El 'yonki del dinero' dice que su testaferro conocía 'mordidas' y que invirtió en renovables por consejo de Serra (PP)

Benavent, tras declarar ante el juez
EUROPA PRESS
Actualizado 29/06/2017 14:52:50 CET

VALÈNCIA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Marcos Benavent, exgerente de la empresa pública Imelsa, ha afirmado que su extestaferro José Estarlich "sabía" que se cobraban 'mordidas' y la facturación falsa, al tiempo que ha explicado que decidió invertir en una empresa de energías renovables, Spartaki Sinergias S.L., por recomendación del exvicesecretario de Organización del PPCV y exdiputado David Serra.

Benavent ha acudido este jueves al Juzgado de Instrucción número 18 de València tras pedir declarar voluntariamente por el caso Imelsa y en relación con las manifestaciones que hizo en sede judicial su extestaferro Estarlich, administrador de su empresa Spartaki. Se ha presentado en la Ciudad de la Justicia con su típica vestimenta 'hippie' y con unos grilletes a modo de pulsera.

Estarlich, también imputado en este procedimiento, afirmó en su declaración ante el juez hace aproximadamente un mes que él era un "hombre de paja" y propuso que la mercantil en la que figuraba como administrador se hiciera cargo del pago de la responsabilidad civil de los delitos por los que está siendo investigado.

El exgerente, quien se llegó a autodenominar 'yonki del dinero', ha intentado este jueves desmontar la versión de Estarlich. Ha manifestado, según ha indicado a los medios de comunicación, que su extestaferro era uno de los empleados 'zombies' de Imelsa --es decir, que cobraba de la empresa sin ir a trabajar-- y ha asegurado que de "hombre de paja, nada".

Al respecto, ha indicado que es "muy extraño" que él diga que no sabía nada cuando era el administrador de Spartaki y "sabe cómo es el mundo empresarial". "La gestión del día a día de la empresa la llevaba él totalmente. Yo estaba desvinculado. Él se encargaba de pagos, facturaciones y de buscar empresas", ha apostillado.

La empresa, una planta de energías renovables ubicada en la provincia de Castellón, era propiedad de Benavent, según ha reconocido, pero quien la administraba "realmente" era Estarlich. "Sabía que cobrábamos 'mordidas', buscó las empresas y la facturación era falsa. Claro que lo sabía", ha aseverado.

Preguntado por si es cierto que le amenazó con mandarle a un "psicólogo rumano", Benavent lo ha negado: "Eso es un poco increíble, cuando yo lo ayudé a él, a su mujer y a su hermano en todo lo que pude", ha subrayado.

Al respecto, ha recordado que el entonces presidente de la Diputación de Valencia Alfonso Rus quería despedir a la mujer de Estarlich, y entonces él la fichó como secretaria y la promocionó posteriormente. Además, ha dicho que cuando vio que la cuestión "se ensuciaba un poco", le dijo tanto a Estarlich como a su mujer y a su hermano que se pidieran reducción de jornada para que no los pudieran despedir. "Tenían un hijo y el despido sería nulo", ha apostillado.

EL NEGOCIO DE LAS PLANTAS

En relación con el negocio de las plantas de energías renovables, el exgerente de Imelsa ha explicado que "el negocio era a 25 años. El banco te presta un dinero para hacer la planta y a partir de los 12 ó 13 años, hasta los 25, es rentable", ha dicho, para agregar que la idea de crear esta empresa se la dio David Serra: "Era amigo mío y me lo recomendó como una inversión y la vi bien".

Tras su declaración ante el juez, Benavent se ha desplazado hasta el despacho del fiscal "para comentar cómo van las cosas". "Hacía tiempo que no hablábamos y hemos comentado la declaración y poco más. Nada nuevo en el horizonte", ha afirmado.

Por otro lado, Benavent ha lamentado la lentitud con la que se instruye la causa. "Todo son trabas. Aquí se ve que no interesa que la gente diga la verdad y se hable de corrupción", ha dicho, y ha añadido: "Si no se ponen recursos, no se dan medios a los fiscales y a los jueces para investigar, las cosas se complican". A su juicio, "los políticos, lo único que hacen es meterse, enredar y cuanto menos se sepa, mejor".

CIRCULAR A 191 KM/H

Por otro lado, a Benavent se le ha preguntado por el procedimiento que se abrió contra él por circular a 191 km/h en un tramo limitado a 100 km/h en enero de 2014.

Al respecto, ha afirmado que ha aceptado más pena que la que le pedía el ministerio fiscal porque "es bueno y es una forma de devolver a la sociedad alguna falta". Benavent se ha conformado con que se le retire el carnet de conducir durante un año y con hacer 90 días de trabajos en beneficio de la comunidad, en lugar de 30, que es lo que le reclamaba Fiscalía. Preguntado por si estos servicios los prestará en el Ayuntamiento de Xàtiva --localidad en la que reside y fue alcalde Alfonso Rus--, ha dicho: "No estaría mal".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies