El CECOVA propone 50 medidas alternativas a los recortes para minimizar su efecto en los sueldos y en la calidad

Enfermeras, enfermos, hospital
HOSPITAL CENTRO DE CUIDADOS LAGUNA
Actualizado 29/02/2012 12:51:00 CET

VALENCIA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) ha remitido al conseller de Sanidad, Luis Rosado, una serie de 50 medidas alternativas a los actuales recortes para minimizar su efecto en los sueldos y en la calidad assitencial, según ha informado en un comunicado.

Buena parte de estas medidas han sido recogidas a través del Observatorio Enfermero sobre los Recortes Sanitarios habilitado a través del portal web del CECOVA y de las webs de los colegios de Enfermeria de Alicante, Castellón y Valencia y pretenden "minimizar el enorme impacto" de los recortes en los sueldos de las enfermeras de la Comunidad Valenciana y en la calidad asistencial que se presta a los usuarios del sistema sanitario público. Al mismo tiempo, con ellas se persigue mejorar la gestión de este sistema sanitario para "reconducir la situación actual y evitar volver a escenarios similares".

Por ello, apelan a "la sensibilidad" de las autoridades sanitarias autonómicas para que sean capaces de solucionar la situación creada en la que se ha cargado en los profesionales sanitarios la responsabilidad de una situación de la que "en modo alguno han sido los causantes".

De entre las medidas planteadas destaca facultar a las enfermeras para que gestionen directamente todos los recursos materiales necesarios para su trabajo, apostar por una Atención Primaria fuerte, con recursos y con capacidad resolutiva, ya que es en el primer nivel asistencial donde debe resolverse el 80 por ciento de las demandas de salud de los ciudadanos.

FUSIÓN DE CONSELLERIAS

Asimismo, propone la fusión de las consellerias de Sanidad y Bienestar Social en una sola, que podría denominarse Conselleria de Atención Sociosanitaria para evitar duplicidad de gastos, mejorar la calidad asistencial y la percepción por parte del ciudadano de la no existencia de fracturas en su proceso de atención sanitaria, así como más control sobre el resultado económico de las UTEs, con exigencia de resultados y de responsabilidades y evitar el desvío de dinero de la sanidad pública a la privada.

Asimismo, apuesta por potenciar los recursos quirúrgicos operando en todos los quirófanos públicos por las mañanas y por las tardes con diferentes equipos quirúrgicos, reducir la estructura directiva y simplificación de la estructura de gobierno de los centros, una central de compras para medicamentos y productos sanitarios con auditorias de las compras y control de los pedidos, concienciar al ciudadano de un uso correcto del sistema sanitario y de la medicación, mayor control de pruebas diagnósticas y control por Enfermería de las "farmacias domiciliarias".