'La casa de Bernarda Alba' del siglo XXI: feminismo con protagonistas masculinos y linchamientos en redes sociales

Eusebio Poncela en el papel de Bernarda Alba
IVC
Publicado 14/02/2018 16:16:17CET

VALÈNCIA, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Teatro Principal de València se convierte desde este miércoles y hasta el próximo domingo en una 'Casa de Bernarda Alba' "del siglo XXI", en la que se escuchan las reivindicaciones de la mujer en boca de "los que se suponen opresores", un elenco formado en su mayoría por intérpretes masculinos.

Esta "revisita" a la obra de Lorca, titulada 'Esto no es la casa de Bernarda Alba', reflexiona también acerca de algunos vicios de la sociedad actual, "que está al qué dirán, a los 'likes' de Instagram, a lo políticamente correcto --un peligro, según la directora de la obra, Carlota Ferrer-- o a los linchamientos en redes sociales".

Así lo ha manifestado Ferrer, también intérprete en la representación de la obra en València, en la rueda de prensa de presentación de 'Esto no es la casa de Bernarda Alba' en el Principal, en la que también han intervenido el director adjunto de Artes Escénicas del IVC, Roberto García, y los actores Eusebio Poncela, Igor Yebra y Óscar de la Fuente.

Esta obra de Federico García Lorca ha permitido "diferentes lecturas a lo largo de la historia", según Roberto García. Esta versión rememora a este artista "en continuo proceso de evolución" y lo hace siendo "muy fiel al texto original", dado que se mantiene el 80 por ciento del original, ha puntualizado la directora.

Concretamente, este clásico reversionado por José Manuel Mora muestra las influencias que su viaje a Cuba aportó al literato granadino, además de las distintas tendencias de vanguardia que guiaron su escritura y todo ello a través de la danza, la poesía y la interpretación "en igual medida" y diferentes géneros musicales. "Es la casa de Bernarda Alba y muchas más cosas", ha aseverado Ferrer.

Óscar de la Fuente ha agregado que se trata de "un viaje emocional, vivencial y experimental". "El viaje a Ítaca cada uno lo vive de una manera", ha sugerido Igor Yebra.

'LA CASA DE BERNARDA ALBA' EN EL SIGLO XXI

La directora de esta producción de Teatros del Canal y Draft.Inn ha insistido en que, en su escritura, han sido "muy fieles a la fábula", pero han tratado también de "investigar desde distintos puntos de vista lo que es 'La Casa de Bernarda Alba' en el siglo XXI".

Este nuevo dibujo de la obra de Lorca muestra que Bernarda Alba "es la sociedad actual": "Estamos al qué dirán, a los 'likes' de Instagram, a lo políticamente correcto, que es un peligro para la sociedad, o a los linchamientos en redes sociales". Por todo ello, concluye que "hay algo de opresión en nosotros mismos" motivada por el "miedo a no gustar".

Pero esta no es la única reflexión contemporánea que aborda 'Esta no es la casa de Bernarda Alba'. Como "la verdadera provocación es una pregunta bien hecha", según Roberto García, la directora de la obra ha apostado por "escuchar las reivindicaciones de las mujeres de boca de los que se suponen opresores" y, por ello, intérpretes masculinos copan la mayor parte del elenco.

"No es provocar por provocar, en el arte hay que generar preguntas y no respuestas", ha afirmado Carlota Ferrer, que ha explicado que esta versión analiza la situación de la mujer y critica la opresión de las minorías.

La mayoría de personajes son interpretados por hombres porque "somos todos transmisores de esta lucha, independientemente del género", ha comentado, al tiempo que ha indicado que otro de los motivos para apostar por una mayoría masculina sobre las tablas del teatro es que se imaginaba a Lorca interpretando cada papel. "Lanza su mensaje personal a través de los personajes", ha apuntado.

"EL FEMINISMO ES UNA COSA CAPITALISTA, O MARXISTA"

Preguntada por la reacción que ha producido esta circunstancia, Carlota Ferrer, ha opinado que "el feminismo es una cuestión capitalista, o marxista" porque "algunas actrices pueden pensar que (los hombres que actúan en esta obra) les han quitado el trabajo".

Por otra parte, ha apuntado que siempre se representa a las mujeres como "víctimas o prostitutas" y "no hay una reflexión posterior". Sin embargo, 'Esto no es la casa de Bernarda Alba' se presenta en "un momento de parar algo que es injusto", la situación de la mujer en la sociedad actual, y lo hace con la reivindicación de que "somos todos transmisores de esta lucha, independientemente del género".