Bailarines de Camboya actúan mañana en el Principal de Valencia a beneficio de niños mutilados por minas antipersona

Actualizado 13/10/2008 14:38:38 CET

VALENCIA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

El grupo de baile camboyano 'Tahen', formado por sesenta jóvenes de entre 12 y 20 años, ofrecerán mañana en el Teatro Principal de Valencia una actuación a beneficio de los niños mutilados en su país a causa de la explosión de minas antipersona, que todavía se registra en los campos de Camboya, según informaron fuentes del Arzobispado en un comunicado.

La escenificación de mañana, que tendrá lugar a las 20.00 horas en el Teatro Principal, se enmarca dentro de una gira por diversas ciudades de España, organizada por el jesuita español Enrique Figaredo, prefecto apostólico de Battambang (Camboya), que desde 1985 está trabajando en este país, con numerosos proyectos e iniciativas.

La actuación, que lleva por lema 'Camboya más cerca', pretende, igualmente, recaudar fondos para las víctimas de las consecuencias "de la trágica dictadura de Pol Pot", según aseguraron fuentes de la Compañía de Jesús en Valencia. El objetivo del viaje "es acercar la realidad camboyana desde sus valores humanos y artísticos y ayudar económicamente algunos de los proyectos de promoción, concretamente una nueva casa de acogida para niños y un comedor rural", indicaron.

El grupo de baile 'Tahen' "mostrará y compartirá con los amigos españoles la realidad que vive y los retos con que se enfrenta una sociedad joven y trabajadora, en un país de enorme riqueza histórica, artística y natural, que lucha por salir del subdesarrollo y la pobreza", según las mismas fuentes.

Asimismo, el próximo jueves, integrantes de 'Tahen' desarrollarán una jornada de encuentros y confraternización con los profesores, alumnos y alumnas de las Escuelas San José de la Compañía de Jesús, y por la tarde, el religioso Enrique Figaredo ofrecerá una charla-coloquio a las 19.00 horas en el Centro Arrupe, ubicado en la Gran Vía Fernando el Católico, 78, de Valencia.

Enrique Figaredo, nacido en Asturias en 1959, se ordenó sacerdote en 1992 tras acabar la carrera de Económicas. Dentro de su periodo de formación, contactó con el Servicio Jesuita para Refugiados y en 1985 fue enviado a los campos de refugiados de camboyanos en territorio tailandés, que acogía uno de ellos a cerca de 180.000 personas, 1.500 de ellas mutiladas.

Figaredo regresó a España en 1988 para realizar la etapa de formación teológica, pero en vacaciones viajaba a Camboya para trabajar a favor de personas mutiladas, deficientes físicos, realizar proyectos de desarrollo rural y acoger a refugiados repatriados.

En 1993, el religioso se asentó definitivamente en Camboya, donde los jesuitas ya tenían organizados talleres de formación profesional, según las mismas fuentes. Entre otras iniciativas, Enrique Figaredo quedó encargado de la fabricación y distribución de sillas de ruedas a bajo coste para mutilados, de las que produce más de 1.000 al año, y también participa activamente en las campañas de eliminación de minas. En el año 2000, fue nombrado prefecto apostólico de Battambang (Camboya), cargo que desempeña en la actualidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies