpo Nacional de Policía y de Policía Local de Elx, que encontraron a un perro de "gran tamaño" junto a la valla, "totalmente ensangrentado" y que se "mostraba bastante agresivo", por lo que uno de los agentes tuvo que realizar un disparo al aire para que el perro se alejara del lugar.

Instantes después acudió un empleado de la protectora de animales de Alicante que logró encerrar al animal, al igual que a otro perro que también se encontraba suelto. Varias dotaciones sanitarias, previamente personadas en el lugar, procedieron a asistir a la víctima, a la que realizaron maniobras de reanimación cardio pulmonar durante aproximadamente media hora, pero no pudieron más que certificar la muerte de esta persona.

El fallecido, que residía en una vivienda habilitada en el interior del desguace, presentaba fuertes desgarros a la altura del cuádriceps derecho, con perdida de masa muscular y una gran perdida de sangre.

La Policía Nacional mantiene abierta la investigación para esclarecer todas las circunstancias del suceso, así como la procedencia del perro agresor, que no llevaba el chip obligatorio puesto --tal y como señalaron a Europa Press fuentes cercanas al caso--, y que fue trasladado a dependencias de la Protectora de Animales de Alicante.