El Consell basará su estrategia hasta 2007 en la inmigración, seguridad ciudadana, financiación y estabilidad política

Actualizado 03/06/2006 17:40:10 CET

VALENCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Relaciones Institucionales y Comunicación, y portavoz del Consell, Vicente Rambla, apuntó hoy algunas de las cuestiones en las que el Gobierno valenciano basará su estrategia de actuación y comunicación en el año de legislatura que queda hasta las próximas elecciones autonómicas de 2007. Así, resaltó el "impacto" de la inmigración, la seguridad ciudadana, la financiación autonómica o la estabilidad política e institucional, entre otros.

Rambla realizó estas declaraciones durante la rueda de prensa en la que compareció tras mantener una reunión con los consellers del Gobierno valenciano, con objeto de "coordinar acciones de gobierno", así como de "redefinir" las estrategias de actuación y comunicación "necesarias para esta etapa final de la legislatura", dijo.

Al respecto, el portavoz del Consell apuntó que el Gobierno popular afrontará este último año con un "horizonte claro de cumplimiento con los ciudadanos", por lo que las actuaciones se centrarán en "ámbitos básicos" como la creación de empleo, las políticas sociales, la educación, la sanidad, el bienestar o la seguridad ciudadana, que "tanto preocupa ahora a la sociedad", explicó.

Asimismo, destacó que, en su estrategia, incidirán en el "impacto de la inmigración", así como en la "defensa de una adecuada financiación" autonómica, no sólo para la sanidad, sino también para llevar a cabo las "infraestructuras necesarias que continuará reclamando el Gobierno valenciano".

En este sentido, Vicente Rambla señaló que "es necesario seguir defendiendo los intereses de esta autonomía en cuestiones tan básicas como lo ha sido en esta legislatura la defensa del trasvase del agua del Ebro, tan necesaria para la prosperidad y el futuro de la Comunitat".

Además, afirmó que el Consell "continuará garantizando una evolución positiva de la economía valenciana, con la dinamización de todos los sectores productivos", aspecto en el que aseveró que se ha trabajado "intensamente". En concreto, se refirió al "esfuerzo realizado en el sector agrario", para "garantizar" el abastecimiento de agua, a pesar de las "dificultades", mediante la modernización de los regadíos.

Por todo ello, aseguró que la acción política de la Generalitat está y seguirá estando basada en la "gestión" y en las "ideas" que generen "una permanente ilusión en el futuro y en las nuevas propuestas que se vayan adaptando a las necesidades de los ciudadanos", apostilló.

El portavoz del Consell resaltó también "la estabilidad política que ofrece el Gobierno valenciano" que, "exclusivamente piensa en defender los intereses de los ciudadanos", a diferencia del Gobierno de otras autonomías o "incluso" del propio Ejecutivo central, apuntó.

En su opinión, esta estabilidad política confiere a los ciudadanos "tranquilidad y confianza en el futuro", lo que "garantiza la inversión y la prosperidad económica", explicó.

"HILARIDAD"

Por otro lado, Vicente Rambla, preguntado sobre las críticas del secretario general de la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT, Luis Lozano, respecto a una supuesta cláusula disolutoria del Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana, afirmó que estas declaraciones le producen "hilaridad".

Al respecto, el conseller restó importancia a esas declaraciones, al tiempo que cuestionó que un responsable sindical "se alce como el gran jurista que ha visto lo que nadie ha visto". Asimismo, subrayó que se trata de "un Estatuto que la mayor parte de las fuerzas políticas han refrendado, tanto a nivel autonómico como nacional, como un impulso político muy importante para el futuro de la Comunitat".

Así, manifestó que, "afortunadamente", los valencianos cuentan con un Estatuto que está "a la altura de nuestras necesidades y de lo que propugnamos para el futuro", y añadió que "a muchas comunidades autónomas" les gustaría "disfrutar de esta estabilidad" y de un Estatuto como el de esta autonomía.