Audiencia de Alicante condena a un hombre a dos años y nueve meses de cárcel por maltrato habitual a su mujer

Publicado 22/01/2015 18:24:43CET

ALICANTE, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Alicante ha condenado a un hombre a dos años y nueve meses de cárcel por maltratar de forma habitual a su mujer, aunque le ha absuelto de dos delitos de agresión sexual contra ella por los que la Fiscalía le pedía otros 20 años de prisión en su conjunto, al considerar que no han quedado acreditados.

Según se establece en la sentencia, el procesado, Spirea T., comenzó en 2010 a someter a su mujer, ambos de nacionalidad rumana, a malos tratos físicos tales como "bofetadas y empujones", así como a malos tratos psicológicos y verbales mediante reiterados insultos. Solía decirle que era una "inútil" y una "tonta" que no valía para nada, le acusaba de tener un amante y la amenazaba con "cortarla a pedazos".

Estos hechos ocurrían en el domicilio familiar, ubicado en Elche, en presencia de las hijas de la pareja, ambas menores de edad, y generaban en la víctima "gran temor y angustia", añaden los magistrados. En una ocasión, en junio de 2010, el hombre intentó golpear a una de las niñas porque le molestaba su llanto, pero su mujer se interpuso para evitarlo, a lo que él respondió dándole un violento empujón contra la bañera.

El 18 de mayo de 2013, Spirea T. llamó a la víctima por teléfono para atemorizarla. En concreto, le dijo: "Cuando nos veamos cara a cara, deberías tener miedo". A finales de ese mes, en otra conversación telefónica, le insultó llamándola "prostituta", mientras que en una tercera llamada le espetó que para él la "condena más grave" era dejarla vivir.

Los magistrados de la sección primera de la Audiencia de Alicante consideran que estos hechos, declarados probados, son constitutivos de un delito de maltrato habitual, otro de malos tratos, un tercero de amenazas y una falta de injurias, por los que han impuesto al maltratador dos años y nueve meses de cárcel y cuatro días de localización permanente.

PROHIBICIÓN DE ACERCARSE A SU EXPAREJA

Además, le prohíben acercarse a su expareja o comunicarse con ella por cualquier medio durante ocho años y medio y le obligan a indemnizarla con 2.000 euros por los daños y perjuicios que le ha causado. En cambio, la sala entiende que no han quedado acreditados otros tres delitos de amenazas y dos de agresión sexual que la Fiscalía atribuía al procesado.

Según fuentes de la acusación pública, el ahora condenado reside desde hace un tiempo en su país, Rumanía, desde donde se desplazó a Alicante hace unas semanas para asistir al juicio. Aunque la sentencia es recurrible ante el Tribunal Supremo, la pena impuesta es superior a los dos años de cárcel y conlleva por tanto el ingreso en prisión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies