Las Atarazanas repasan 50 años de creación "todo terreno" de Aurora Valero en su retrospectiva más completa

 

Las Atarazanas repasan 50 años de creación "todo terreno" de Aurora Valero en su retrospectiva más completa

Actualizado 30/11/2007 16:15:53 CET

VALENCIA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un total de 134 obras --86 cuadros, 28 dibujos y 20 prismas escultóricos-- integran los fondos de la exposición 'Aurora Valero. La Memoria del Temps, 1957-2007', que se inaugura hoy en las Reales Atarazanas de Valencia para ofrecer la retrospectiva más completa y amplia de la creadora valenciana. Así, la muestra recorre 50 años de trabajo de Aurora Valero, caracterizados por una auténtica "locura" por la pintura y un "afán aventurero" que la han convertido en una artista "todo terreno", según señaló hoy la propia autora.

La selección, organizada por el Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, fue presentada hoy por el secretario autonómico de Cultura, Rafael Miró, la comisaria de la exposición, Maite Beguiristain, José Garnería y la artista.

Aura Valero (Alboraia, Valencia, 1940) ha seleccionado personalmente cada una de las piezas que conforman esta muestra porque ha sido "una gran ilusión ver por primera vez medio siglo de mi carrera expuesto", confesó. Para elegir las obras, la artista se ha basado en el criterio de la "calidad" y la cercanía, ya que muchas de sus creaciones se encuentran en países extranjeros y era difícil traerlas, explicó.

La muestra es un fiel reflejo de la "locura" que Valero siente por el arte pictórico. "También he sido profesora, me gusta y nunca he llegado tarde un día a clase, pero la pintura es la locura de mi vida", confesó.

Además, la exhibición deja entrever también las múltiples etapas conceptuales por las que ha pasado la obra de Valero. La artista se definió como una autora "todo terreno". "Hay personas que para ir de Valencia a Barcelona van en línea recta por una autopista y hay otras que atravesamos campos y barrancos", comparó de manera gráfica. Por ello, aseguró que entiende la pintura como una "búsqueda continua; cuando encuentro que me interesa algo estoy en ello hasta que lo exprimo pero cuando me aprendo el mecanismo me aburro y busco una evolución o un rompimiento", apuntó.

La exposición 'La Memoria del Temps' se articula en 12 temáticas pictóricas que repasa otras tantas etapas de la obra de Aurora Valero. Se trata de Expresionismo lírico (1962 - 1964); Expresionismo dinámico (1964 - 1966); Símbolos emocionales. Construcción geométrica (finales 1966 - 1968); Plástica pura (1968 - 1978); Homenaje a Fidias (1977 - 1979); L'Horta (1979 - 1982); La dona (noviembre 1982); Contrasts (1992 - 1997); Bereshit Bará (1997 - 1999); Los Inmortales (1999 - 2001); Archipiélagos (2001 - 2006) y Sueños del Alba (2007).

Esta estructura permite revisar cincuenta años de trabajo continuado que se exhibe de modo cronológico y dividido en las diversas series que componen su trayectoria investigadora como pintora y docente.

Su recorrido de la figuración a la abstracción, siempre en el marco de una creación expresionista, desde la intuición, desde el trazo grueso y la emoción, muestra, vista en su conjunto, un modus operandi particular, cargado de emotividad y de preocupación por lo político y social, que se escapa a la vista de las piezas individuales, pero se hace muy evidente en la observación de su conjunto.

La muestra comienza con cinco obras de juventud, precedidas por su 'Autorretrato' realizado en 1957, cuando se encontraba en su segundo curso de carrera. Ya en él, Aurora Valero demuestra una osadía expresiva y cromática que permanecerá en su pintura a lo largo de toda su obra.

En sus primeras obras independientes, 'Expresionismo lírico' y 'Expresionismo dinámico' demuestra la energía de su pintura que emana del corazón de la artista. Hacia el año 1966 se abre un paréntesis, un corte radical en el que durante diez años Aurora Valero dedicará su atención a la investigación plástica, a la experimentación entre la superficie plana y la integración de elementos volumétricos por medio de la geometría.

VIVENCIA DEL MEDITERRÁNEO

Otro salto significativo lo constituyen las obras que forman parte de las series 'Homenaje a Fidias' y 'L'Horta', temas recurrentes envueltos por la vivencia del Mediterráneo y de la tierra. Su trayectoria personal sigue con su serie 'La dona', más conocida en la que lo plástico y lo personal se entremezclan en imágenes dramáticas. Su etapa posterior, más lírica --'Contrasts'-- vuelve a su factura plástica que continua en su serie Bereshit Bará, abstracción constructiva y gestual llena de espiritualidad hasta llegar a los grandes formatos de Archipiélagos.

Finalmente, sus 'Sueños del Alba', el último movimiento innovador en su poética que ha realizado durante el presente año 2007, muestra una Aurora inmersa en vacíos y blancuras rítmicas alejadas del dramatismo. Asimismo, incluye alguna novedad técnica, como el uso predominante del blanco para crear escenas muy luminosas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies