El Consell cumple dos años y descarta cambios: "No hacemos milagros pero estamos solucionando problemas profundos"

Puig y Oltra hacen balance de los dos años al frente del Consell
GVA
Actualizado 29/06/2017 14:58:46 CET

Rechaza una "burbuja de autosatisfacción" pero pone en valor que pluralidad es "sinónimo de estabilidad" y cogestión, "de fortaleza"

   VALÈNCIA, 29 (EUROPA PRESS)

   El Consell cumple estos días su segundo aniversario al frente de la Generalitat y ha realizado balance de estos dos años, en los que ha trabajado primero para "reparar" la situación heredada y después para sentar las bases de un sistema pensado en las futuras generaciones. El presidente, Ximo Puig, ha destacado la unidad desde la pluralidad en el Ejecutivo, ha descartado cambios en su composición y ha asegurado: "El Acord del Botànic no hace milagros, pero todos juntos estamos consiguiendo que se solucionen los problemas profundos".

   Así lo ha señalado en una comparecencia junto a la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, en la que han repasado algunas de las medidas puestas en marcha en los últimos dos años, destacando la "honradez" del Consell y el esfuerzo realizado para "poner orden ante la planificación caótica" del anterior gobierno del PP.

   Puig ha señalado que en este tiempo el cambio en la Generalitat ha sido plural, pero se ha demostrado que "pluralidad es sinónimo de estabilidad, que cogestión es sinónimo de fortaleza" y ha resumido los dos años en "estabilidad, diálogo y honradez", haciendo que la Comunitat Valenciana pase "de paradigma de la corrupción a paradigma de nuevas políticas, de transparencia y de fiabilidad".

   "Ni somos triunfalistas ni queremos hacer una burbuja de autosatisfacción, que es ridícula; queda mucho más por hacer de lo que hemos hecho", ha admitido el 'president', que no obstante ha advertido que no renunciarán a "explicar la verdad y es que las cosas van mejor". "No podemos hacer magia, pero el cambio significa mejores resultados, mejor gestión, mejor futuro", ha agregado.

   También ha destacado que la acción del Consell se ha visto "limitada" por la infrafinanciación e infrainversión del Gobierno central, que a su juicio no está tratando con lealtad" a la administración valenciana, y ha manifestado, al igual que Oltra, su apoyo a la manifestación cívica que se convocará en torno al 9 d'Octubre: "Hace 40 años los valencianos salimos juntos a la calle a pedir el autogobierno, ahora queremos que el autogobierno sea viable, sea justo".

   Así, y "con todas sus debilidades", ha defendido que el Consell ha trabajado "humildemente y para los más humildes" y el resto de la legislatura va a ser decisiva "para los próximos 20 años de la Comunitat Valenciana".

   Por ahora, ha celebrado que "todos los indicadores económicos y sociales han mejorado" y se ha apostado por "reconstruir la economía para el empleo", con una apuesta para pasar "de la economía de la especulación a la de la innovación, de la economía del despilfarro, en la que de lo que se trataba era de ganar dinero rápidamente a una economía sólida, que cuente con las personas", así como "de una tierra que ha expulsado talento a una tierra que atrae talento".

"CONFÍO ABSOLUTAMENTE EN TODOS LOS CONSELLERS"

   "El Gobierno piensa en las nuevas generaciones, no en las elecciones. Hace dos años nadie daba un duro por la economía valenciana y todo el mundo pensaba que con este gobierno estas cuestiones iban a empeorar; al contrario, la confianza de las empresas en la Comunitat Valenciana es muy superior a hace dos años", ha dicho.

   Preguntado sobre si se prevén cambios en la composición del Consell, Puig ha señalado que es "un equipo cohesionado, que está dando toda su potencialidad" y confía "absolutamente en todos los consellers", por lo que no ve "motivación para que haya ningún tipo de cambio".

OLTRA: UN MODELO A LARGO PLAZO

   Por su parte, Oltra ha incidido en que se están sentando las bases para un modelo a largo plazo, destinando a los valencianos "todo el dinero que no se roba y de la mayor eficiencia y sobriedad", porque "ahora no se gasta el dinero en saraos ni en bobadas ni en cuestiones que solo benefician a unos cuantos" y este "se invierte en las políticas que hacen más fácil la vida de las personas".

   Oltra ha señalado que el primer año de gobierno fue "el de la reparación", con la apertura de las instituciones a la gente o la recuperación de la sanidad universal y el fin del copago farmacéutico para las personas "más vulnerables". El segundo, ha continuado, el trabajo se ha centrado en construir un modelo con "pilares" pensados para las generaciones futuras, con medidas pensadas en el largo plazo.

   Ha recordado medidas como XarxaLlibres, la eliminación del copago en centros de día, la extensión a todos los pacientes de los tratamientos retrovirales para la Hepatitis C o la apuesta por "dignificar" infraestructuras sanitarias y educativas, además de los programas de empleo Avalem o los pasos dados para que el IVF sea en el futuro "un banco público que promueva el crecimiento y la internalización de las pymes" valencianas, además de "la apuesta por el municipalismo".

   Oltra ha subrayado que se han producido en estos dos años "pequeños cambios que mejoran la vida de las personas, que viven mejor" ahora, y ha destacado también que "los corruptos condenados empiezan a devolver el dinero robado" y se ha producido "una limpieza de las instituciones, cerradas durante 20 años a los valencianos".

   Ha destacado que la Ley de Responsabilidad Social busca garantizar que "ya nadie tenga que pasar por mordidas o peajes en B" para conseguir contratos y que la Generalitat ha realizado un inventario de inmuebles ante la "caótica e irresponsable" gestión del Consell del PP, que "no sabía qué inmuebles eran propiedad" de la administración.

LA MAYOR FRUSTRACIÓN, EL RITMO

   La vicepresidenta ha reconocido que quizá la frustración más grande de todos los consellers es "no poder ir al ritmo que nos gustaría" porque la "creatividad política" del Consell necesitaría "un ritmo más acelerado".

   Puig, que ha rechazado evaluar la acción del Consell, dado que considera que son los ciudadanos los que deben hacerlo, ha puesto también en valor el esfuerzo por "levantar la mala percepción" existente sobre la Comunitat, y ha incidido en que "los problemas de confianza cuesta recuperarlos".

   Para Oltra, los peores momentos vividos en estos dos años tienen lugar cada vez que el Consell se concentra por el asesinato de una mujer. Asimismo, la consellera ha defendido, al ser preguntada al respecto, la política educativa desarrollada por la Conselleria de Educación porque aboga por un sistema que "iguale las desigualdades de origen" y pone a los niños en el centro, por encima de intereses empresariales o ideológicos.

   Puig también ha asegurado que no le preocupan los procesos orgánicos de los partidos porque el Consell "está blindado y unido" en su objetivo de "transformar una sociedad que estaba en decadencia y ahora está en un momento de renacimiento". "Está a gusto, con diálogo permanente, cogestión; nos sabemos diversos y que eso es una fortaleza, no una debilidad", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies