Los centros educativos con metodologías "más conservadoras" generan hábitos lectores "deficitarios", según un estudio

Estudiante en la Universidad de Alicante
UNIVERSIDAD DE ALICANTE
Actualizado 26/02/2013 13:14:20 CET

ALICANTE, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El profesor del Departamento de Filología Catalana de la Universidad de Alicante (UA) Dari Escandell ha señalado entre las conclusiones de su tesis doctoral que los centros educativos con metodologías "más conservadoras" albergan la mayor parte de los escolares con hábitos lectores "deficitarios", según ha informado la institución académica en un comunicado.

El trabajo de Escandell, titulado 'Literatura infantil y juvenil: prospección de tendencias y hábitos de lectura en el sistema educativo valenciano', ha tenido por objetivo conocer los hábitos de lectura de los niños, niñas y jóvenes escolarizados en los diferentes programas educativos bilingües, para lo cual ha distribuido una encuesta en 50 centros de la provincia alicantina.

En la obtención de sus resultados ha participado una muestra extraída de aulas de 25 colegios y otros tantos institutos, entre los cuales han tomado parte un total de 3.500 alumnos de entre 10 y 18 años de centros públicos de Alicante, que cursaban cuarto y sexto de primaria, segundo y cuarto de ESO, bachillerato y estudios superiores.

Además, en el proyecto, que ha recibido el primer premio Ayudas a la Investigación del Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil Albert, han colaborado un centenar de personas entre universitarios en prácticas, maestros y profesores en activo.

RESULTADOS

Entre sus conclusiones, la tesis señala que el centro educativo y la familia son los factores "más determinantes" en la creación y la consolidación de un hábito lector saludable, así como que las escuelas con metodologías "más conservadoras" albergan la mayor parte de los escolares con rutinas "deficitarias" en este sentido.

La investigación de Escandell apunta que los alumnos escolarizados en valenciano presentan unos índices de lectura "más elevados y equilibrados", y ha añadido que "leen prácticamente igual en valenciano que en castellano". Igualmente, indica que la lengua vehicular en la que un estudiante cursa estudios "condiciona, por encima de la materna, la diversidad idiomática en la lectura".

"Los niños y jóvenes castellanohablantes que estudian en valenciano presentan unos índices de lectura más notables respecto de quienes cursan estudios en lengua materna", ha agregado al respecto.

Además, el profesor de la UA señala que los estudiantes que más leen coinciden con los que en las escuelas o institutos se benefician de dinámicas como el préstamo bibliotecario, la elección de lecturas escolares a partir de "amplios" abanicos de títulos o la organización de actividades de animación lectora. "Leer con mayor o menor frecuencia no es una cualidad innata, los agentes dinamizadores de los buenos hábitos lectores tienen mucho que ver", ha apuntado.

ALTERNATIVAS FORMATIVAS Y LÚDICAS

Escandell también ha corroborado a través de su proyecto que aquellos que más tiempo dedican a la lectura lo hacen igualmente a otras "alternativas formativas", entre las que ha hecho referencia a la música, los idiomas, los cursos complementarios o el deporte. "Quien lee poco suele concentrar el tiempo de ocio en alternativas lúdicas como los videojuegos o la televisión", ha aseverado.

Finalmente, el docente ha determinado mediante su investigación que el descenso de la costumbre lectora, "constatado sobre todo en la ESO, contrasta con la recuperación progresiva por parte de la mayoría de adolescentes que siguen estudios superiores".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies