Una concentración en apoyo al barco de Proactiva Open Arms reivindica en València que "salvar vidas no es delito"

Contador
Cacerolada en apoyo al barco de Proactiva Open Arms
EUROPA PRESS
Publicado 23/03/2018 20:29:07CET

VALÈNCIA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de medio centenar de personas se han concentrado este viernes en València para reivindicar que "salvar vidas no es delito" y para mostrar su apoyo a la ONG española Proactiva Open Arms y al barco de la entidad que permanece retenido en Sicilia desde el pasado domingo tras rescatar a 218 inmigrantes en alta mar.

Los participantes han llevado a cabo una cacerolada en la plaza de los Pinazos, frente a la Delegación del Gobierno, y han desplegado pancartas en las que se leía 'Passatge Segur ja!', 'Volem acollir! #NoEUfortalesa' y 'Salvar vidas no es delito. #FREEOPENARMS', rodeadas de barcos de papel.

Además, han mostrado carteles con denuncias como 'Dos menores muertos cada día en el Mediterráneo', 'Basta ya de violaciones a mujeres, niños y niñas' o 'Mediterráneo, el segundo mar muerto', así como imágenes de rescates y de personas que tratan de llegar a Europa.

Una voluntaria de Proactiva, la médico Leticia Cabo, ha leído un manifiesto con el que la ONG defiende que "en todo momento" ha actuado "bajo las normas y las leyes internacionales vigentes".

La Fiscalía de Catania (Italia) ordenó el pasado domingo la incautación del buque 'Open Arms' de la ONG catalana tras su desembarco en el puerto de Pozzallo, en el sur de Sicilia (Italia). En concreto, acusan al comandante y al coordinador de la nave de asociación de delinquir para la inmigración ilegal.

"CRIMINALIZACIÓN DE LOS QUE SALVAMOS VIDAS"

En el texto, Proactiva explica que la Guardia costera italiana, el pasado jueves 15 de marzo, "informó al equipo 43 de Open Arms de la existencia de una embarcación con peligro de naufragio en aguas internacionales del Mediterráneo y solicitó que acudieran en su socorro", ha explicado. Durante el trayecto del barco, se les informó de que la guardia costera libia coordinaría el rescate. "Al llegar allí, no había rastro de ellos", afirman.

Una patrullera militar "donada por Italia a Libia" llegó al lugar y "amenazó de muerte" a los voluntarios "si no entregaban a mujeres y niños". "Es ilegal entregar por la fuerza y contra su voluntad a personas poniendo en peligro sus vidas" y para que estas sean "devueltas al infierno del que huyen".

El capitán del barco y la jefa de misión "pueden enfrentarse a penas de cárcel si los que mienten diciendo que hemos cometido se salen con la suya". "Es una vuelta de tuerca más en la criminalización de las personas que evitamos muertes cada día en el mar Mediterráneo", ha lamentado Cabo en nombre de la ONG.