El Consell pide cambios en el proyecto del Valencia CF en Porxinos al no "encajar" en la estrategia territorial

 

El Consell pide cambios en el proyecto del Valencia CF en Porxinos al no "encajar" en la estrategia territorial

Zona de Porxinos en Riba-roja
AYUNTAMIENTO DE RIBA-ROJA
Publicado 27/04/2017 15:29:30CET

Álvaro cree que el proyecto necesita una revisión y un aplazamiento "para ver en qué se modifica y ver cómo afecta" al parque del Turia

VALÈNCIA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Medio Ambiente ha señalado que el proyecto de la futura ciudad deportiva del Valencia CF en la partida Porxinos de Riba-roja de Túria (Valencia), "tal como está planteado, no encaja" en la estrategia territorial de la Comunitat Valenciana, entre otras cuestiones por la cifra de 1,1 millones de metros cuadrados de suelo residencial que plantea, por lo que el club deberá modificarlo siguiendo las pautas marcadas por el Gobierno autonómico para intentar llevarlo adelante.

Así lo ha explicado este jueves el secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Julià Álvaro, que ha presidido la Comisión de Evaluación Ambiental de la Comunitat Valenciana, en la que se ha estudiado la propuesta modificada planteada por el Valencia CF tras la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que anulaba y apuntaba hasta a tres ilegalidades en el PAI de Porxinos en el que se proyecta la ciudad deportiva: falta de agua en la zona, ausencia de un informe de impacto ambiental y adjudicación irregular a Litoral del Este.

Álvaro ha explicado en declaraciones a los medios que en Riba-roja "hay una posibilidad de crecimiento de 400.000 m2 de suelo residencial, y solo el proyecto del Valencia plantea 1,1 millones de m2", lo que según ha destacado "no encaja" en el municipio ni en la estrategia territorial de la Comunitat Valenciana elaborada por la Generalitat.

"La superación de la estrategia territorial es muy grande" ha reconocido el secretario autonómico, quien ha recordado que el club de fútbol ya rebajó la superficie planteada y el número de viviendas tras la sentencia del TS, aunque ha reconocido que aún así no es suficiente.

Así, ha señalado que una posibilidad para hacer encajar el proyecto en el municipio sería "desclasificar todo el suelo urbanizable no desarrollado que hay" en Riba-roja "para llevarlo a la zona de Porxinos", pero "aún así son unas magnitudes muy inferiores a las que se plantean" en el proyecto del Valencia, ha aseverado.

INFORMES "EN DIRECCIÓN DESFAVORABLE"

Además, ha apuntado que a nivel de informes "hay algunos que se han de revisar y ampliar con estudios complementarios", ya que algunos tenían "dirección desfavorable" en cuanto a movilidad, paisaje y afectación al parque natural del Turia, cuyo PORN (Plan de Ordenación de Recursos Naturales) está en revisión y "durante tres años hay una suspensión cautelar de cualquier tipo de proyecto que pueda incidir en él", ha explicado.

Álvaro, que ha indicado que la falta de encaje del proyecto se ha aprobado por asentimiento en la Comisión, ha incidido en que no se trata de una resolución, por lo que los promotores --"ahora el Ayuntamiento o el Valencia-- "deberán revisarlo y presentar alegaciones".

"MUY DIFÍCIL" HACERLO EN DOS AÑOS

"El proyecto necesita una revisión y un aplazamiento para ver en qué se modifica y ver cómo afecta al parque; la pelota queda en el tejado del promotor", que deberá adecuarse a las propuestas de la Conselleria "si están dispuestos a hacerlo", ha recalcado el secretario autonómico.

Preguntado por la posibilidad de que las modificaciones al proyecto puedan hacerse en la presente legislatura y, en caso de adecuarse a las normas de la Conselleria, ponerse en marcha, Álvaro ha afirmado que "todo el proceso de posible adaptación, en caso de que el Ayuntamiento estuviera interesado en esta desclasificación, lleva un plazo que es muy difícil que en dos años se pueda hacer", ha reconocido.

"Las pautas están marcadas, ya venimos de una sentencia del TS que pone en evidencia que las cosas se hicieron mal al principio", ha destacado el secretario autonómico, quien ha defendido que la intención de la Conselleria es fijar las normas para que "no se genere inseguridad jurídica" y no ocurran situaciones como la de Porxinos.

Álvaro ha indicado además que en la Comisión de Evaluación también se ha abordado el proyecto en el PAI Aníbits-Margequivir, que tampoco cumple con los requisitos fijados por la Conselleria y tendría que revisarse para adaptarlo, al tiempo que si se iniciase alguna operación solo podría ejecutarse sobre el 25 o 30% del espacio planteado en el proyecto, y no la totalidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies