Los cadáveres hallados en las excavaciones del Palau-Castell de Betxí tienen 1.000 años de antigüedad

RESTOS HALLADOS EN EL PALAU DE BETXI
AYUNTAMIENTO DE BETXÍ
Publicado 24/03/2017 12:32:56CET

CASTELLÓN, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las pruebas de carbono 14 han determinado que los cadáveres encontrados en el Palau-Castell de Betxí (Castellón) tienen alrededor de mil años de antigüedad, según ha informado el Ayuntamiento de esta localidad en un comunicado.

Las excavaciones arqueológicas efectuadas en la sala este del Palau de Betxí entre noviembre de 2016 y enero de 2017 localizaron varios restos de interés para el conocimiento de la historia del edificio y de la población de la Plana Baixa.

Uno de los principales hallazgos ha sido una necrópolis islámica previa a la construcción del primitivo castillo medieval. La necrópolis, aunque se encontraba muy afectada por las construcciones posteriores, sacó a la luz los restos de, al menos, cuatro enterramientos, a los que hay que sumar otro localizado en los trabajos efectuados en 2008.

A partir del estudio antropológico sobre estos restos humanos se determinó que se trata de dos hombres, una mujer, y un cuarto individuo del que no se puede confirmar el sexo pero que, en todos los casos, tenían entre 40 y 50 años de edad cuando fueron enterrados.

A mediados de enero de este año se decidió enviar una muela de la mujer a uno de los mejores laboratorios del mundo para la realización de las pruebas del Carbono 14 para poder inscribir con mayor exactitud la datación del cadáver. En concreto, el diente se dirigió a Miami, en EEUU, que este viernes ha determinado definitivamente que la persona murió entre los años 1063 y 1154, es decir, entre la segunda mitad del siglo XI y primera mitad del XII.

'ELVIRA'

El código arqueológico del entierro de la mujer fechado (PB16-119A) resulta muy complejo para referirse a ella, por lo que el consistorio ha decidido llamarla 'Elvira', en homenaje a la segunda mujer de Pasqual Meneu, el erudito betxinense y antiguo propietario del Palau. La datación permite confirmar, por tanto, que a estas alturas se trata del ser humano más antiguo de Betxí.

Según Gustavo Aguilella, el arqueólogo que ha dirigido los trabajos, "conocer en detalle la cronología de la necrópolis era de especial importancia, ya que corrobora que en época islámica el lugar que ocupa actualmente el Palau de Betxí era una zona exterior al núcleo urbano y no sería hasta 200 años después, en el siglo XIV, cuando se inicia la construcción del primitivo Castillo de Betxí, cuyos restos se sitúan por debajo del actual Palau ".

Por su parte, el alcalde de la localidad, Alfred Remolar, ha explicado que "estos datos confirman que la riqueza cultural, histórica, arqueológica y antropológica del Palau y de su entorno es enorme y está permitiendo reconstruir nuestra historia con una gran exactitud".

En referencia a 'Elvira', se ha mostrado "muy contento por poder haber visto de primera mano nuestro antepasado más antiguo encontrado hasta ahora, lo que te produce una emoción y un sentimiento muy especial y único".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies