La Comunitat ha devuelto al Estado 2.025 millones del FLA y Proveedores hasta 2016

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda
EUROPA PRESS
Actualizado 03/12/2017 11:45:31 CET

Las comunidades han recibido en total 162.254 millones y entre todas han devuelto 12.220 más 5.794 millones de euros de intereses

MADRID/VALÈNCIA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Comunitat Valenciana ha devuelto al Estado de 2012 a 2016 un total de 2.025 millones de euros de las prestaciones a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y del Plan de Pago a Proveedores, cifra que asciende a 3.817 millones si se añaden los intereses con los que se han concedido estos préstamos.

Esta región es la segunda que más fondos estatales ha recibido, solo por detrás de Cataluña, que ha devuelto al Estado hasta 2016 un total de 2.992 millones de euros de los casi 53.600 que le ha prestado a través del FLA y Proveedores, hasta 4.787 millones contando los intereses.

La posibilidad de una quita de la deuda autonómica ha vuelto al debate esta semana por la propuesta del candidato del PSC a la Generalitat de Cataluña, Miquel Iceta, de que las comunidades necesitan una condonación del dinero que le deben al Estado. En el caso de Cataluña, sería una quita de los casi 60.000 millones que deberá al Estado cuando concluya este año.

Baleares y Generalitat Valenciana comparten la idea; argumentan que han contraído esa deuda con el Gobierno porque las ha financiado mal los últimos años, así que debería compensarlas con una quita.

El Gobierno creó en 2012 estas dos líneas de financiación, aunque sólo persiste el FLA; son préstamos anuales a diez años con condiciones ventajosas para las autonomías con problemas para acudir a los mercados, que, pasados los años, han sido en algún momento dado todas menos Galicia.

Según los datos publicados por Hacienda, recogidos por Europa Press, han recibido en conjunto 162.254 millones de euros hasta 2016 y entre todas, han devuelto 12.220 millones (han pagado otros 5.794 millones de euros de intereses).

CATALUÑA, A LA CABEZA

Cataluña es la autonomía que más dinero ha recibido y por tanto la que más ha devuelto también. El tipo de interés de estos préstamos es el 0,834 por ciento salvo en dos ejercicios que se dejó en 0 por decisión del Gobierno. Además, las amortizaciones del FLA comenzaron en 2016 porque el Ejecutivo decidió retrasar a ese año las devoluciones del principal, que deberían haber comenzado un año antes.

Detrás de Cataluña es la Comunitat la que más fondos ha recibido y por tanto más ha devuelto ya, 2.025 millones (más 1.792 millones de intereses); ocupa el tercer lugar Andalucía, con 1.665 millones (y otros 962,7 de intereses) restituidos a las arcas del Estado. Les sigue la Comunidad de Madrid, aunque en su caso sólo por Pago a Proveedores, de los que ha devuelto 1.268 millones (más 157 millones de intereses).

Según la información del Ministerio de Hacienda, las comunidades pagan las amortizaciones del principal con los fondos que reciben por estos mismos mecanismos en el año de vencimiento.

UNA QUITA POSIBLE

La posibilidad de que el Estado perdone una parte de esta deuda no es nueva; el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, admitía ya en marzo que estaba "abierto" a estudiar sugerencias sobre este asunto.

El ministro enmarcó la reducción del endeudamiento en seguir el ritmo al sector privado, que en los años de la crisis se ha desendeudado por 430.000 millones. "En términos globales la economía española ya ha desapalancado al sector privado y ahora es el momento de desapalancar al sector público, que es el que hace el registro de más del 99% de deuda", afirmó.

Montoro aseguraba entonces que esperaba a escuchar a los expertos a los que había encargado un informe sobre la financiación autonómica, puesto que la quita podría enmarcarse en esta reforma. Y los expertos efectivamente opinaron sobre la cuestión en su trabajo presentado en verano.

Una parte de ellos cree que para que las CCAA regresen al mercado y dejen de pedir dinero al Estado se necesita una reducción de la deuda, por lo que proponen quitas aunque teniendo en cuenta qué parte de estos compromisos financieros proceden de una insuficiente financiación y qué parte de haber gastado de más.