CCOO considera "muy acertado" el despido la directora general de la CAM y exige lo mismo para el resto de directivos

 

CCOO considera "muy acertado" el despido la directora general de la CAM y exige lo mismo para el resto de directivos

Actualizado 29/09/2011 15:53:28 CET

ALICANTE, 29 Sep. (EUROPA PRESS) - CCOO ha calificado de "muy acertada" la decisión de despedir a la directora general de Caja Mediterráneo, María Dolores Amorós, y ha exigido "lo mismo" para el resto de directivos, ya que tiene "sospechas" de que los miembros del consejo de dirección de la entidad "han incurrido en las mismas irregularidades", según ha informado el sindicato en un comunicado.

CCOO se ha referido, de este modo, a la decisión de interventores del Banco de España de despedir a la directora general de Caja Mediterráneo (CAM), María Dolores Amorós. Se trata de un despido disciplinario y, por tanto, no tiene derecho a indemnización. Los gestores del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) han adoptado esta medida al considerar que Amorós "actuó en beneficio propio al calcular su propia pensión vitalicia", así como por "falsear las cuentas para ocultar la debilidad financiera de la entidad" y por llevar a cabo una "deficiente gestión".

Según el sindicato, "su despido confirma lo que Comfia CCOO lleva denunciando desde hace meses: los gestores han estado mintiendo en cuanto a las cifras de la caja y se han aprovechado de la entidad en beneficio propio".

Comfia CCOO sospecha que la "mayoría de los directivos de la CAM de primer nivel han incurrido en los mismos motivos que alegan los administradores del FROB para despedir a la directora general". A su juicio, "han participado en la mala gestión de la entidad" y por eso el sindicato exige que se "les imponga la misma sanción a los que todavía siguen en la CAM".

Además, CCOO ha pedido que se encuentre "una fórmula para que a los que ya no están, devuelvan las indemnizaciones millonarias que han cobrado de forma irregular".

Asimismo, ha querido recordar CCOO fue "el único sindicato de Caja Mediterráneo que votó en contra del nombramiento como directora general de María Dolores Amorós" porque tenía "la convicción de que su elección suponía un continuismo a la mala gestión del anterior director general, Roberto López, culpable máximo de la actual situación de la empresa, pues dirigió y gobernó la caja durante estos últimos diez años".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies