El Ayuntamiento rebaja un 11 por ciento el presupuesto para 2011 y prioriza las ayudas sociales

Actualizado 29/11/2010 17:47:08 CET

CASTELLÓN, 29 Nov. (EUROPA PRESS)

El alcalde de Castellón, Alberto Fabra, ha confirmado este lunes que el Ayuntamiento de Castellón, debido a la crisis económica, rebajará el presupuesto municipal para el próximo año en un 11 por ciento, por lo que las cuentas municipales ascenderán a 162.817.000 euros, la primera vez que bajan en los últimos años, según ha informado el consistorio en un comunicado.

Así lo ha afirmado el primer edil en la presentación de las líneas generales de las cuentas municipales del 2011, en la que ha estado acompañado por el concejal de Economía, Juan José Pérez Macián; y por el concejal delegado de Hacienda, José Masip, y donde ha destacado que ese 11 por ciento menos representa 18 millones de euros menos para el próximo año.

Alberto Fabra ha destacado que son "conscientes de la situación económica de las familias castellonenses y la administración local también debe ajustarse el cinturón sin tener que rebajar la calidad de los servicios y exigencias de la ciudadanía".

De esta forma, esta disminución del presupuesto para el 2011 responde a una bajada de la recaudación de los ingresos y a una disminución de las transferencias del Estado, "sin disminuir la calidad de los servicios ni su efectividad porque la ciudadanía debe sentir que el consistorio cuida las calles, lleva a cabo los servicios, lo que implica un ajuste de las partidas porque queremos que los ciudadanos sigan teniendo esa prestación de los servicios", ha añadido.

El primer edil ha declarado que desde el Ayuntamiento de Castellón se ha "visto como han ido disminuyendo los ingresos desde el comienzo de la crisis pero especialmente en 2006, cuando el presupuesto previsto de la recaudación del ICIO era de 12 millones y la previsión para el 2011 es de 2 millones, es decir, 10 millones menos".

Además, -ha destacado- "el Gobierno central también ha bajado la cantidad de transferencias del Estado y ahora nos pide una devolución de lo que nos había adelantado, y esa devolución asciende a más de 12 millones de euros, por lo que volvemos a los datos de hace cinco años, cuando somos un 10 por ciento más de habitantes".

"Pero esto al Gobierno de Rodríguez Zapatero no le importa y nos obliga a ajustarnos el cinturón y a hacer unos presupuestos austeros, realistas, pero con la ilusión de una ciudad que no quiere parar de crecer", ha aclarado.

Según ha dicho, se va a hacer desde cuatro premisas que son: la contención del gasto y la austeridad; dar prioridad a las necesidades sociales; mantener la calidad de los servicios públicos a la ciudadanía y ayudar a las familias más necesitadas a través de subvenciones o beneficios fiscales, especialmente para los vecinos que peor lo pasan.

Fabra ha resaltado que la disminución del gasto corriente será de un 10 por ciento, "ya que la ciudadanía también se ha tenido que apretar el cinturón".

COMPROMISO FIRME CON LA CIUDADANÍA

El alcalde de Castellón ha dicho que el compromiso con la ciudadanía es "firme" y "queremos seguir ayudando al ciudadano y no vamos a permitir que, debido a una mala previsión del Gobierno central, Castellón se vea paralizado". "Somos los primeros en apretarnos el cinturón, y reducir los gastos es importante", ha dicho Alberto Fabra.

El alcalde ha destacado que para el próximo año no está prevista una ampliación de la plantilla, excepto en los casos ya establecidos; se han congelado el sueldo a los concejales y al personal de los grupos políticos; y se ha disminuido en un 5 por ciento la aportación a los grupos políticos con el fin de potenciar las ayudas a las personas más necesitadas.

De esta forma, el gasto social aumenta un 10 por ciento, por lo que se destinarán más de 8,4 millones de euros en el 2011; en servicios públicos se destinarán 50,8 millones de euros, lo que supone destinar más de 900 euros por castellonense al año "porque no queremos que haya una repercusión en la prestación de estos servicios que tienen que ser de calidad", ha afirmado Fabra.

Por lo que se refiere a inversiones, el primer edil ha manifestado que éstas serán de 20 millones de euros, y ha afirmado que se destinarán alrededor de 600.000 euros en los presupuestos participativos. "Queremos mantener el nivel de inversión sabiendo que el Gobierno central no nos deja endeudarnos para inversiones porque se ha endeudado lo que no está escrito y la UE le ha estirado de las orejas", ha destacado el primer edil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies