Cruz Roja apoya a 2.265 familias en situación de pobreza energética en la Comunitat Valenciana, un 90% más que en 2012

Cruz Roja apoya a más de 2.000 hogares valencianos a afrontar la pobreza energét
CRUZ ROJA
Publicado 28/01/2015 12:51:40CET

VALENCIA, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cruz Roja ha proporcionado ayudas a 2.265 familias de la Comunitat Valenciana en 2014 para que puedan hacer frente a sus recibos de gas, agua y luz, lo que supone un incremento del 30% respeto a 2013 y del 90% respecto a 2012 cuando el número de hogares que recibieron este apoyo no alcanzaba las 300, según ha informado esta organización humanitaria en un comunicado.

En concreto, proporcionó 1.862 ayudas para el pago del gas, 1.374 ayudas para abonar facturas de agua y 179 para las de la luz. Junto a este tipo de actuaciones destacan también las prestaciones de vestuario y ropa de abrigo. En 2014, Cruz Roja entregó cerca de 900 productos de abrigo, sobre todo mantas y sacos de dormir para ayudar a sobrellevar estas bajas temperaturas a 555 personas.

Por último, y dentro de los proyectos de atención a personas sin hogar o en situación de infravivienda, destacan otras medidas de carácter asistencial como el reparto de mantas, estufas o kits de higiene. En total, la ayuda de Cruz Roja el pasado ejercicio llegó a 1.519 personas sin hogar y a otras 449 que fueron atendidas en diferentes asentamientos de la Comunitat.

Al respecto, ha constatado que en los últimos años, la cifra de hogares que no pueden mantener una temperatura adecuada en sus casas en invierno "sigue creciendo". Son familias que se enfrentan a la denominada 'pobreza energética', es decir, familias que no pueden costearse los servicios de energía necesarios para cubrir sus necesidades básicas, como mantener la vivienda en unas condiciones de climatización adecuadas para la salud o disponer de agua caliente.

En la actualidad, las principales causas del agravamiento de la pobreza energética son la disminución de ingresos del hogar, el encarecimiento de los precios de la energía, la antigüedad del parque de viviendas y la disminución de ayudas y subvenciones, según la misma fuente.

Además, ha advertido de que en el ecuador del invierno, con la continua bajada de las temperaturas, esta situación "se complica aún más" y el impacto que supone en la salud de las personas "también se acentúa"; ya que el frío y la humedad permanente en un hogar pueden llevar a sufrir serios problemas respiratorios como asma o bronquitis. Además, de incrementar la mortalidad causada por enfermedades cardiovasculares y respiratorias entre personas mayores de 60 años.