Barberá asume por sexta ocasión consecutiva la vara de mando del Ayuntamiento

Actualizado 11/06/2011 16:27:40 CET

VALENCIA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Rita Barberá ha tomado posesión por sexta ocasión consecutiva de la vara de mando del Ayuntamiento de Valencia durante la sesión de constitución del Consistorio, con los votos a favor de los 20 ediles del PP y la oposición de los 13 concejales de la oposición.

Después de que los portavoces del PSPV, Joan Calabuig, así como del de Compromís, Joan Ribó; de Amadeu Sanchis por EUPV y de Alfonso Grau como portavoz 'popular' ofrecieran sus discursos, la reelegida alcaldesa, ha indicado que "aquellos que hemos determinado dedicar nuestra vida y trabajo al servicio público con lealtad, con honestidad, con plena dedicación, somos los primeros interesados en alzar la bandera de la regeneración de la vida pública, de poner en valor la actividad política como la más noble tarea a la que entregarse", ha indicado. No obstante, ha precisado que aunque se alentará la discusión de pareceres, rechazará con contundencia "la malicia, el insulto, la calumnia y la falta de respeto".

Barberá ha comenzado su intervención mostrando su "orgullo, humildad, emoción y compromiso" con la ciudad y ha prometido trabajar para "ser útil" a los intereses de los ciudadanos. Además, ha evocado al "espíritu de la transición" para lograr el consenso necesario entre fuerzas y administraciones en la lucha contra la crisis.

INNOVACIÓN, FORMACIÓN Y TURISMO

En este sentido, ha destacado que el empleo será el "principal objetivo" de la corporación durante los próximos cuatro años y ha pedido a los valencianos "confianza" en su potencial para "subvertir las consecuencias de la tremenda situación económica en la que se ha sumido nuestro país".

Para lograrlo, ha apuntado en que se tratarán tres ejes fundamentales: convertir Valencia en un centro de creatividad e innovación para "retener" el talento; estimular la formación como factor de progreso, y potenciar el turismo como motor económico.

En concreto, ha propuesto convocar un Pacto por la Innovación para que el talento "elija quedarse en Valencia" e impulsar el turismo con proyectos como la Marina Real Juan Carlos I. En cualquier caso, ha señalado que se seguirá construyendo una ciudad "en verde y azul" para "el disfrute de los valencianos" y ha resaltado que tiene "las alforjas llenas de proyectos, de ilusión y de voluntad de progreso".

También ha tenido palabras para la educación, un área que, según ha detallado, se escribe "en letra capitular" en la ciudad, así como para la cultura, los barrios y los mayores, para quienes trabajará, ha insistido, siempre con la libertad como guía en todas sus actuaciones.

Por otra parte, ha agradecido la presencia de Francisco Camps al acto, de quien ha resaltado su "amor por Valencia" y le ha asegurado que tendrá su apoyo institucional "en la defensa de nuestros intereses como pueblo, en la justa reivindicación de lo que merecemos, en la salvaguarda de nuestras señas de identidad, de nuestra lengua y de nuestras tradiciones".

EL CABANYAL

La alcaldesa se ha dirigido también al Gobierno central, a quien ha advertido que "no encontrará jamás institución con mayor entrega" para conseguir la financiación municipal que les corresponde y a quien ha pedido "respeto a la autonomía municipal" para que sea la corporación quien decida en los barrios de Valencia, como el Cabanyal, con el que ha mostrado de nuevo su compromiso.

Anteriormente, los tres portavoces de la oposición se han referido a esta cuestión y han defendido la rehabilitación del barrio como alternativa a los derribos.

CLIMA DE COOPERACIÓN INSTITUCIONAL

El portavoz socialista, Joan Calabuig, ha mostrado la voluntad de los socialistas de desarrollar durante los próximos cuatro años un trabajo basado en los principios de libertad, justicia y solidaridad y ha expresado su convicción de que lograrán, "a pesar de todas las diferencias", puntos de encuentro con el resto de grupos del consistorio. "Siempre será más lo que nos une que lo que nos separa", ha incidido, en relación a la necesaria defensa de los intereses de los valencianos.

En este sentido, ha animado a trabajar para lograr el impulso de la economía y la creación de puestos de trabajo, siempre "desde un clima de cooperación entre instituciones", algo que ha calificado de "esencial" para el progreso de Valencia. "El recurso permanente al victimismo y a la confrontación es un camino que nos hace perder oportunidades, impulso y puestos de trabajo", ha resaltado.

A su juicio, la aportación socialista ha sido también "decisiva" para crear una ciudad "atractiva, dinámica e interesante" que, no obstante, tiene "otra cara", la de los ciudadanos "que han perdido su puesto de trabajo, que envían a sus hijos a escuelas deficientes o que padecen la listas de espera" o la de las empresas que "no pueden hacer frente a los impagos de la administración". También ha tenido palabras de recuerdo "y solidaridad" con las víctimas del accidente de metro del 3 de julio de 2006.

Joan Ribó, ha sido uno de los más críticos, con una intervención en la que ha destacado la necesidad de mantener la separación entre la religión y el Estado, también en los ayuntamientos, y ha mostrado su rechazo a que se pongan crucifijos en las instituciones -como se ha producido en Les Corts-- o a que "se organicen acciones de gracias a la Mare de Déu".

Asimismo, ha abogado por crear una Valencia "para vivir", porque "ya tenemos una ciudad para ver y para enseñar" y ha citado como pilares de actuación la educación, la sanidad, la movilidad y la sostenibilidad. También ha resaltado el rechazo de su grupo a "privilegios y prebendas" que distancien a la clase política del ciudadano, como los coches oficiales o la seguridad, y ha animado a la corporación a "dar ejemplo de comportamiento ético". También ha tenido palabras en defensa del valenciano.

Por su parte, Amadeu Sanchis, de EU, ha indicado que en un momento en que se cuestiona a las instituciones y sus representantes, corresponde hacer un esfuerzo "por la dignificación de la política" y por la democratización de sus relaciones con la sociedad.

CHAPAS DE COMPROMIS

La alcaldesa ha accedido al hemiciclo municipal pasadas las 10.30 horas de la mañana acompañada por el resto de ediles electos -20 del PP, 8 del PSPV, 3 de Compromís y 2 de EUPV--, donde le esperaban, entre otros invitados, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps; la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ana Botella, o la portavoz del Consell, Paula Sánchez de León.

Los 'populares' han jurado su cargo, todos ellos en valenciano menos Vicente Igual, mientras que la oposición ha prometido el cargo usando las dos lenguas oficiales. En el caso de los tres ediles de Compromís, han prometido su cargo ataviados con chapas en defensa del valenciano y comprometiéndose a impulsar la enseñanza en valenciano plurilingüe y de calidad como "apuesta de futuro".

También el concejal socialista Félix Estrela ha prometido su cargo luciendo una pegatina de Salvem El Cabanyal. Tanto los concejales de Compromís como de EUPV han incluido, además, en la promesa de lealtad al rey la 'coletilla' de "por imperativo legal" o "porque así lo manda la ley".

Tras depositar los 33 concejales su voto, pasadas las 11.30 horas, Barberá ha sido nombrada nueva alcaldesa de la IX Corporación Municipal de Valencia.