El Bloc reclama que las elecciones autonómicas se convoquen con "plena garantía democrática"

Actualizado 13/04/2006 16:51:31 CET

VALENCIA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El responsable de Acción Electoral del Bloc, Lluís M. Campos, aseguró hoy que esta formación, una vez publicado el texto del nuevo Estatuto y tras su entrada en vigor, "continuará explorando todas las vías para la celebración de las próximas elecciones autonómicas con plenas garantías democráticas si no hay reforma o promulgación de una nueva Ley Electoral Valenciana".

Campos consideró, en un comunicado, que el "decretazo" anunciado por los asesores jurídicos del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "se debe someter a la consideración de los órganos electorales cualificados, que deben confirmar si el actual presidente puede convocar las elecciones fijando el mínimo de 99 diputados o los que a él le interese de acuerdo con las encuestas que le indican con qué número puede mantenerse en la silla", afirmó.

En ese sentido, invitó a "forzar la máquina a todos los partidos progresistas, empezando por el PSPV" porque, según dijo, "no pueden ser cómplices de un posible caso de corrupción democrática al obstaculizar la reforma de la Ley Electoral Valenciana con finalidades claramente electorales".

Campos indicó que el Bloc considera que "nos encontramos delante de una cuestión de prioridad absoluta" que, destacó, "estará liderada por nuestro presidente Josep Maria Pañella".

El responsable de Acción Electoral del Bloc señaló que su formación elevará consultas a las Corts Valencianes y al Congreso para saber "si la publicación realizada en el BOE del Estatuto valenciano se ha tratado como una reforma de ley orgánica y si el hecho de que con su entrada en vigor se deroga el texto anterior tiene relevancia legal o no".

Asimismo, apuntó que "algunos juristas nos han dirigido sus quejas por el método de publicación de nuestro Estatuto, que parece que se ha hecho en total en concordancia con el estilo de su tramitación".

Lluís M. Campos aseveró que "en concreto, los juristas advierten de que en vez de hacer un texto único del Estatuto con la derogación del texto del 1982, han optado por tratarlo como una ley de reforma del anterior", señaló.

"Cada artículo de la nueva ley modifica un artículo u otros elementos del texto de 1982, solamente el título de la ley y el preámbulo dicen lo que modifican pero la parte articulada no lo dice", apuntó. De esta manera, agregó, "lo mejor de todo es que hay una disposición derogatoria que también anularía el texto que están reformando, por lo cual se podría entender que no hay Estatuto", indicó.