El Ayuntamiento de València aprueba definitivamente las cuentas de 2018 con el sí del gobierno local y el no de PP y Cs

Pleno Ayuntamiento
EUROPA PRESS
Actualizado 21/12/2017 13:34:57 CET

VALÈNCIA, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de València ha aprobado definitivamente este jueves, en el pleno ordinario de diciembre, el presupuesto general del consistorio para 2018, que asciende a 811,3 millones de euros. Las cuentas han salido adelante, tras su aprobación provisional en la sesión plenaria de noviembre, con el respaldo del equipo de gobierno que forman Compromís, PSPV y València en Comú y el rechazo de PP y Ciudadanos (Cs), en la oposición.

El presupuesto municipal de 2018 ha vuelto al pleno para su aprobación definitiva después de pasar de nuevo por la Comisión de Hacienda tras concluir el periodo de alegaciones abierto a partir de la aprobación inicial. En dicho periodo se han recibido trece escritos que suponen 204 alegaciones, la mayoría planteadas por PP y Cs, y ninguna por entidades empresariales y Federación de Asociaciones de Vecinos de la ciudad.

Las cuentas generales del Ayuntamiento para el próximo ejercicio crecen un 3,1 por ciento respecto a las de 2017, con 24,6 millones de euros más y son, como ha resaltado el gobierno local, "las más grandes de la historia" del consistorio. El presupuesto consolidado de 2018, también aprobado y en el que se incluyen organismos autónomos, es de 908,7 millones de euros, con un incremento de un 4,5 por ciento sobre 2017.

Durante el debate de este jueves, el portavoz de Cs, Fernando Giner, ha criticado, como hizo en noviembre, que las cuentas son un "corta y pega" de las de 2017 y que con ellas "la ciudad seguirá atascada". Ha censurado que el ejecutivo municipal, al que ha acusado de "populismo" y de primar la "ideología" en la toma de decisiones, "no tiene proyecto".

"FAMILIA, EDUCACIÓN Y CLASE MEDIA"

Giner ha defendido las "más de 150 peticiones" hechas desde Cs en favor de "la familia, la educación, la clase media, el comercio y el emprendimiento" y para "superar los déficits de la ciudad", entre ellos, contar con "un hotel para familias con enfermedades raras" y otro para ONGs e instalaciones para las Ampas.

El edil de Cs ha reclamado "medidas sencillas" frente al paro juvenil, así como otras para frenar "las deficiencias en el modelo de movilidad", aumentar la limpieza de las calles y garantizar la accesibilidad en paradas de la EMT y en espacios públicos.

El portavoz del PP, Eusebio Monzó, ha señalado que el presupuesto de 2018 "no es el que necesita Valencia" ni el que la mejora, además de exponer que "no está pensado para atender las necesidades de los ciudadanos sino el reparto de cuotas de poder del equipo de gobierno" a pesar de disponer de más de 80 millones más.

"Es momento de atender necesidades de vecinos, de invertir en los barrios y de bajar los impuestos. No ha hecho lo que recoge su programa, ha hecho lo contrario. No sabemos qué ha hecho con ese dinero", ha dicho al gobierno local.

"Es el presupuesto más alto pero no está a la altura de los valencianos, no ilusiona, no genera nuevos proyectos. Es una oportunidad perdida", ha agregado Monzó, que ha lamentado que el edil de Hacienda, Ramón Vilar, haya considerado "ocurrencias" las propuestas de la oposición.

"EL QUE TENGA QUE PAGAR, QUE PAGUE"

En respuesta a PP y Cs, el alcalde, Joan Ribó, ha dicho que agradecería más sus comentarios si "fueran más fundados" y ha apuntado que "populismo también se puede hacer desde la crítica al populismo. Ha valorado la gestión de su equipo que ha permitido no subir impuestos, mejorar rendimientos, lograr "que todo el que tenga que pagar pague" y reducir el periodo medio de pago a proveedores.

"Que no hay ilusión, es que no hacemos obras faraónicas sí jardines en los barrios y cosas concretas", ha añadido el primer edil. El concejal de Hacienda, por su lado, ha reiterado que se gestiona "sin aumentar tasas e impuestos" y que "se recauda más porque se gestiona y se persigue el fraude fiscal". Vilar ha vuelto a calificar de "ocurrencias sin cuantificar" las propuestas de la oposición, a la que ha acusado de "hacer populismo y demagogia".

MESAS Y SILLAS

El debate del presupuesto ha estado precedido de una intervención del presidente de la Federación de Hostelería de València, Juan Carlos Gelabert, que ha lamentado el "conflicto" y el "problema" que hay en la ciudad con las terrazas y ha rechazado la "reducción" de estas en 32 establecimientos del entorno del Paseo Russafa y las calles Convento Santa Clara, Mossen Femades y Ribera.

Gelabert ha asegurado que ese recorte "supone pérdidas importantes" para esos negocios y ha pedido que "la limitación de 1,95 metros se amplíe a 2,5 metros" y "retomar mesa de trabajo". El portavoz de Cs ha criticado que el gobierno local no practique el "diálogo" que defiende y que en este ámbito genere "inseguridad jurídica", mientras que Ribó y Vilar han censurado que este asunto se mezcle con los presupuestos.