Cuando el Mediterráneo era un desierto. Conoce la historia del Mare Nostrum

Exposición 'Mediterrani. El nostre mar, com mai l'has vist'
EUROPA PRESS
Publicado 21/03/2018 17:28:20CET

VALENCIA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Museo de les Ciències de València acoge desde este miércoles 'Mediterrani. El nostre mar, com mai l'has vist', una muestra que ofrece una visión del Mare Nostrum desde sus orígenes y descubre sus particularidades biológicas y geológicas a través de una experiencia "sensorial y didáctica" en la que está "prohibido no tocar" los elementos que componen esta muestra.

El director general de la Ciutat de les Arts i les Ciències, Enrique Vidal, el director de Instituciones de CaixaBank en València, Fernando Corell, y la coordinadora de la exposición del Área de Divulgación Científica y Cosmocaixa de la Fundación Bancaria la Caixa, Elena López, han presentado este miércoles esta exposición que, entre otros puntos de la historia del Mediterráneo, retrata los años en los que este mar se convirtió en "un desierto salpicado de lagos salinos".

'Mediterrani. El nostre mar, com mai l'has vist' es "mucho más que una exposición sobre la vida marina", ya que compone "una puerta abierta a la reflexión sobre la relación de los humanos con el mar y sobre cómo hay que actuar ante hechos objetivos como la superpoblación de las costas y la limitada capacidad de renovación del Mediterráneo, que lo han convertido en una zona con unos niveles de contaminación y de especies en peligro de extinción de los más altos del mundo".

Así, Enrique Vidal ha invitado a que "cada generación descubra el Mediterráneo" a través de la experiencia "sensorial y cultural" que ofrece esta muestra a través de las nuevas tecnologías y elementos visuales. "Es una exposición muy didáctica, muy vistosa y muy interactiva". Está prohibido no tocar", ha destacado.

La exposición analiza el Mediterráneo desde tres ámbitos: una explicación científica, en la que se comparan características de distintos mares; un enfoque a su biodiversidad, que es "muy elevada" y, finalmente, una mirada al futuro, a través de los proyectos de investigación existentes que buscan mejorar la vida de estas aguas.

Por ejemplo, los visitantes pueden comprobar cómo "el grifo del Mediterráneo" está en el estrecho de Gibraltar, por donde llega un flujo constante de agua desde el Atlántico; se puede probar el agua del Mar Muerto o el de Barents y sentir la temperatura a la que se encuentran, descubrir las más de 17.000 especies que pueblan el Mediterráneo, muchas de ellas autóctonas, o contemplar las imágenes recogidas por un submarino que desciende a 2.000 metros de profundidad.

La exposición también permite adentrarse en momentos de la historia del Mare Nostrum como el que supuso su conversión en "un desierto salpicado de lagos salinos".

Unos seis millones de años atrás, un movimiento en las placas tectónicas convirtió el Mediterráneo en "un auténtico desierto", pero a consecuencia de otro fenómeno geológico, se abrió un nuevo canal a través del estrecho de Gibraltar y el mar se llenó de nuevo a lo largo de un periodo de dos años, en la que está considerada como la mayor inundación de la historia, gracias a las aguas revertidas por el océano Atlántico.

Este periodo de la historia geológica del Mediterráneo se conoce como la crisis salina del Messiniense y observar la evolución de la crisis salina formada durante una evaporación masiva de agua es una de las propuestas que acoge la muestra.

En 'Mediterrani. El nostre mar, com mai l'has vist', también se da a conocer un proyecto novedoso que se sumerge en las aguas de la Malvarrosa de València. En agosto de 2014, tres estructuras artificiales se sumergieron a 200 metros de profundidad frente a esta playa, con el objetivo de servir como zona lúdico-deportiva y aula de naturaleza, además de ayudar a la regeneración y protección de costas y del ecosistema subacuático.

Los responsables de esta iniciativa planean crear otra estructura como esta, de mayor tamaño, frente a la playa de la Garrofera de El Saler, de forma que se integre en el parque natural de l'Albufera.

LA BIODIVERSIDAD DEL MEDITERRÁNEO Y SU CONSERVACIÓN

El Mediterráneo es uno de los mares con mayor biodiversidad del planeta. Posee 17.000 especies descritas y contiene zonas de elevada importancia ecológica. Hoy, sin embargo, esta biodiversidad se ve "seriamente amenazada", ya que tan solo el 0,01% de sus aguas está completamente protegido, según ha explicado la coordinadora de la exposición del Área de Divulgación Científica.

Además, es la región con mayor número de especies invasoras del planeta, habiéndose descrito en la actualidad unas 637, lo que supone el 4% de todas las que habitan en esta zona. Asimismo, la temperatura de sus aguas facilita la aparición de numerosas plagas que afectan directamente a su explosión de vida.

La biodiversidad es un parámetro biológico que da una idea de la variedad de seres vivos presentes en un ecosistema. En general, cuanto mayor es la biodiversidad, más estables son los ecosistemas y mayor capacidad de recuperación poseen tras una agresión medioambiental. Este "fascinante ecosistema" se mantiene en "un equilibrio constante y delicado" que requiere de nuestras pequeñas acciones para su preservación. Varios módulos invitan a los visitantes a la concienciación de la importancia de su conservación.