La Comunitat Valenciana, con 29 fallecidos, tercera autonomía con mayor tasa de muertos por incendio en vivienda en 2016

Efectivos en la casa afectada
CPBC
Publicado 02/11/2017 14:40:04CET

VALÈNCIA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana, con 29 fallecidos en 2016, es la tercera autonomía con mayor tasa de siniestralidad mortal por incendios en viviendas (5,8 muertos por millón de habitantes) tras Castilla La Mancha (6,86) y Castilla León (6,54), según los datos de la Fundación Mapfre. Posteriormente, se sitúa Asturias, con un índice de 4,8, y Murcia, con 4,7.

En el año 2016 se produjo una media diaria de 44 fuegos en el hogar en España, un 3,2 por ciento más que en 2015, y se registraron 133 fallecidos, 23 más que el año anterior, con lo que se pasó de un ratio de 2,36 a 2,86 fallecidos por millón de habitantes. De esta forma, 2016 rompe la tendencia bajista y se sitúa en el "peor de los últimos años".

Las autonomías que tuvieron menor tasa de víctimas mortales en viviendas por millón de habitantes en 2016 fueron, La Rioja (un año más sin víctimas mortales), Islas Baleares (con 0,90) y Comunidad de Madrid (con 1,8). En términos absolutos, Andalucía, fue la comunidad autónoma con mayor número de víctimas mortales (con 33 fallecidos), 11 más que el año anterior, lo que supone un importante incremento del 50%. La segunda es Cataluña, con 30 víctimas mortales.

En el conjunto de España, un total de 175 personas perdieron la vida a causa de un incendio en 2016, lo que supone un aumento de los fallecidos del 22,4% con respecto al año 2015, según el estudio 'Víctimas de Incendios en España 2016', presentado este jueves por la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

El informe, que ha consistido en una encuesta detallada a todos los Servicios de Bomberos españoles complementada con datos de causas proporcionados por los Institutos de Medicina Legal, destaca que casi el 80 por ciento (133) de las víctimas mortales se han producido en viviendas, 23 fallecidos más en este entorno que en 2015 (un 21% más).

Asimismo, refleja que el año pasado ha registrado un descenso del 10 por ciento en el número de actuaciones referentes a incendios (122.828) respecto a 2015, lo que supone la cifra de incendios más baja en lo que va de década. Sin embargo, los incendios en viviendas han aumentado un 3,2 por ciento.

A pesar del aumento de los fallecidos, España tiene un índice de fallecidos por incendios de 3,76, dato que sitúa al país como el tercero con menor ratio de fallecidos por fuegos. "El índice de España de fallecidos por incendios es uno de los mejores de todo el mundo por la estructura y el trabajo diario de nuestro equipo de bomberos", ha señalado durante la presentación del estudio el director de Prevención y Seguridad de la Fundación Mapfre, Jesús Monclús.

La causa más destacada de los incendios con víctimas mortales en viviendas es, según el informe, los aparatos productores de calor (27,8%), seguida de los producidos por hábitos de fumar (12,8%) y de los originados por la electricidad (12%).

Además, el estudio señala que la principal causa de muerte en los incendios es la intoxicación, ya que el 64,9 por ciento de las víctimas (111) han fallecido directamente por haber respirado los gases generados en el incendio. Las quemaduras ocupan la segunda causa (31,4%).

MEJORAR LA DETECCIÓN DE INCENDIOS

"Podemos evitar muchas víctimas mortales si pudiéramos mejorar la detección de incendios. El detector de incendios nos permite reaccionar para intentar atajar el fuego, en todos los hogares debería haber detectores de incendios", ha asegurado Monclús, que también ha destacado que hay que tener cuidado con la ventilación, ya que "cualquier elemento que tenga llama exige ventilación".

En este sentido, ha advertido de que la intoxicación por monóxido de carbono "provoca la llamada muerte dulce". "La mayor causa de incendio son los aparatos productores de calor. Con los aparatos con llama hay que tener en mente no colocar cerca productos inflamables, no poner ropa a secar en ellos y tener cuidado con su mantenimiento", ha subrayado Monclús.

Según la época del año, el informe refleja que los seis meses más fríos dejan el 62,9 por ciento de las víctimas, mientras que los meses más cálidos dejan el 37,1 por ciento. Concretamente, entre noviembre y febrero (cuatro meses) se contabilizan 87 fallecidos, prácticamente la misma cifra que en los otros ocho meses del año (88).

EL 60% DE LAS VÍCTIMAS MAYORES DE 65 AÑOS

Respecto a la edad de las víctimas, el estudio advierte de que el 60 por ciento de ellas eran mayores de 65 años y que ocho fallecidos tenían entre 0 y catorce años de edad (6%), frente a los seis de 2015. Del total de víctimas mortales, 166 fallecieron en incendios y nueve en explosiones.

Para el director de Emergencias y del Área de Seguridad Ciudadana de La Coruña, Carlos García Touriñan, este estudio es "muy importante" porque les indica dónde tienen que trabajar para "mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos". "Nos preocupa el índice de edad de las víctimas mortales, tenemos que seguir trabajando con la gente mayor. Es necesario trabajar en las medidas preventivas", ha advertido.

Además, ha asegurado que el salón es el lugar donde más incendios se produce, por lo que ha hecho hincapié en mejorar las labores preventivas de detección. "Tenemos que seguir trabajando en la detección y seguir trabajando con las personas discapacitadas en la accesibilidad y prevención", ha dicho.