Bernabé dice que el Gobierno central impulsa las actuaciones necesarias para resolver definitivamente el déficit hídrico

Actualizado 24/07/2006 18:39:40 CET

VALENCIA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Antoni Bernabé, afirmó hoy que el Gobierno central "ha impulsado las medidas necesarias para resolver definitivamente nuestro déficit hídrico".

Bernabé se refirió así en un comunicado a las declaraciones efectuadas ayer por el conseller de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, quien reclamó a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, que no "margine" a la Comunitat Valenciana en plena época de sequía, y que "aporte los recursos hídricos necesarios para resolver el déficit de esta autonomía en materia de agua".

En este sentido, Bernabé aseguró que es "rotundamente falso" que el Gobierno central "margine a la Comunitat Valenciana en materia hídrica", al tiempo que aludió al "abandono" a que --a su juicio-- el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, "sometió a la Comunitat Valenciana en materia hídrica".

"El Gobierno del PP --continuó-- tuvo que devolver el 70 por ciento de lo presupuestado en materia hídrica porque fue incapaz de ejecutarlo. El Gobierno socialista, en cambio, ha invertido en el último año lo mismo que el PP en toda la legislatura anterior", aseveró.

Al respecto, subrayó que el Ejecutivo actual "ha tenido que remontar el retraso acumulado por sus antecesores, tanto en la ejecución de inversiones para generar agua en cantidad y calidad, como en el desarrollo de grandes infraestructuras".

"Aún más grave es --incidió-- que otras actuaciones ni siquiera tenían proyectos, como es el caso de las incluidas en los anejos del Plan Hidrológico Nacional. Era tal el abandono y la irresponsabilidad del PP en esta materia --remarcó-- que cabe preguntarse de dónde hubiera salido este y el año pasado el agua para beber en Alicante, si el Gobierno no hubiera finalizado la desaladora de Alicante I y la de San Pedro del Pinatar I", declaradas ambas "de urgencia" por el Gobierno central.

Asimismo, Bernabé señaló que "el Gobierno anterior ni siquiera había previsto planes de sequía, cuando era obligatorio tenerlos listos en 2003. Responsabilidad del Gobierno anterior es también --añadió-- la parálisis de obras tan significativas que, como las depuradoras de Alzira-Carcaixent, de la Albufera Sur, de Benidorm y de Novelda-Monforte estaban paradas, al igual que el acondicionamiento del Río Seco en Castellón y del barranco del Poyo en Valencia, así como la modernización de la Acequia Real del Júcar".

"POLITICA DE HECHOS"

"Todas estas actuaciones --destacó-- han sido respaldadas presupuestariamente y están en obras o ya finalizadas. Se trata de una política de hechos y no meros anuncios como la que se ejerció durante los ocho años anteriores", insistió.

En esta línea apuntó que la depuradora de la Albufera Sur entró en funcionamiento el otoño pasado; la modernización de la Acequia Real del Júcar "está acabada con una obra de emergencia para conectar a las infraestructuras no realizadas por la Generalitat"; la depuradora de Benidorm "está ya en pruebas"; las obras de la depuradora Novelda-Monforte "empezarán este verano"; y la desaladora de Torrevieja se adjudicará "en los próximos días", con 370 millones de inversión prevista y una aportación de 80 hectómetros cúbicos de agua "ampliables a 120", apostilló.

Como "ejemplo de grandes infraestructuras abandonadas", continuó Bernabé, quien señaló la "imposibilidad de llenar" el embalse de Arenós, en Castellón, "porque --según explicó-- la presa carecía de compuertas y de desagües de fondo". La adecuación de este embalse, con una inversión cercana a los 20 millones de euros, "está muy avanzada", aseguró.

Por otro lado comentó que "otro caso de abandono", las compuertas del embalse del Algar, "están en servicio desde hace más medio año", al tiempo que señaló que las obras de aprovechamiento de los excedentes invernales del río Belcaire, "han comenzado ya después de su adjudicación el pasado siete de junio por 17,5 millones de euros".

Así, el delegado del Gobierno en la Comunitat indicó que la inversión comprometida para la Comunitat Valenciana hasta el año 2009 es de 3.000 millones de euros. "En modernización de regadíos --concretó-- se ha multiplicado por tres la superficie inicialmente prevista en el Plan Nacional de Regadíos, pasando de poco más de 57.000 hectáreas a más de 150.000 hectáreas", aseveró.

De la misma forma, continuó, la "mayor parte de los proyectos del programa AGUA ya están concluidos y en los próximos meses la práctica totalidad de los mismos estará ya en obras". Así, apuntó que "ya se ha adjudicado la segunda fase del trasvase Xúquer-Vinalopó, con una inversión en torno a los 200 millones de euros".

Por último, Bernabé resaltó que la "consecuencia más inmediata" de la nueva política hídrica del Ejecutivo central es que "en menos tiempo los valencianos vamos a disponer de 580 hectómetros cúbicos de agua frente a los 300 previstos con el trasvase del Ebro. Esta política, plasmada en hechos, supone más autonomía y más seguridad, aportando soluciones que combinan el ahorro, el buen uso del agua y más disponibilidad de este recurso natural", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies