La Comunitat destinará la mayoría de las ayudas del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 a subvencionar el alquiler

Vivienda en alquiler
ARCHIVO
Actualizado 02/04/2018 19:17:03 CET

VALÈNCIA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana destinará la mayor parte de las ayudas del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 que aporta el Ministerio de Fomento a subvencionar el alquiler y la conservación y accesibilidad de la vivienda. Las ayudas ascenderán a un total de 213,85 millones de euros, de las que el Gobierno aportará 164,5 millones y el Consell el 30% restante, 49,35.

Según informa el Ministerio en un comunicado, el plan está compuesto por nueve programas que contemplan, por un lado, ayudas al alquiler para colectivos como mayores y personas con ingresos más bajos, así como familias en riesgo de desahucio. También habilita subvenciones para la mejora de la eficiencia energética y accesibilidad de las vivienda, así como para jóvenes que quieran acceder a una vivienda.

La cuantía máxima de las subvenciones del Plan de Vivienda 2018-2021 fue aprobada en el Consejo de Ministros del pasado 23 de marzo, con un total de 1.443 millones de euros. El reparto por comunidades autónomas se estableció una semana antes, en la Conferencia Sectorial de Vivienda, Urbanismo y Suelo, celebrada en Madrid el 15 de marzo.

El programa plantea la cofinanciación de sus ayudas por parte de los gobiernos regionales, puesto que son los competentes en la materia. Por tanto, para que una comunidad reciba todos los fondos estatales, tendrá que cofinanciar actuaciones del plan con otro 30%. Si la cofinanciación es menor, la aportación del Gobierno se reduce.

En el caso de la Comunitat, el Consell ya ha comunicado a Fomento que cofinanciará el tercio correspondiente del Plan Estatal de Vivienda con fondos autonómicos. Según la solicitud, los 213,85 millones de euros previstos irán destinados, inicialmente, al programa de fomento de la conservación, la mejora de la seguridad de utilización y la accesibilidad en viviendas, con 53,44 millones, y al de ayuda al alquiler de vivienda, con 46 millones.

También irá parte al programa enfocado a la regeneración y renovación urbana y rural, con 31,16 millones de euros; al de ayuda a los jóvenes, con 30,32 millones, y al de fomento del parque de vivienda en alquiler, con 25,25 millones.

11,8 MILLONES PARA EVITAR DESAHUCIOS

Las últimas líneas son las dirigidas a personas en situación de desahucio o lanzamiento de su vivienda habitual, con 11,8 millones de euros; la de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad, con 9,29 millones, y la de mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas, dotada con 6,59 millones.

Durante la vigencia del plan, hasta 2021, se podrá modificar la distribución de los fondos entre programas para adaptar las ayudas a las peticiones. Esta modificación deberá ser solicitada por la comunidad autónoma y deberá contar con la conformidad del Ministerio de Fomento.

A nivel estatal, el Ejecutivo estima que se concederán más de 76.812 ayudas y que se generarán aproximadamente 6.074 puestos de trabajo derivados de la actividad necesaria para realizar los trabajos de rehabilitación y promoción de viviendas para el alquiler, mediante una inversión global de 314,32 millones de euros.

PLAN DE VIVIENDA 2018-2021

El nuevo Plan de Vivienda tiene dos grandes objetivos: contribuir al incremento del parque de viviendas en alquiler y fomentar la rehabilitación y regeneración urbana y rural. Para ello, contempla ayudas para el alquiler de viviendas a personas cuyos ingresos, sumados los de todos los miembros de la unidad de convivencia, no superen tres veces el Iprem.

Las subvenciones serán de hasta el 50% de la renta para alquileres de hasta 600 euros al mes o, en algunos supuestos, hasta 900 euros mensuales. El límite es, con carácter general, el 40% de la renta, porcentaje que se eleva hasta el 50 para los menores de 35 y los mayores de 65 años.

Para los jóvenes, se contemplan ayudas para la adquisición de vivienda en municipios de menos 5.000 habitantes, lo que pretende reducir la despoblación en el ámbito rural. También se conceden de hasta el 100% de la renta a personas en situación de desahucio de su vivienda habitual para el alquiler de viviendas disponibles de las entidades financieras u otros propietarios.

El programa prevé además ayudas para la promoción de viviendas, ya sean públicas o privadas, destinadas al alquiler durante un plazo no inferior a 25 años. Estas viviendas no pueden alquilarse por encima de un nivel de renta y se destinarán a familias con ingresos limitados.

Así mismo, habrá ayudas a la rehabilitación edificatoria: mejora de la eficiencia energética, conservación y mejora de la accesibilidad de viviendas y edificios, y a la regeneración y renovación urbana y rural, con énfasis en los supuestos de infravivienda y chabolismo.

El Plan 2018-2021 contempla finalmente subvenciones a la promoción de viviendas para mayores y personas con discapacidad, con objeto de destinarlas al alquiler durante un plazo mínimo de 40 años. Se trata de viviendas con instalaciones y servicios comunes adaptados y con alquiler limitado. Estarán destinadas a arrendatarios con pocos ingresos.