El Consell se compromete con los sindicatos a analizar con "rigor y transparencia" las causas del accidente

Actualizado 10/07/2006 17:04:32 CET

Les pide "responsabilidad" y ellos se emplazan a reclamar las medidas de seguridad necesarias en el seno del Comité de Seguridad de FGV

VALENCIA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno valenciano y los sindicatos presentes en Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) manifestaron hoy su "compromiso" de trabajar con "responsabilidad, rigor, lealtad y transparencia" para analizar las causas del accidente de metro que el pasado lunes costó la vida a 42 personas y medir sus declaraciones públicas con el fin de no crear alarma social. Al respecto, los representantes sindicales aceptaron la propuesta que les trasladó el presidente del Consell, Francisco Camps en una reunión mantenida hoy, para que expongan sus reivindicaciones en el seno del Comité de Seguridad en la Circulación de FGV, cuya próxima reunión tendrá lugar este viernes.

El conseller de Infraestructuras y Transporte, José Ramón García Antón y los representantes sindicales comparecieron ante los medios de comunicación para dar cuenta de la reunión mantenida con el presidente de la Generalitat y a la que también asistió la directora gerente de FGV, Marisa Gracia. En su intervención, García Antón expresó el "agradecimiento" manifestado por el jefe del Consell a "todos los trabajadores de FGV" por el "esfuerzo y responsabilidad" demostrados "últimamente y con anterioridad".

Así, destacó que es "fundamental", después del "fatal" accidente, que "todos juntos, trabajadores, directivos y responsables, vayamos de la mano para procurar que esto no vuelva a ocurrir nunca más", en una línea de "colaboración y entendimiento y de trabajo riguroso y transparente". Al respecto, calificó el momento actual de "crítico" por lo que exigió "responsabilidad y seriedad" en las actuaciones "de unos y otros".

El conseller apuntó que en la comparecencia que realizará mañana en las Corts Valencianes, a petición propia, dará cuenta "con todo detalle" de la inversión y las actuaciones en materia de "seguridad, extensión y mejoras" efectuadas en la línea siniestrada. Afirmó sentir "enormemente" lo que ha pasado y dijo que, por ello, "todos los que formamos parte de la empresa queremos trabajar en unión y colaboración".

PROFESIONALIDAD

Por su parte, el secretario general de UGT en FGV, Antonio Soler, expresó la "preocupación" del sindicato y su "interés" por que "no se ponga en entredicho la profesionalidad de los trabajadores de la empresa". Señaló que ha habido un accidente con víctimas y que "debemos averiguar las causas de lo que ha pasado y trabajar juntos en las posibles soluciones". Por ello, los sindicatos han decidido mantener la concentración prevista para las 10 horas de mañana frente al Palau de la Generalitat, en defensa de la profesionalidad de los trabajadores.

Asimismo, el representante de CCOO en FGV, Vicente Llop, solicitó al presidente de la Generalitat, "rigor y transparencia en todas las actuaciones, por parte de todos". Del mismo modo, reiteró la "necesidad de valorar y trasladar a la opinión pública la profesionalidad de los compañeros que trabajan en las instalaciones del metro".

Manifestó que se han emplazado a seguir averiguando las causas del siniestro, con el fin de "evitar que se produzca de nuevo", en las diferentes comisiones de investigación y de seguridad existentes en el seno de la empresa. Al respecto, manifestó que continuarán "exigiendo una mayor inversión", tanto a corto plazo, para "subsanar los puntos negros que puedan existir", como de futuro, con el fin de "implantar los medios de seguridad más avanzados que existan dentro del mercado".

Por su parte, el secretario general del Sindicato Ferroviario (SF-IV), Fernando Soto, manifestó que, al igual que sus compañeros, también acepta el "compromiso" del presidente del Consell de "trabajar con rigor y con transparencia hasta la última aclaración de este desgraciado accidente".

Por su parte, el secretario general del Sindicato Independiente Ferroviario (SIF), Jorge Alvarez, indicó que aceptan el "compromiso" manifestado por Camps de que se analizarán "en profundidad" las causas del accidente y se estudiarán las medidas técnicas que se puedan ir adoptando de cara al futuro, con "rigor absoluto y trabajo en equipo", dentro del Comité de Seguridad en la Circulación de FGV.

Alvarez subrayó que las líneas de metro de FGV son, a día de hoy, "lo suficientemente seguras para realizar el servicio público que vienen ejerciendo", y que los maquinistas y resto de trabajadores de esta empresa son "lo suficientemente profesionales como para garantizar este servicio".

"DEBATE INTERNO"

"Por ahora, aceptamos el compromiso de trabajo en equipo dentro del Comité de Seguridad en la Circulación, con un debate interno en el seno de la empresa, con el fin de dar garantía de seguridad a los ciudadanos de la Comunitat, así como a los trabajadores, cuestión ésta que es el objetivo último del SIF", añadió.

Finalizada la comparecencia y preguntado por el motivo por el que había rebajado el tono de sus declaraciones con respecto a las efectuadas la pasada semana, Jorge Alvarez explicó que los sindicatos presentes en la empresa acudieron al encuentro con Camps para "escuchar sus propuestas" y que, al entender que éstas son "coherentes", los representantes sindicales "debemos responder con responsabilidad y buscar en los órganos internos de la empresa las posibles soluciones, mediante la negociación".

Asimismo, sobre la tesis planteada en la investigación del accidente que se centra en la responsabilidad única del conductor --al duplicar el convoy la velocidad permitida en el tramo del accidente hasta alcanzar los 80 kilómetros por hora-- señaló que "como maquinista era responsable de la conducción que realizaba".

"CAUSAS AJENAS"

No obstante, apuntó, "mientras no concluya la investigación, en el SIF consideramos que está exento de cualquier responsabilidad, ya que todavía no se han estudiado suficientemente las condiciones técnicas de la unidad motora y las circunstancias del accidente". En este sentido, indicó que falta analizar la caja negra de la unidad que venía detrás, la 3714, así como la memoria del sistema de Frenado Automático Puntual (FAP), que también registra la velocidad.

En opinión de Alvarez, hubo "causas ajenas a la voluntad del maquinista que le impidieron hacer la frenada" y, por tanto, "obligaron a la producción del accidente", ya que, en el transcurso del trayecto, el tren alcanzó 80 kilómetros por hora y el maquinista "no lo pudo detener".

El representante del SIF lamentó "el debate público suscitado respecto a las causas del accidente, que ha llevado incluso a que algunos políticos hayan pedido el cierre de la Línea 1", y manifestó que "nosotros no estamos de acuerdo con que se cierre esta línea, sino con que se arbitren más medidas de seguridad, para garantizar mejor la seguridad de los viajeros".

Por ello, dijo estar "de acuerdo" con el jefe del Consell en que el análisis de lo ocurrido y la búsqueda de soluciones "se ciñan a un debate en el seno interno de la empresa", para "no crear confusión y alarma social", ya que, en su opinión, que hayan "deficiencias técnicas" que "se pueden y deben subsanar", como reclama este sindicato, "no significa que la línea no sea segura", afirmó. De este modo, quiso transmitir "un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía y de que el metro, a día de hoy es seguro".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies