AVANT ve la nueva radiotelevisión como un proyecto "esperanzador" y rechaza ir "a la caza" de ayudas

La nueva junta directiva, a la salida del desayuno con medios
EUROPA PRESS
Actualizado 11/05/2017 16:19:36 CET

Productores piden no volver a dinámicas "perversas" ni abrir una guerra de asociaciones: "Si la tele no es para todos, mejor que no exista"

VALÈNCIA, 11 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Valenciana de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes (AVANT) ha expresado su ilusión ante la puesta en marcha de la nueva radiotelevisión pública de la Comunitat, un proyecto que ve "esperanzador" y para el que niega ir "a la caza" de subvenciones públicas. Así, aunque algunas de sus producciones ya han sido tomadas en consideración para la futura 'à.', estos productores inciden en que seguirán trabajando "desde las trincheras" y en la necesidad de apertura y "control beligerante" en los procedimientos de selección del nuevo ente.

La entidad insta igualmente a la Corporació Valenciana Mitjans de Comunicació (CVMC) no volver a caer en "dinámicas perversas" en la concesión de ayudas y rechaza una 'guerra' entre asociaciones del audiovisual, porque creen que "si la tele no es para todos, mejor que no exista". En cualquier caso, han reconocido la "claridad" que ha seguido al proyecto hasta ahora y han recalcado que "hay que tener claro que no es la tele de Empar Marco", la directora general.

Así lo han puesto de relieve los componentes de la nueva junta directiva de AVANT en un desayuno informativo este jueves en València. La nueva presidenta, Lorena Lluch, y los vicepresidentes Jordi Llorca, Nacho Sánchez, Joana Chilet y Miguel Llorens, junto al secretario, Rafael Piqueras, y varios vocales, han desgranado la postura y actividad de la entidad que "más asociados aglutina" en el sector, con hasta 30 empresas y productores independientes.

Tres años después de que arrancara AVANT, Lluch ha recordado cómo la asociación empezó "en bares clandestinos" y ahora continúa con el objetivo de situarse "a la cabeza del sector audiovisual valenciano y dinamizarlo".

Para conseguirlo, ha reconocido la importancia de las ayudas públicas a los proyectos y "sobre todo" las de la nueva radiotelevisión, aunque ha puntualizado que, como trabajadores del audiovisual, seguirán "trabajando desde las trincheras". La nueva presidenta cree que es posible porque han "sobrevivido al proceso de transición" tras el cierre de RTVV: "No hemos necesitado a la tele ni a las ayudas públicas".

En la misma línea, el vicepresidente de Operaciones, Miguel Llorens, ha advertido que "la tele que se nos viene encima no es para los productores, sino para los ciudadanos" y, aunque ha abogado por colaborar con ella, ha zanjado que "si no tiene que ser para todos, es mejor que no exista".

Mientras otros trabajadores "enarbolaban la bandera del sector" o "lloraban", Llorens ha afirmado que ellos se han mantenido este tiempo "currando y buscándose la vida", bajo un "mal endémico" en el reparto de las ayudas. Con todo, ha coincidido en que la nueva radiotelevisión "ha generado una oportunidad fantástica". "No sabemos como va a ser la tele del futuro, pero sí que tenemos que estar ahí".

"NO QUEREMOS CONVERTIRNOS EN CLIENTES DE LA TELE"

Otros integrantes del colectivo, como el vocal Rafael Molés han puesto de relieve su apuesta por "dejar la idea de que para fabricar tenías que 'cazar' subvenciones", sin negar la importancia del sistema de ayudas y su dotación "extraordinaria" en la Comunitat, aunque piden que sean "reconducidas". En definitiva, "no queremos convertirnos en clientes de la tele, sino colaboradores".

Bajo esta meta, el vicepresidente de Publicidad, Nacho Sánchez ha señalado que, con la antigua RTVV, "la apreciación que tenía la gente de fuera de Valencia no era positiva" --la han definido como "un cortijo de cuatro"-- y ha reivindicado que las ayudas "nunca pueden ser el fin en sí mismo", porque sino cree que volverá a pasar lo mismo.

HUYEN DE LA PRESIÓN POR "DESTRUCTIVA"

Por tanto, en la puesta en marcha de 'à.', los cabezas de Avant han insistido en que fueron "disidentes" al inicio del proceso de selección y que ahora solo quieren "dejar que fluya con las menores injerencias y con toda la libertad y justicia posible". Sin negar el "retraso" en el calendario, han indicado que lo comprenden para "no repetir errores". "Toda la presión es destructiva para el sector: tanto para ellos (dirección del ente) como para nosotros", ha ilustrado Llorens.

Sobre los futuros proyectos de la nueva cadena, además de los preseleccionados en la consulta preliminar publicada este pasado miércoles por el Alto Consejo Consultivo de Radiodifusión, Televisión y Otros Medios de Comunicación --entre los que figuran varios de productoras de Avant: hasta cuatro 'sitcoms', varios documentales y uno de animación--, el vicepresidente de Operaciones ha reconocido que "algunos caerán, pero primará el bien común".

"Lo que queremos es cerrar los contratos y tener el producto acabado antes del inicio de la tele", ha manifestado, si bien ha matizado su voluntad de que hubiera habido "más consignas" en la selección para poder "dar en la diana".

"HAY HUECO PARA TODOS"

Preguntados por el proyecto de Empar Marco, tanto la presidenta como este vicepresidente han agradecido su "claridad" y su apuesta por "producción con carácter de servicio público que no piense solo en las audiencias". A su modo de ver, "hay hueco para todos" porque "son pocas manos para mucho abarcar".

"Si somos aliados y no enemigos, tendremos cabida", ha ofrecido Llorens, seguido de la advertencia del secretario Rafael Piqueras de "tener claro que no es la tele de Empar Marco".

Siguiendo esta idea de apertura, los nueva dirección de AVANT han coincido en rechazar un posible enfrentamiento entre asociaciones del audiovisual, en relación a la carta que remitió la semana pasada la Associacio Valenciana de Productors Independents (Avapi) al Consejo Rector de la CVMC para advertir de un supuesto "conflicto de intereses" en el equipo de trabajo de Empar Marco y, en concreto, del anterior líder de AVANT, el productor Cesar Martí.

El vicepresidente de Ficción, Jordi Llorca, ha expresado su preocupación por que "se esté generando ese enfrentamiento" y ha mostrado la disposición de la entidad a "hacer lo posible por evitarlo". "Nos movemos mal en el cuerpo a cuerpo", ha manifestado, algo que la presidenta ha recalcado que "no es una postura cobarde".

Así, Lorena Lluch ha defendido la contratación de Martí y ha destacado que se trata de una apuesta "coherente" de "un productor con una trayectoria que le avala" y que, en consecuencia, "las explicaciones las tendrá que dar" la directora general porque "hay una ley de incompatibilidades que está ahí". "Estamos en contra de cartas y anónimos", ha zanjado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies