Blasco destaca que con la nueva ley el Consell garantiza la calidad del agua mineral de la Comunitat

 

Blasco destaca que con la nueva ley el Consell garantiza la calidad del agua mineral de la Comunitat

Actualizado 16/09/2006 20:08:00 CET

VALENCIA, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Sanitat, Rafael Blasco, afirmó hoy que la nueva de Ley de Aguas Minerales, Termales y de los Establecimientos Balnearios e Industrias de Bebida Envasada, cuyo proyecto aprobó ayer el pleno del Consell, es un "instrumento eficaz para garantizar la calidad de este recurso natural, así como para asegurar su correcta utilización y su protección en beneficio de los valencianos", informaron hoy fuentes de la Generalitat.

Al respecto, Blasco señaló que la nueva normativa es "la más avanzada y novedosa de todas las que regulan el sector de agua en España", y precisó que la Ley de Aguas Minerales será "específica" para la Comunitat y "cubrirá los huecos significativos que la regulación estatal no contempla".

Asimismo, la nueva Ley quiere "convertir el agua en elemento de riqueza", por lo que obliga a la persona que ha recibido la concesión del acuífero a "protegerlo en calidad y cantidad", explicó. Además, Sanitat impedirá que se realicen actividades que impidan el aprovechamiento del agua.

En este sentido, indicó que el agua que nace en la Comunitat Valenciana ha quedado regulada desde una doble perspectiva. Por una parte, la dimensión sociosanitaria, con los nuevos conceptos de salud y calidad de agua, y por otra el potencial desarrollo económico y social que el aprovechamiento racional de los recursos tiene en las industrias de aguas de bebida envasada mineral natural y de manantial.

El titular de Sanitat apuntó que los establecimientos balnearios y las industrias de aguas de bebida envasada quedan protegidas por la nueva Ley de Aguas Minerales. Así, los balnearios son considerados como "centros sanitarios que usan las aguas minero-medicinales y termales como fines terapéuticos y preventivos para la salud".

PROTECCIÓN DE LA CALIDAD EN BALNEARIOS

La Comunitat Valenciana dispone de los balnearios de Chulilla, Cofrentes y Verche, en la provinica de Valencia, y los de Montanejos y Villavieja, en la de Castellón, los cuales, según datos facilitados por la Asociación Valenciana de de Estaciones Termales, son visitados por 42.714 personas.

La conselleria de Sanitat, "consciente de la importancia de mantener la calidad de estas aguas", será la que establezca "los requisitos técnicos y las condiciones sanitarias mínimas de apertura y funcionamiento de los balnearios", así como el procedimiento para conceder la autorización sanitaria para su creación, apertura y puesta en funcionamiento.

De este modo, Sanitat inscribirá el balneario en el Registro Oficial de Centros, Servicios y Establecimientos de la Comunitat cuando otorgue la autorización de apertura y funcionamiento del centro. En cambio, las instalaciones que no cumplan los requisitos establecidos no podrán tener la denominación de balneario.

PUREZA DE AGUA ENVASADA

Asimismo, la actividad en las industrias de bebida envasada con las que cuenta la Comunitat --18 empresas envasadoras que utilizan agua mineral natural, de manantial y tratada-- está en crecimiento por el "interés de los consumidores de beber agua embotellada beneficiosa para la salud", señaló Blasco.

Municipios como Macastre y Siete Aguas, en la provincia de Valencia, o Bejís (Castellón) acceden a aguas de manantial, y otros más como Artana, Cortes de Arenoso, Montserrat y Benasal tienen empresas dedicadas al envase de agua mineral natural. "Son tipos de agua que llegan al consumidor igual que se recogen, no pueden ser sometidas a ningún tratamiento que modifique su composición original", explicó.

Sanitat protegerá la pureza de estas aguas del territorio, para lo que otorgará la autorización sanitaria para el funcionamiento de las industrias de bebida envasada, así como su inscripción en el Registro General Sanitario de Alimentos, "siempre que cumplan todos los requisitos necesarios", precisó.

Las concesiones de aprovechamiento de aguas minerales y termales, tendrán un plazo de vigencia de 30 años, prorrogable, si procede, como máximo por otros dos plazos iguales. En el caso de aguas de manantial el plazo será el establecido por la Confederación Hidrográfica correspondiente.

La competencia en materia de las aguas minerales, termales, de manantial, y de establecimientos balnearios e industrias de aguas de bebida envasadas corresponderá respectivamente, en su ámbito de actuación, a la conselleria de Empresa, Universidad y Ciencia, competente en materia de minería, y a la conselleria de Sanitat, sin perjuicio de las facultades que puedan corresponder a otros órganos, y en particular a los que tengan la competencia en materia turística.

TIPOS DE AGUAS

La nueva Ley ha clasificado las aguas en tres grupos. El primero son las aguas minerales, que son superficiales o subterráneas alumbradas natural o artificialmente, bacteriológicamente sanas caracterizadas por su contenido en minerales, oligoelementos y otros componentes y, en ocasiones, por determinados efectos y por su pureza original.

El segundo grupo son las aguas termales, cuya temperatura al surgir es superior, al menos, en cuatro grados centígrados a la media anual del lugar donde alumbren, siempre que, caso de destinarse a usos industriales, la producción calorífica máxima sea inferior a quinientas termias por hora.

Por último, están las aguas de manantial, que son las potables de origen subterráneo que emergen espontáneamente en la superficie de la tierra o se captan mediante labores practicadas al efecto, con las características naturales de pureza que permiten su consumo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies