CESM-CV critica que hay 245.000 niños que "no tienen a dónde ir" por la tarde ante una urgencia

 

CESM-CV critica que hay 245.000 niños que "no tienen a dónde ir" por la tarde ante una urgencia

Actualizado 20/07/2009 16:07:52 CET

VALENCIA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El sindicato CESM CV denunció hoy que existe en la Comunitat "una población infantil de 245.000 niños que no tienen a dónde ir por la tarde ante una urgencia", ya que "no hay un dispositivo para atender a las urgencias de pediatría ni de adultos a nivel extrahospitalario desde las 15.00 a las 21.00 horas en Valencia, Castellón, Alicante y Elx".

La entidad explicó, a través de un comunicado, que, según la Cartera de Servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, "la atención de urgencia es aquella que se presta al paciente en los casos en que su situación clínica obliga a una atención sanitaria inmediata o por motivos no demorables". Añade que "la atención de urgencia se entiende como una atención integral y continua que se presta por atención primaria y especializada, y por los servicios específicamente dedicados a la atención urgente".

Sin más definición que ésta, en Atención Primaria y específicamente hablando de las urgencias pediátricas, esta atención urgente se ha convertido en que todo niño que no tiene cita porque su pediatra tiene colapsada la agenda, acude al centro de salud o auxiliar correspondiente para ser visto de urgencias por su pediatra o por el pediatra que esté.

Los motivos de estas urgencias son en un 90% de los casos o más los mismos que motivan la cita a demanda, fiebre de corta evolución, tos, dificultad respiratoria, diarrea, catarro nasal, un ojo rojo, una erupción en la piel, una picadura, un grano, por lo que se encuentran en la sala de espera, niños del cupo del pediatra en cuestión con cita correctamente demandada y otros que pueden o no ser del cupo de dicho pediatra que acuden por los mismos motivos de urgencias, señalaron.

Ante esta situación, el pediatra se encuentra con la tesitura de ir colando a estos últimos, "aguantando y con razón las quejas de las madres de los otros niños". Además, nadie vigila a esos niños por si de verdad alguno está grave, excepto el pediatra, que entre niño y niño, al abrir la puerta, le "echa un ojo", lamentaron.

Esta situación que por las mañanas es "más llevadera" al estar más pediatras atendiendo a sus consultas, se hace "insostenible por las tardes en los centros que pertenecen a las zonas de las capitales de provincias, donde en la mayoría de centros hay sólo un pediatra, que debe atender a su cita programada y todas las urgencias de los niños que aparezcan por allí.

Según CESM, es en las ciudades de Valencia, Castellón, Alicante y Elche donde existe este problema, ya que no se ha habilitado un dispositivo para atender a las urgencias de pediatría ni de adultos a nivel extrahospitalario desde las 15.00 a las 21.00 horas, pues los Puntos de Atención Sanitaria (PAS) inician su actividad a las nueve de la noche, cuando cierran los centros de salud y auxiliares.

En los pueblos los Puntos de Atención Continuada (PAC) empiezan su actividad a las 15.00 horas y tanto los niños como los adultos de urgencias acuden allí. El pediatra o médico de familia que pasa visita por la tarde lo hace atendiendo a su cupo en la cita a demanda y la programada.

Desde el sindicato detallaron que hay 4 PAS en Valencia, 1 en Alicante, 1 en Elx y 2 en Castellón. En concreto, en Valencia están los de Serrería, correspondiente al departamento 5, que cubre 13 centros con unos 35 pediatras que cubren una población de unos 35.000 niños; Alboraia, que se encarga de 15 centros y 35.000 niños; Juan Llorens, con 7 centros y 18.000 niños; y Fuente San Luis (16 centros y 40.000 niños.

En Alicante cubre los departamentos 17 y 19, con 19 centros, 50 pediatras, 50.000 niños; en Elx cubre el departamento 20, 17 centros, 37 pediatras, 37.000 niños, y en Castellón, el departamento 2, con 14 centros, 30 pediatras, 30.000 niños.

En total hay pues una población infantil de 245.000 niños "que no tienen a dónde ir por la tarde ante una urgencia". Si en su centro de salud o auxiliar hay pediatra, acuden allí; si no hay, a veces los ven los médicos de familia del centro, y otras veces los derivan a otros centros colindantes (donde no hay pediatra de urgencias, sino sólo el que está pasando su consulta), o van directamente al hospital colapsando las urgencias.

"El que se haga una cosa u otra, depende de lo que diga el coordinador del centro o el director del departamento, siempre en detrimento de la calidad asistencial claro, que es imposible de mantener al tener que trabajar los pediatras en estas condiciones. Los niños son los que en último término se ven más afectados", afirmaron las mismas fuentes.

El colectivo médico alertó de que estos hechos "se agravan mucho más cuando llega el período vacacional, puesto que hay centros que cierran por la tarde ante la carencia de profesionales, y se deriva a los niños a otros centros colindantes".

SOLUCIÓN

Para el sindicato, la solución es "fácil". "Es urgente que la Administración tome la decisión de que los PAS empiecen su labor a las 15.00 horas de lunes a sábado como ocurre en los pueblos, y que se atiendan todas las urgencias tanto de niños como de adultos", remarcaron.

"Existe un agravio comparativo entre la asistencia que reciben esos niños y los 245.000 niños de la ciudad de Valencia", afirmaron fuentes de CESM, que añadieron que también sería importante realizar una campaña de educación en la salud a estos padres, para que pudieran tener ese grado de autonomía que les permitiría estar "tranquilos y saber actuar ante las situaciones banales de enfermedad de sus hijos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies