La Audiencia condena a una extesorera de la Asociación Pret a Porter a 3 años de cárcel por quedarse 69.000?

Actualizado 04/03/2011 15:52:00 CET

VALENCIA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a una mujer, extesorera de la Asociación del Pret a Porter Industrial de la Comunitat Valenciana, a una pena de tres años y medio de prisión por apropiarse de 69.000 euros en perjuicio de la entidad. La mujer dijo durante su declaración en el juicio que "era un préstamo" y que pensaba devolver el dinero.

El ministerio fiscal pedía para esta mujer una pena de cuatro años y ocho meses de prisión por un delito de apropiación indebida, mientras que la acusación particular reclamaba cuatro años y medio. Por su parte, la defensa de la acusada solicitaba la libre absolución al entender que no había incurrido en delito alguno.

La mujer era tesorera de esta asociación, con domicilio en la calle Músico Peyró de Valencia, el 18 de enero de 2007. Tenía como facultades la posibilidad de pagar facturas aprobadas por el órgano de representación y disponer de los fondos de las mismas. Para ello, necesitaba en los cheques y pagarés la firma, además de la suya, del presidente o el vicepresidente o algún vocal de la junta.

La Junta depositó su confianza en la mujer, hasta el punto de dejar cheques firmados para que fueran rellenados por ella y hacerse, así efectivos, entre los meses de junio a octubre de 2008.

La mujer, valiéndose de estos cheques y pagarés ya firmados por la presidenta de la Junta Directiva, cobró en distintas entidades bancarias varios cheques y pagarés por valor de 69.000 euros, que no obedecían a recibos y facturas generadas por la asociación.

En concreto, en una entidad de la calle San Vicente Mártir, en fecha 18 de junio de 2008, la mujer retiró la cantidad de 1.500 euros mediante un cheque al portador que ella misma elaboró, plasmando su firma junto a la de la presidenta de la Junta, que lo había hecho con anterioridad.

El 10 de julio del mismo año retiró en iguales circunstancias un total de 2.500 euros mediante un cheque al portador, y lo mismo hizo el 11 de septiembre y el 21 de octubre, apropiándose de las cantidades de 2.000 y de 15.000 euros respectivamente. Seguidamente, en otra entidad de la calle Alboraya, la mujer cobró el 21 de julio un pagaré de 33.000 euros.

Y por último, con igual ánimo y maniobra, en otro banco retiró el 29 y el 31 de octubre, mediante cheques al portador, un total de 3.000 y 12.000 euros respectivamente.

PRUEBA DE CARGO ABUNDANTE

El tribunal ha decidido condenar a esta mujer a tres años y medio de cárcel y a pagar una multa de 720 euros --también tendrá que indemnizar a la asociación con los 69.000 euros que se quedó-- al considerar que los hechos por los que se le acusa han quedado acreditados "con una prueba de cargo abundante y variada".

La Audiencia estima que la actividad de la mujer se encuentra encuadrada en un acto de apropiación al usar el dinero de la entidad en su propio beneficio, "disponiendo del mismo como si fuera propio y con el subsiguiente enriquecimiento personal".

Además, considera que la mujer participa de los rasgos que caracterizan la modalidad delictiva de 'gestión desleal', al ser la extesorera depositaria de los títulos firmados en blanco por la presidenta o un vocal, para que estampara su firma con el objeto de realizar con ellos pagos de deudas de la asociación, "ejerciendo sobre el dinero un poder de disposición en sentido contrario al obligado con la conciencia y la voluntad del perjuicio que se ocasiona", contempla.