Cañizares reivindica la familia para encontrar "el camino hacia la solidaridad, la vida y la paz"

Tradicional Missa d'Infants en la plaza de la Virgen
ARZOBISPADO
Actualizado 13/05/2018 13:29:12 CET

VALÈNCIA, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El cardenal arzobispo de València, Antonio Cañizares, ha presidido este domingo la tradicional Missa d'Infants en la plaza de la Virgen con motivo de la fiesta en honor a la Virgen de los Desamparados, en la que ha afirmado que "solo la proclamación y testimonio de la defensa de la familia y del esplendor de su verdad revela el camino hacia la nueva civilización del amor, la nueva evangelización y la cultura de la solidaridad, de la vida y de la paz".

Cañizares, que ha pronunciado su homilía en castellano y valenciano, ha pedido a la Mare de Déu en su día grande "poner su mirada misericordiosa fundamentalmente en las familias", como "fuente y camino de esperanza para nuestra humanidad, y en la nueva evangelización", detalla la Archidiócesis en un comunicado.

También se ha referido a todas las realidades sociales y proyectos legislativos de actualidad, y ha pedido la protección y el amparo de la patrona, "'mare dels bons valencians'", para la Iglesia que peregrina en València, España y el mundo.

"No puedo, ante ti, patrona y madre de Valencia, dejar de mencionarte a las familias, a las familias de todo el mundo, de España y de nuestras tierras valencianas", ha manifestado, y ha enfatizado: "Ayuda a esta diócesis tuya de València a proclamar y vivir el evangelio de la familia, santuario de la vida, y ayuda a la humanidad a comprender que el bien del hombre y de la sociedad y su futuro está profundamente vinculado a la familia".

DERECHO "AMENAZADO" DE LA EDUCACIÓN

Bajo este prisma, el purpurado ha defendido que "es indispensable y urgente que todo hombre de buena voluntad se esfuerce por salvar y promover la verdad que constituye y asienta la familia". También "los valores y exigencias que presenta, sus derechos inalienables: el de la educación de sus hijos, conforme sus propias convicciones religiosas y morales, que se ve tan amenazado por algunos entre nosotros".

"Entre los caminos de la humanidad, la familia es el primero y más importante de todos, y no ayudarla debidamente constituye una actitud irresponsable y suicida", ha reivindicado, para poner de relieve que los índices de natalidad en Europa y "sobre todo en España" son, a su juicio, "muy preocupantes por todo lo que significa, por el miedo al futuro y carencia de esperanza".

Dirigiéndose a la Mare de Déu, ha expresado su deseo de que ponga su "mano cariñosa y mirada misericordiosa en los que sufren y lloran, en los débiles e indefensos, en los que viven en soledad y abandonados, los que no tienen techo ni trabajo, en los pobres que pasan hambre o necesidad".

De la misma forma, ha pedido que lo haga "en los refugiados, perseguidos e inmigrantes, los ancianos olvidados y en quienes han caído en el terrible abismo de la droga sin poder salir de ese agujero cruel", o en aquellos que "han contraído terribles enfermedades de nuestro tiempo o que están sumidos en la depresión y en tantas heridas psicológicas o mentales".

ABORTO Y VIOLENCIA DE GÉNERO

El purpurado ha implorado a la Geperudeta a que ponga "sus ojos misericordiosos en los jóvenes, que se han unido a la vida y reclaman un futuro para sí, y en los inocentes no nacidos y eliminados en el seno de sus madres y los seres humanos ya concebidos sometidos a manipulación, instrumentalización y muerte en laboratorios u hospitales, o por leyes tan denigrantes como la que se persigue recientemente en España, favorecedora de la eutanasia".

Y ha elevado súplicas "por los que viven deprimidos y aplastados por el sinsentido de lo que ocurre, los que lloran y están afligidos, los hijos que sufren la separación de los padres, los matrimonios rotos o en trance de romperse y las mujeres víctimas de malos tratos hasta la muerte por algunos hombres, por las violaciones o la prostitución".

También ha recordado a "cuantos son explotados de viles modos: a las víctimas de la guerra, de la violencia, del hambre, o la pobreza severa". "Fíjate, madre, en los que no creen o han perdido la fe, pon en ellos tu mirada de ternura y misericordia y en los que caminan sin esperanza y sumidos en el vacío de la nada o del gozo efímero y de los pecadores y los que viven de espaldas a Dios, ya que son los más desgraciados, destrozados y maltrechos en el camino", ha enfatizado.

DERECHOS QUE VAN MÁS ALLÁ DE LA POLÍTICA

Cañizares ha llamado así a "un mundo nuevo, hecho de hombres y mujeres nuevos que reconocen a Dios, que viven de su amor y dan testimonio de ese amor con alegría: defendiendo al hombre, apostando por el hombre, por su dignidad inviolable y por la garantía de sus derechos que le corresponden y que no son frutos de las mayorías parlamentarias, ni de los consensos políticos ni de los estadios culturales".

En la Missa d'Infants, han concelebrado el cardenal arzobispo emérito de Pamplona y Tudela, Fernando Sebastián; el obispo de Ibiza, Vicente Juan Segura; el de Segorbe-Castellón, Casimiro López; el de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui; el emérito de Burgos, Francisco Gil, y el obispo de Málaga, Jesús Catalá.

También han participado el obispo emérito de Lleida, Juan Piris, y el de Mérida-Badajoz, Santiago García Aracil, junto a los obispos auxiliares de València, Javier Salinas, Esteban Escudero y Arturo Ros, vicarios episcopales y decenas de sacerdotes, que han repartido la comunión a los participantes.

La celebración ha contado con la actuación de la coral infantil Juan Bautista Comes, dirigida por Cristina Contreras y acompañada por la Orquesta del Conservatorio José Iturbi de València, bajo la batuta de Vicente Francisco Chuliá, y con la participación de la propia Escolanía de la Virgen de los Desamparados.