Un centenar de personas reivindican en Valencia la inversión en la seguridad en el trabajo

Actualizado 28/04/2011 19:51:15 CET

VALENCIA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de un centenar de personas se han congregado este jueves en el centro de Valencia con motivo del Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el trabajo para recordar a los fallecidos y heridos en accidentes laborales y para reivindicar una mayor implicación e inversión de los agentes implicados en la seguridad en el entorno de trabajo.

Bajo el lema 'Por el pleno empleo sin renunciar a la seguridad y salud en el trabajo', los manifestantes se han congregado pocos minutos después del mediodía frente a la Dirección General de Trabajo de la Generalitat valenciana, donde el secretario general de CCOO-PV, Paco Molina, y el secretario de salud laboral de UGT-PV, Carlos Calero, han puesto de manifiesto que la crisis no puede servir de excusa para no cumplir unas "mínimas medidas de seguridad".

Según las organizaciones sindicales convocantes, en la Comunitat valenciana más de mil personas sufren un accidente laboral cada semana, 11 resultan heridas de gravedad y una pierde la vida.

Así, Molina ha lamentado ante los medios que "por el derecho constitucional de ir a trabajar 59 valencianos y valencianas perdieron la vida en 2010 y otros miles y miles, una parte de su salud o de su integridad física por ir a sus lugares de trabajo".

Además, ha criticado que la siniestralidad en el entorno de trabajo continúa "de manera mezquina y roñosa ocultándose por las empresas en connivencia con las mutuas".

"Cuando hemos perdido casi el 50 por ciento de la actividad de la construcción, casi el 25 por ciento en la industria, cuando los accidentes 'en itinere' siguen dándose en unos porcentajes inasumible, desde CCOO pedimos una nueva salida a la crisis y a esta situación", ha aseverado.

En este sentido, ha explicado que esta salida debería tener en cuenta no sólo el crecimiento económico o el déficit público sino a las personas. "Hacemos un llamamiento a los valencianos para que digan 'basta, ya está bien, que no nos engañen' porque hay otros modelos para salir de la crisis", ha apuntado Molina.

A su juicio, el secreto está en ofrecer "más derechos, mejor calidad en el trabajo, mejor retribución y mayor protección social". "Ese es el camino de la salida a la crisis y por eso CCOO está hoy en la calle y lo estará el 1 de mayo".

"ENFERMEDADES SUMERGIDAS"

Por su parte, Calero ha criticado que la crisis ha hecho que muchas empresas hayan recortado la inversión en medidas de seguridad, algo especialmente grave en el caso del empleo sumergido, un sector en el que "muchos accidentes y muchas enfermedades quedan también sumergidos y no se declaran".

En su opinión, la crisis "no puede significar la eliminación de las mínimas medidas de seguridad porque las consecuencias para los trabajadores son muy graves y eso es irrecuperable".

Tras la concentración frente a la Dirección General de Trabajo, la manifestación ha continuado por la calle Colón hasta la sede de la Delegación del Gobierno y por último, la comitiva se ha dirigido a la sede de la patronal CIERVAL, donde se ha hecho entrega del manifiesto sindical conjunto 'Por el pleno empleo sin renunciar a la seguridad y la salud en el trabajo'.

En el mismo, se denuncian las "graves consecuencias de la precarización y debilitamiento de la prevención de riesgos laborales acarreadas por la crisis, ya que la necesidad de crear empleo y riqueza ha dejado en segundo plano estas obligaciones y deberes, contribuyendo a que las autoridades sean más laxas al exigir el pago de sanciones por las infracciones o que los controles sean menos exigentes".

EXPOSICIÓN AL AMIANTO

El documento también hace referencia al "incesante afloramiento de personas enfermas por exposición profesional al amianto" que "queda silenciado en el duelo de las familias que pierden a sus miembros sin que exista una compensación, un reconocimiento, una acción colectiva y un trabajo serio por poner coto a este problema de salud pública".

Ante esta situación, UGT y CCOO exigen un tratamiento adecuado a víctimas cuyo único "delito" fue convivir con materias y sustancias que minaron su integridad física. Igualmente, destacan que pese a que desde Sanidad se reconocen más de 12.000 muertes anuales por cánceres profesionales, la falta de registro y conocimiento exhaustivo de sus causas, hace que la prevención y reducción de este tipo de morbilidad sea muy difícil.